miércoles, 25 de abril de 2012

PEQUEÑO COBARDE




Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes prueban la muerte sólo una vez.
Shakespeare
El 20 de julio de este año, Enrique Pena (con N, en lo sucesivo así lo escribiré) tendrá 46 años. Nacido en Atlacomulco estado de México, el engelado personaje, ha comprado el mito de que la ascendencia al poder le viene de familia. Dado que tanto su padre como su madre tuvieron antecedentes familiares con exgobernadores del estado donde nació
Pocos recuerdan ahora, la imagen de Enrique Pena repartiendo propaganda de Alfredo del Mazo González a principios de los ochenta en Toluca; no muchos conocen que su paso por la Universidad Panamericana (UP), consolidó sus dogmas y su instancia en el ITAM amplió sus ambiciones.
Pero parece que lo que no aprendió ahí fue a tener ideas propias, a exponerlas, defenderlas, confrontarlas; tampoco aprendió – eso parece- a separarse del pasado corrupto y la tesis con el cual obtuvo el titulo de licenciado en derecho exhibe esa admiración y anhelo por el pasado: Álvaro Obregón y el Presidencialismo Moderno.
Pena Nieto, no es el producto milagro que la mass media quiere vendernos; es un personaje huidizo, falto de ideas y sin preparación. De ahí su negativa para asistir a los debates no organizados por el IFE y donde no se realizan ensayos previos.
Debatir no sólo es una técnica de comunicación oral y de confrontación de las ideas, sino una condición esencial de un sistema democrático. Debatir debe ser el mejor instrumento de comunicación que permita a los electores, no sólo conocer la plataforma programática de los presidenciables, sino el perfil, la personalidad, el carácter, las fuerzas y también las debilidades de quienes pretenden sentarse en la silla del águila.
Pena Nieto es un personaje de estatura baja, torpe en su hablar, de nulas ideas, con discurso deslavado, de practicas corruptas, opaco, timorato, demagogo en público y aburrido en privado, Enrique Pena, es el ejemplo encarnado del pasado corrupto.
Presuntuoso de lo carente, omiso de sus realidades, oculto de sus capacidades, Enrique contrajo nupcias a los 27 años con Mónica Pretelini, mujer intrépida con quien procreo tres hijos y cuyo matrimonio sólo duro 14 años por la muerte de ella.
Nervioso, incumplido, desgastado, sudoroso, a Pena Nieto, sólo le bastaron unos meses, después de la muerte de su esposa, para anunciar que tenía un noviazgo con Angélica Rivera, una mujer 4 años menor que él y cuyo papel se remonta a los inicios del oficio que ostenta el de actriz.
A pesar de su discurso de mascara, de los spots donde advierte que no dividirá a México, del maquillaje y del montaje cuasi perfecto en su bunker de campaña, Enrique Pena es un personaje con temor profundo a que las cosas salgan de su control, que se dañe su imagen, que no sepa que decir, que quede en ridículo.
Pena Nieto anuncia un día si y otro también que quiere debatir, pero en la practica actualiza aquella expresión de Montaigne “El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo”; Pena Nieto es, en esencia un pequeño cobarde y votar por él, demostraría el tamaño de los ciudadanos que actualmente tiene México. 
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

9 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Esta entrega de la columna Iusfilosofando es una radiografía magnífica de lo que representa Enrique Peña Nieto.

He gozado cada letra e idea aquí plasmada.

¡Excelente columna!

Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿Quién creen que es?...¡Adivinaron! ¿Quién más? El inefable @EPN

Mlucascir ‏ @mlucascir

Anónimo dijo...

excelente tu texto, gracias por compartirlo ...Pena...de acuerdo

GATO ‏ @GATOHK

Anónimo dijo...

gran texto

Onno Quist ‏ @errentera

Anónimo dijo...

Aquí se nos plantea a un EPN grande; tanto, como para ser Cobarde. ¿Es tan autónomo?

Ett pop ‏ @Ettpop

Anónimo dijo...

Sin duda, @EPN, es un cobarde,Es indispensable tener referentes con opiniones de calidad. Samuel, abrazo de vuelta. ¡Excelente día!

Mauricio Ceballos ‏

Anónimo dijo...

¡Gran texto de @iusfilosofo retrata muy bien a @EPN

Marel Sosa ‏

Anónimo dijo...

Excelente columna, Gracias!!!

Lety Solano ‏ @Letyysol

Roberto A. Guiochín dijo...

¿A esa mediocridad nos exponemos? Es un títere de Salinas, según se desprende de un artículo de Proceso: Aspe, Córdoba Montoya y Santiago Levy son los "cerebros detrás del inepto copete. Dios nos agarre confesados. Abrazo, Samuel.