martes, 30 de mayo de 2017

Las campañas: ¿Todos son iguales?


 @iusfilosofo

En el penúltimo día en que los candidatos pueden promover su imagen y pedir el voto por su causa, es necesario hacer memoria de lo que ha ocurrido en estos días de campaña.
El  próximo domingo los ciudadanos tendrán un menú muy amplio de candidatos que aspiran a ocupar un cargo de representación popular. En sus discursos algunos han buscado desmarcarse de sus competidores, imprimir un sello particular que les de identidad; otros candidatos han apostado durante toda su campaña, a la construcción de un discurso que convenza al elector de que habrá continuidad.
Por alguna extraña razón, esos candidatos que en la práctica buscan el continuismo, se han empeñado –con la ayuda de sus bots- en demostrar que son la alternativa incluso a su mismo partido, y afirman una y otra vez: “vamos a mejorar lo bueno que tenemos y a cambiar lo que haga falta”.
Algunos otros candidatos han llevado al extremo su radicalismo discursivo, y en ese no hay reversa. Otros tantos autodenominados independientes, han logrado la postulación gracias a la estructura de cierto partido, a sus alianzas políticas con los personajes que tanto critican. Estos candidatos independientes, han dicho hasta el cansancio que todos los candidatos son iguales y que ellos sí son diferentes, no obstante buscan ser independientes con los mismos privilegios que los partidos tienen.
Y justamente este discurso político ha permeado en algunos electores que consideran que -en efecto- todos los candidatos son iguales, que prometen lo mismo y que representan lo mismo y por ello salir a votar, no tiene sentido. Se quiere  -como en el pasado- vender la idea  de que el voto no tiene sentido debido a que todos son iguales.
La realidad, sin duda no es así, no todos los candidatos son iguales, como no todos los partidos lo son; algunos son peores que otros y otros más tiene más moral en su declaración de principios que en el comportamiento de sus dirigentes.
¿Pero qué debemos hacer los ciudadanos ante el discurso de “todos son iguales”? la solución es muy sencilla, convencernos de que no es así, de que si hay alternativas en cada elección aunque parezca lo contrario. ¿Cómo lograrlo? Informándonos, investigando ¿quiénes son? y ¿quiénes han sido los candidatos antes de ser postulados? Su formación, sus antecedentes políticos, su actividad social, el compromiso con el distrito, municipio o Estado. Su relación con los grupos de poder o con los grupos económicos. Si ha tenido ya algún cargo público y cuál fue su desempeño.
También está la alternativa de ver su propuesta política, esa que ofrece y venden es sus spots y publicidad impresa o en redes sociales. Y preguntarnos sencillamente ¿Qué tan real es que cumplan con lo que prometen? ¿De verdad sus propuestas tienen sentido? Este pequeño ejercicio les llevará menos tiempo que un capitulo de su serie favorita, que un episodio de su telenovela o que el medio tiempo de algún juego deportivo. Esa es una responsabilidad que cada cual debe asumir para demostrar que no, no todos los candidatos son iguales y así salir a votar.
¿Se atreven a realizar este ejercicio? Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.







Leer más...

martes, 23 de mayo de 2017

Las campañas: historia de doña Mari


Samuel Hernández Apodada
@iusfilosofo

A lo largo de mi experiencia en campañas he visto de todo. Desde las promesas que sabemos de antemano imposibles de realizar, hasta los discursos llenos de retórica -que exaltan los ánimos de quien asiste al evento de campaña- y que a veces sobrepasan los límites y llevan al emisor a un camino sin retorno, sin posibilidades de diálogo con el o los otros contrincantes.
Debo decir que las estrategias de campaña cambian de un año a otro, de un Estado a otro e incluso de un municipio o zona a otra. No se utilizan las mismas estrategias en las zonas urbanas que en las rurales. Por ejemplo, algo que con el paso de los años sigue vigente es el acarreo de asistentes a eventos, cuando se trata de llevar a gente de las zonas rurales a las zonas urbanas es -o era- atraparlas con el gancho de que conocerían las ciudad, en efecto irían a un evento político, pero la promesa central era "conocer la ciudad" y si te pagaban el transporte y además te daban torta y refresco "estaba bien". Al final del día, lo único que conocían de la ciudad era el lugar donde se realizaba el evento del candidato, a quien vieron de muy lejos y mencionaba todas las colonias, menos la suya.
El operador u operadora política, que controla, pasa lista, dirige y a veces hasta amenaza: “no se vayan porque terminando el candidato nos regresamos, no voy a esperar a nadie, el que se quedó se quedó"; es la advertencia para quienes ingenuamente creyeron que podían conocer otros lugares diferentes al acto político.
Aunque parezca increíble, ese mismo operativo se aplica en las zonas urbanas. “Acarrear” a la gente con la promesa de llevarlas "al centro de la ciudad"; sí al mitin político, pero también a visitar el centro y "si quieren hasta pueden hacer algunas compritas" dice la operadora que  casi siempre es una mujer, porque "en las filas del partido allá en la colonia, el barrio o el fraccionamiento " siempre hay una doña Mari, doña Chonita, doña Lupe. -que a veces me evoca al personaje de la película La ley de Herodes- una mujer que es la encargada electoral, capaz de dar la vida por su “líder” o su candidato.
Doña Mari, doña Chonita, doña Lupe o la doña que ustedes quieran, no solo es la que organiza los acarreos a esos eventos, también planifica o planificaba los desayunos el día de la elección, pasa a recordarte –muy temprano- que hay que ir a votar por el candidato de los colores de la bandera, “el guapito” dice. Es el mismo que prometió más seguridad, reparar la calle, el que nos trajo la despensa y promete “darnos apoyo a nosotras”.
Ahora doña Mari, tiene nuevas tareas y lo sabe, “Me traes dos copias amplificadas al 200 de tu IFE, por los dos lados, y te apuntamos” le dice a quien le pregunta sobre las tarjetas que entrega con la promesa de que se les depositará el apoyo si gana el candidato. Sabe también que de “los apoyos” que pasan por sus manos, ella se quedará con la mejor parte; de ahí que porte gallardamente su playera, gorra, bolsa, y afuera de su casa luce la manta, lona y pasacalle con la foto “del bueno” “del que va a ganar”.
Doña Mari, sabe que en las campañas siempre le va bien, ya pudo mejorar su casa y se “armo de tele” donde ve las telenovelas y se “informa” de las campañas de su candidato, ese al que ella apoya incondicionalmente; se busca en las imágenes cuando el conductor informa: “ahora vamos con la campaña de…”. Doña Mari no sabe de agenda programática, solo recuerda las palabras de su papá, “si viene otro candidato y te ofrece más, vete con él” y lo recuerda porque así paso en el 2006 cuando organizó eventos para otro partido, porque el “padre” de la iglesia de santa maría de “todas las urnas” se lo pidió. “hay que mantener el cambio” “hay que cuidar a la familia”. Fueron los argumentos en aquella ocasión.
Pero doña Mari se cansó de esos “riquillos” porque la veían feo, no la consentían como en el otro partido, la tenían largas horas esperando para que al final le dijeran que no podían recibirla. Por eso se cansó, y regreso al partido de siempre, el de su abuelo y de su papá; pero ojo, no es el partido de su hijo y por eso está enojada, él apoya a otro partido y se queja: “nada más van a la escuela y tienen poquita educación y ya no quieren votar por el partido de siempre”.
Esas son las historias de campaña, seguramente ustedes conocen más. Historias de ilegalidad, inequidad que todos vemos, pero que la autoridad electoral prefiere no observar, aunque sea su deber legal.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


Leer más...

martes, 16 de mayo de 2017

¿HASTA DÓNDE?



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

Una vez más, caen periodistas. Aquí y allá, parece que nadie se salva, sabedores de que los atentados, asesinatos, amenazas quedarán impunes, los perpetradores actúan cobijados por la omisión, negligencia, incapacidad y -en el peor de los casos- la complicidad de quien debería de velar por la seguridad de todos.

El ataque contra los medios de comunicación, no solo es un atentado contra ellos, es una vulneración a nuestro derecho a estar informados, es violentar la libertad de prensa y simboliza la impunidad de ataques contra la sociedad. Ataques por los cuales el gobierno debe dar respuestas claras, creíbles, reales.

En lo que va del sexenio del habitante de Los Pinos, han caído 33 periodistas o reporteros, en los Estados de Veracruz, Oaxaca, Chihuahua, Coahuila, Guerrero, Zacatecas, Tabasco, Tamaulipas, Sinaloa, Guanajuato, Baja California Sur, Jalisco y Puebla. Las Entidades donde han caído más periodistas son: Veracruz con 9 asesinados, y le sigue Oaxaca con 8; es decir, en dos Estados del país han sido asesinados más de la mitad de los periodistas.

Los últimos dos fueron el día de ayer: Javier Valdez, fundador de Ríodoce en Culiacán Sinaloa y Jonathan Rodríguez Córdova de El Costeño de Autlán en Jalisco. Lo más lamentable de estos dos casos, es la ligereza con la que la autoridad investigadora trata los temas de seguridad y sobre todo como minimiza los atentados o asesinatos de los informadores.

¿Hasta dónde vamos a llegar con los asesinatos de periodistas? ¿Hasta dónde es necesario llegar para que esta sociedad se indigne y reclame un alto? ¿Hasta dónde los ciudadanos debemos quedarnos callados? ¿Simplemente cambiamos el canal, movemos la frecuencia o damos vuelta a la página para pasar de largo la noticia? Pero, ¿y si no hubiera quien nos informara? ¿Si un día dejáramos de tener acceso a la información en medios digitales, audiovisuales, radiofónicos o impresos? ¿Qué pasaría? ¿Será que la apuesta gubernamental es construir una sociedad desinformada y manipulable? ¿Ustedes que opinan?

Por lo pronto hoy algunos medios tendrán paro digital de labores y se ha convocado a protesta en la Ciudad de México, frente a la Secretaria de Gobernación a las 19:30 horas, se pide llevar vestimento de luto y velas.


Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Ni uno menos. Carpe diem.
Leer más...

martes, 9 de mayo de 2017

¿QUÉ NOS DEJAN LAS CAMPAÑAS?


Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

Falta más de un año para la elección presidencial y los partidos políticos se enfrentan en las elecciones estatales del próximo 4 de junio, con el ánimo de experimentar toda suerte de artilugios electorales: guerra sucia, acarreos masivos con recursos públicos, promesas irracionales, discursos incendiarios que no llevan a nada, alianzas discursivas de facto, cargada contra candidatos, operativos de cara a la jornada electoral utilizando las estructuras institucionales como el CONAFE, apapachos de mil pesos; cañonazos de recursos públicos de los gobiernos estatales para darle a la gente “lo que necesite” –no importa que haya campañas- si los beneficiarios se acuerdan quien les dio la obra, se les da.
En este proceso electoral, las y los candidatos son exhibidos, señalados, descalificados, catalogados de: incapaces, corruptos, mediocres, encubridores, manipulables, engañadores, ladrones, desleales. ¿Y qué decir de sus propuestas? Las muchas, simples falacias; otras, ideas del momento; unas más, ocurrencias de los candidatos, y finalmente, el mensaje de odio que a veces no parece tener reversa.
Al final de esta contienda alguien ganará, no sabemos si el corrupto, la ladrona, el incapaz, la encubridora, el mediocre, la desleal, el manipulable. ¿Y cuál es la calidad de gobernantes que tendremos? Cierto es que algunas de las afirmaciones que se han vertido en campaña están documentadas, desde luego otras maximizadas con el toque mediático, para simplemente dañar la imagen de la persona y de paso, el partido.
Pero ¿Qué nos dejan las campañas? Además de llenar los bolsillos de algunos proveedores de insumos electorales: esta la contaminación visual, la contaminación auditiva por algunos spots de muy poca inteligencia, la explotación de la dignidad ciudadana, que aprendió a “venderse al mejor postor” y el lamentable nivel de cultura cívica, porque como dice la Dra. @BarbaraCabrera “la dignidad no tiene clase social”.
Las campañas también nos dejan a excandidatos enriquecidos, porque a pesar de que hay más elementos de fiscalización de los recursos que corren en las campañas, cierto es también que existen casos en que sabedores de su derrota muchos de estos candidatos, prefieren ir al cómodo sillón del desenlace electoral, otros tantos pactan su retiro silencioso, y otros más se rentan como roba votos de los otros candidatos.
En fin, al final las campañas nos dejan su publicidad, los rostros de las y los candidatos que lucen en esa publicidad amarillentos quemados por el sol, las playeras con el nombre de los elegidos, la calcomanía en el vehículo, en el peor de los casos algunos muertos; en otros casos, candidatos maniatados por los compromisos que los hicieron llegar al lugar al que aspiraban.
Al final, las campañas nos dejan un sin sabor extraño, la resaca de que todo cambio para seguir igual; y la sencilla conclusión “todos son iguales”. Yo digo que no es así. No todos son iguales. ¿Y a ustedes que más les dejan las campañas?

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...

martes, 2 de mayo de 2017

ÁNTHROPOS MEDIÁTICO


Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

Actualmente el pueblo soberano "opina" sobre todo en función de cómo la televisión le induce a opinar. Y en el hecho de conducir la opinión, el poder de la imagen se coloca en el centro de todos los procesos de la política contemporánea.
Giovanni Sartori

Mientras observamos la catástrofe ambiental en la zona metropolitana Guadalajara y la ausencia notoria de la incapaz secretaria del Medio ambiente, María Magdalena Ruiz Mejía, -bióloga de formación y desempolvada de la misma área pero en el ayuntamiento de Guadalajara, de 2010 a 2012- Quien se pavonea por haber recibido un premio en 2002 por las labores de “cuidado al Bosque La Primavera” en el Operativo de Prevención de Incendios. Los mexicanos observamos también como desde Los Pinos se siguen administrando las detenciones con fines electorales, hoy fue la detención de Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, quien se perfilaría como el nuevo líder del Cártel de Sinaloa tras la extradición de Joaquín El Chapo Guzmán a Estados Unidos.
Para la desmemoria les comparto que “El Licenciado”, era el jefe de seguridad y subdirector de vigilancia y custodia del penal de Puente Grande y fue quien ayudó a Guzmán Loera en su primera fuga de ese penal de máxima seguridad, un pequeño regalo del sexenio Foxista. El Licenciado, más tarde se hizo compadre de Guzmán y paso a formar parte de las filas de dicho cartel.
Así, mientras nos ocupamos de esta nota, en el Estado de México la caída de Alfredo del Mazo en las preferencias electorales está incontrolable, todo parece indicar que –tal como lo señalé- cuando Alfredo fue designado como candidato, su nominación era el anuncio de la derrota del PRI en esa entidad.
Y es que en opinión de ciertos sectores del PRI de ese Estado, Alfredo –primo de Peña Nieto- no solo los ve de lejos sino que además es antipático, por si fuera poco, de acuerdo con información de animal político, de las promesas que Eruviel Ávila firmó ante notario y después convertiría en compromisos de Gobierno, fueron seleccionadas 16, de ellas cinco son falsas, una casi falsa, tres son engañosas, una discutible, cuatro son verdades a medias y dos sí fueron cumplidas.
Con estos resultados de gobierno, el termómetro social en el Estado de México no es muy benéfico para el candidato del partido en el gobierno, a pesar de que exista una coalición PRI, PVEM, Nueva Alianza y Encuentro Social. Este último partido dirigido por ex aliados de Felipe Calderón en 2006 y quien estuvo a punto de sumarse a la campaña de Vázquez Mota.
En Veracruz las campañas electorales van, aun sin el brillo suficiente, pero lo que no para son los video escándalos que ya pasaron a reality semanal, pues la expanista y exMorena Eva Cadena nuevamente vuelve a protagonizar una escena más recibiendo dinero, en esta ocasión por empujar una Ley ad hoc y por la cual presuntamente habría recibido un millón de pesos.
Como lo advertí la semana anterior, somos mediáticos y víctimas de la información y manipulación de la mass media. Y para no quedar ausente en estos escándalos se suma el PAN, pues se ha filtrado el audio escandalo donde Felipe Calderón amenaza con salir del dicho partido político, esto durante el marco de una acalorada discusión con Juan José Rodríguez Prats el pasado fin de semana durante el consejo nacional panista.
Como señala Sartori: “La televisión no es sólo instrumento de comunicación; es también, a la vez, paideía, un instrumento "antropogenético", un medium que genera un nuevo ánthropos, un nuevo tipo de ser humano”. ¿Qué otros escándalos mediáticos aparecerá en las semanas cercanas a la jornada electoral del 4 de junio? Probablemente hay muchos más y parece que nadie, pero nadie se escapa de ellos. ¿Tendremos más reality semanal? Muy probablemente sí.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...