martes, 24 de febrero de 2015

INE PARAPETO


Pálido y enflaquecido por las batallas que estos meses se han librado en el plano del consejo del INE, desgaste que eventualmente no se compensa con el salario -que supera con mucho al que recibía como académico de la UNAM- Lorenzo Córdova Vianello –de 43 años- advirtió que el INE no puede actuar con base en las preocupaciones, ni mucho menos en los intereses de un contendiente ni de tres ni de siete.
El Egresado de la facultad de derecho de la UNAM, ha descubierto que la retórica discursiva aprendida en la Universidad de Turín, dista mucho de las prácticas perversas de los operadores del PRI, esos con los que convive en el Consejo del Instituto Nacional Electoral que preside desde enero de 2014.
A Córdova Vianello, no le funciona ya el discurso timorato que le caracterizaba en sus análisis académicos, no bastan los buenos deseos de “debate plural” en la “mesa de la democracia”, no cuando la semana pasada representantes de siete de diez partidos políticos denunciaron que en el Instituto Nacional Electoral (INE) hay un bloque de consejeros al servicio del PRI. En reunión privada de estos representantes con Córdova, resurgió un concepto que algunos pensaron no volvería a utilizarse en los discursos “el PRI-gobierno”, un concepto que solo se explica en la práctica, en la acción diaria del ejercicio del poder desde el gobierno para favorecer a su partido.
Por si esto fuera poco, tiene que atender asuntos domésticos de gran magnitud, pues de acuerdo con el informe anual de gestión de la contraloría, seis de cada diez pesos de su presupuesto anual que este año será de 13 mil 216 millones de pesos se va en sueldos de sus empleados, y desde luego las grandes cantidades no van a parar a los bolsillos de los capacitadores electorales que se la rifan por el territorial nacional, sino en los de algunos recomendados y operadores políticos disfrazados de funcionarios electorales.
Córdova añora los viejos días en los que podía hacer crítica y análisis, en el puritanismo donde no podía ser tocado y recibía –además- un pago por ello; el hijo de Arnaldo Córdova, quiere seguir inmaculado sin meterse en problemas, como afirma Javier Corral, declinó ejercer su cargo por "cuidar su imagen”.
El INE actual, más que jugar su papel de autoridad electoral, está funcionando como parapeto, impidiendo una elección transparente, equitativa, imparcial y si se quiere justa. Un ejemplo de los focos rojos es que la unidad de fiscalización no tiene titular y sigue un encargado  de despacho que cae en manos de Alfredo Cristalinas,  el mismo que exonero a la coalición Compromiso por México (PRI-PVEM) por el caso Monex.
Si el INE no quiere servir de parapeto de la próxima elección, debe resolver temas pendientes como emitir lineamientos para regular la propaganda de servidores públicos;  revisar la forma en que se hacen procedimientos administrativos de las quejas de los partidos; el sistema de conteo rápido, entre muchos otros.
En su preocupación por la imagen, -que no volverá a ser la misma aunque le pese- Córdova Vianello ha cedido su papel de presidente, al consejero Marco Antonio Baños -operador priista- quien es el presidente –de facto- del Instituto responsable de la elección de este año y quien tiene toda la experiencia para impedir que una elección sea lo más equitativa y transparente posible. Una autoridad así no sirve, vivimos hasta el momento un INE parapeto. Donde la credibilidad es su talón de Aquiles.
Por cierto, no olviden, en esta elección Quítale el congreso a Peña.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...

martes, 17 de febrero de 2015

DOCTRINA CHUCHISTA



Lo que inicio con la salida de militantes destacados y luego fundadores, ha seguido con el desprestigio y escándalos de lo que en algún momento fue el partido de la esperanza.
Hoy el PRD se asemeja más a Peña y su equipo -pues va de escándalo en escándalo- que a los militantes fundadores de ese partido. Hoy no solo tiene que librar una batalla interna que parece estar siendo sofocada por la doctrina chuchista; sino que tiene una deuda enorme, 25 millones de pago a proveedores y 235 millones por créditos bancarios.
Este fin de semana el Consejo Nacional del PRD aprobó la lista de candidaturas plurinominales -260 votos a favor y 48 en contra- de esta lista fueron excluidos dos personajes relevantes de ese partido, Marcelo Ebrard –corriente Movimiento Progresista- y el René Bejarano -corriente Izquierda Democrática Nacional-. Quienes sí aparecen son “los Chuchos” Jesús Zambrano  y Jesús Valencia, ex jefe delegacional de Iztapalapa, -investigado por la contraloría del GDF por conflicto de intereses-.
Lo ocurrido el fin de semana confirma  versiones de la nueva postura de las corrientes mayoritarias, -la de Jesús Ortega (NI) y Héctor Bautista (ADN)- “para nosotros todo, para ellos nada”. Una política que potencializa al máximo, la tarea de quedarse a como dé lugar con el control total del PRD.
La doctrina chuchista –practicada como dogma por algunos- es elemental, cero diálogo, cero debate, aplanadora automática, autodenominarse los demócratas, los pro diálogo, con el objetivo también básico, excluir de espacios, aniquilar políticamente y segregar a disidentes.
Lo cierto es que tres de los fieles apóstoles de la doctrina chuchista están seguros en la próxima legislatura, lo son: Guadalupe Acosta Naranjo, Hortensia Aragón y Jesús Zambrano Grijalva y para amarrar “cierta votación” traen consigo a tres dirigentes estatales: Juan Carlos Guerrero Fausto (Jalisco), Candelario Pérez Alvarado (Tabasco) y Omar Ortega Álvarez (Estado de México). Además de Luis Maldonado Venegas (actual secretario de Gobierno de Puebla).
Sin duda, en el PRD de la doctrina chuchista no hay mucho futuro y menos esperanza, no puede serlo en un partido de pensamiento único, nuca ha sido así y el PRD no será la excepción. Con la exclusión de los que piensan diferente, se confirma su nueva tendencia, ser un partido cerrado, con dirigencia obtusa, y de militancia naufraga.
El PRD ya no es, como lo dice la Constitución en su artículo 41 constitucional, fracción I. “entidades de interés público”; no ha cumplido con el fin de “promover la participación del pueblo en la vida democrática”.
Nada bien pinta para este país, el escenario, de cara a la elección federal de este año. No cuando se necesitan partidos abiertos, progresistas, de crítica y debate pero también de propuesta; y no cómodas franquicias electorales al servicio del gobierno en turno, no un partido de alta burocracia que solo busca defender sus propios intereses tal como lo promueve la doctrina chuchista. En fin, mientras eso ocurre, reitero mi propuesta para transitar a un mejor escenario “quítale el congreso a Peña”.
Por hoy todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


Leer más...

martes, 10 de febrero de 2015

DISTANCIAR AL EJÉRCITO DEL PUEBLO



En 1913, la madrugada del 9 de febrero inició una sublevación en la ciudad de México,  el objetivo era derrocar a Madero, los sublevados eran los generales Feliz Díaz, Bernardo Reyes y Manuel Mondragón, quienes apoyados por los cadetes de la Escuela Militar de Aspirantes de Tlalpan y la tropa del cuartel de Tacubaya, tomaron por asalto Palacio Nacional.
Ayer, en el marco de la ceremonia conmemorativa del 102 aniversario de la Marcha de la Lealtad, en el castillo de Chapultepec, Salvador Cienfuegos Zepeda -chilango de 66 años-  secretario de la Defensa Nacional -orador único en la ceremonia- expuso frente a Peña Nieto una afirmación altamente cuestionable al afirmar que hay quienes quieren distanciar "al Ejército del pueblo".
Ya entusiasmado Cienfuegos Zepeda expuso que la Marcha de la Lealtad enseña que “nadie puede estar por encima de la ley y muestra que ante acciones contra las instituciones, siempre habemos mexicanos leales y de honor dispuestos a resguardarla y hacerla respetar”. No obstante, al secretario de la defensa no le haría nada mal revisar los pasajes históricos del ejército, la marcha de la lealtad no respalda al estado de Derecho ni a las instituciones nacionales sino al titular del poder Ejecutivo.
Veamos, en aquel 9 de febrero de 1913 una vez recuperado Palacio Nacional, Madero dirigió las siguientes palabras a los cadetes: “Ha ocurrido una sublevación y en ella la Escuela de Aspirantes, arrastrada por oficiales indignos de su uniforme, ha echado por tierra el honor de la juventud del ejército. Este error sólo puede enmendarlo otra parte de la juventud militar, y por eso vengo a ponerme en manos de este Colegio, cuyo apego a la disciplina y al deber no se ha desmentido nunca. Os invito a que me acompañéis en columna de honor hasta las puertas del Palacio, asaltado esta madrugada”. Queda claro que Francisco I. Madero no hablaba de la defensa de las instituciones ni del estado de Derecho, sino de su persona.
En una retórica propia de un candidato priista y con los reflectores encima sostuvo: "Basta ver el rostro, la piel; el pensamiento y corazón de cada soldado para ver que somos pueblo. Que somos México, igual que el resto de la Patria."
Cienfuegos parece olvidar que los integrantes de ese ejército que defiende con tanto ahínco, y particularmente el 27º Batallón de Infantería, con sede en Iguala Guerrero, fue negligente en el caso Ayotzinapa, ya que en lugar de actuar de inmediato para proteger a la población civil bloqueó los accesos y las salidas de esa ciudad.
Parece que Cienfuegos ya olvido que ese mismo ejército y el batallón el  27º, surgió como consecuencia de la respuesta del Estado mexicano a las guerrillas de Genaro Vázquez Rojas y Lucio Cabañas en los años setenta. Ese ejército y ese batallón no supieron de las fosas clandestinas en Taxco e Iguala el año pasado. Ese ejército es el responsable de los 22 muertos de Tlatlaya en el Estado de México, terruño del hombre al que ayer juró lealtad.
No señor secretario, sino quiere que haya voces que cuestionen al ejército, debe modificar la actitud, sino quiere llevar en sus espaldas otras manchas que arruinen su historial deje de victimizarse y cumpla su papel sin tanto histrionismo, no vaya a ser que el próximo mes tengamos más noticias malas donde participen sus muchachos. El responsable de alejar al ejército del pueblo son sus propios integrantes, con sus malos comportamientos.
Por hoy es todo nos leemos la próxima. Carpe diem.


Leer más...

martes, 3 de febrero de 2015

CHIAPAS, EL VERDE QUE NO ES VIDA





De cara a la elección a la que asistiremos en próximo 7 de junio hay focos rojos que no debemos pasar por alto, y no me refiero a la terrible historia del caso Ayotzinapa y a la descarada actitud del gobierno federal encabezado por el señor Enrique Peña que ha ordenado a su procurador de carpetazo al tema, como si eso calmara y regresara a los jóvenes normalistas.
Tampoco me refiero al tema Tlatlaya en el Estado de México, donde participaron militares en una ejecución de 22 personas asesinadas en una bodega, de entre los cuales había una adolescente de 15 años.
El tema nuevamente son los gobernadores y particularmente el de Chiapas, Manuel Velasco Coello, de 34 años, el verde gobernador que en diciembre de 2013 tapizó las calles del Distrito Federal y otros Estados con su imagen, aprovechando que la revista Cambio le había dedicado su portada. El egresado de la Universidad Humanitas, ejerció en su primer año de gobierno casi 130 millones de pesos en propaganda oficial.
De Velasco Coello se pensaba que el escándalo más reciente había ocurrido en el municipio de Huixtla, Chiapas, cuando da una bofetada a Luis Humberto, empleado de la oficina del gobierno de Chiapas, a quien días después y tras el vídeo difundido en redes tuvo que pedirle una disculpa por "el lamentable incidente accidental”.
Se pensaba también que llamaría la atención de los reflectores que el “verde gobernador” hubiera gastado más de 16 millones de pesos a través de la Secretaría de Infraestructura la remodelación del estadio Víctor Manuel Reyna, pero no, no fue eso. El tema es la manía del novio de Anahí –y futuro esposo- por pintar de verde el Estado.
Botes de basura, bancas, postes, empotrados, delimitadores de la ciclovía y edificios públicos, espectaculares donde aparece, bardas con su imagen caricaturizada, han sido colocados en municipios más grandes del Estado. Velasco Coello ha generado ya reacciones entre ellas las del Colegio de Arquitectos Chiapanecos, A.C por vulnerar la Norma Oficial Mexicana NOM-034-SCT2-2003, referente al señalamiento de carreteras y vialidades urbanas, que señala que todas las marcas en el pavimento, guarniciones y ciclovías deben ser de color blanco o amarillo.
Pero la vulneración de las normas no parece ser un tema que le preocupe a Manuel Velasco, sus preocupaciones se centran en dos temas: seguir pintando de verde al Estado, conservarlo para sus aliados del PRI que lo llevaron a la gubernatura; y su boda, que aunque no tiene día y hora en el calendario- al menos no lo han filtrado- ya se anunció será en abril, mismo mes en el que arrancaran las campañas electorales locales de la jornada electoral del 19 de julio, ahhh porque allá y en contraste con los comicios legislativos federales y el de las otras 16 entidades, serán cinco semanas después.
Así el pequeño gobernador verde, no está lejos de la vida televisiva, de la superficial manera de ver la realidad, de la artificial forma de hacer “felices” a los chiapanecos, de los desplantes de señor feudal que Chiapas ya vivió hace siglos. Velasco Coello es la antítesis viviente del concepto “verde”. El prototipo bípedo de que el verde, ese verde, no es vida, sino atentado contra la naturaleza chiapaneca.

Estemos atentos a esta telenovela, por lo pronto es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...