martes, 25 de julio de 2017

FÁBULA GROTESCA



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

El proceso de búsqueda, detención y extradición de Javier Duarte, es apenas un ejemplo de lo mucho que se ha corrompido el ejercicio del poder público en México. Nombres y nombres se agregan cada día a la lista de complicidades del cordobés que ocupó la gubernatura de Veracruz para suceder a otro nefasto gobernante: Fidel Herrera Beltrán, el hombre de Nopaltepec, de 68 años y quien durante su mandato se autodenomino “Tío Fidel”.
Si bien es cierto que Veracruz no es el único Estado saqueado -durante el sexenio de Peña Nieto- cierto es que el cinismo, la violencia verbal contra ciudadanos y medios de comunicación, la inseguridad pública, el incremento de la delincuencia, no tienen punto de comparación. La desaparición y asesinato de periodistas en ese Estado encendió los focos rojos de organismos internacionales; desde Los Pinos dicho escenario no fue trascendente, porque le permitieron continuar con su política de saqueo.
La famosa fotografía que ha dado vuelta al ciberespacio y particularmente en la Twittósfera, esa en la que aparecen los gobernadores y Peña Nieto, muestran de manera clara como los hombres del Señor de Los Pinos, a muchos de los cuales el mismo Peña designó como la nueva cara del PRI, no solo son la peor versión del viejo PRI, sino que son una versión grotesca y recargada de los perores males que vive el país.
Duarte o como ahora le llama la PGR “JDDO” no es el único saqueador, le acompañan en esta fábula grotesca, Tomás Yarrington, gobernador de Tamaulipas durante el periodo 1999 a 2005; Eugenio Hernández, ex gobernador de Tamaulipas, sucesor de Yarrington; Mario Villanueva alias el chueco, ex gobernador priista de Quintana Roo; José de Jesús Reyna, gobernador interino de Michoacán; Andrés Granier, ex gobernador priista de Tabasco, detenido en 2013; Guillermo Padrés, ex gobernador panista de Sonora; Rodrigo Medina, ex gobernador priista de Nuevo León, quien estuvo unas horas en la cárcel; César Duarte, ex gobernador priista de Chihuahua, quien se encuentra prófugo; Roberto Borge, ex gobernador priista de Quintana Roo; Mario Anguiano Moreno, ex gobernador priista de Colima, acusado por irregularidades presupuestales; Jorge Herrera Caldera, ex gobernador priista de Durango. Y más recientemente el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval y seguramente el listado se irá incrementando.
¿Que más nos espera a los mexicanos lo que resta del sexenio? ¿Cuántos gobernadores más se convertirán en prófugos de la justicia al acabar su mandato? ¿Qué nos queda a los ciudadanos para defendernos de este pillaje gubernamental?  Sin duda alguna, las leyes que hasta el momento existen tiene límites, y esos límites se asocian a  la complicidad que desde el gobierno o un parte del gobierno operan para proteger a quienes han delinquido usando su cargo.
Una de las alternativas para enfrentar estas complicidades, es sin duda la alternancia, esa forma en la que los ciudadanos optan por otra propuesta política para echar del gobierno a los ineficaces, corruptos y abusivos gobernantes. Pero la alternancia no basta y los ejemplos sobran; la organización y la participación ciudadana son imprescindibles para acompañar esta alternancia, trabajemos en ella, es por nuestro bien. Solo así podemos ir acabando con estas fábulas grotescas.
Participemos. Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.



Leer más...

martes, 18 de julio de 2017

TERCER ACTO


Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

Primer acto: Javier Duarte saquea las arcas públicas de Veracruz y huye del país al perder su partido las elecciones locales. Segundo acto: Javier Duarte es buscado por las autoridades mexicanas y es detenido en Guatemala. Tercer acto: Javier Duarte es extraditado a México para enfrentar delitos del orden federal y estatal relacionados con delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita, abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal, peculado, tráfico de influencias y coalición.
Así, como si estos meses le hubieran permitido al cordobés ensayar su papel en una representación, ayer el siniestro personaje volvió a salir al escenario, solo que en esta ocasión  lo hizo no para reírse frente a cámaras o expresar un soliloquio adulterado; lo fue para salir extraditando del país que le dio alojamiento carcelario en los últimos meses.
Cuan diferente era el hombre de ayer, esposado y custodiado, con el trato de delincuente, y el desprecio de nuestros vecinos del sur que advirtieron no lo querían más por razones de seguridad; cuan diferente al Duarte de hace poco más de un año, impune, violento, protegido y blindado.
Ayer el ex panadero que gobernó Veracruz del primero de diciembre de 2010 al 12 de octubre de 2016, ya sin barba y con cabello corto, fue recibido en la ciudad de México con los gritos de: ¡Duarte, ratero!, ¡Chinga tu madre!, ¡Asesino! ¡Culero! Expresiones que representan una sociedad indignada y harta de la corrupción e impunidad con la cual se trata a algunos personajes.
Pareciera que la autoridad que pido su extradición se empeña en perder el caso, pues en estos poco más de tres meses no preparo los suficientes elementos para condenarlo por los delitos que en un inicio se le adjudicaron. Ayer en la audiencia inicial ante el juez federal que otorgó la orden de aprehensión, los chicos de la Procuraduría General de la República (PGR) solo pudieron explicar 38.5 millones de pesos de la Secretaría de Educación de Veracruz de los más de 438 millones de pesos por los que se le acusa de lavado de dinero.
Parece que estamos ante un thriller donde el final ya lo conocemos, el de un villano que sabedor de su impunidad se burla e ironiza, y aunque parece que el “bien” ganará, él siempre tiene un recurso bajo la manga, la última carta que puede sacar cuando todo está perdido. Quizá por eso ayer por la mañana Duarte se despidió de Guatemala diciendo: “Que comience el show, luces, cámara, acción…”.
¿Será el de Javier Duarte de Ochoa otro caso de impunidad? Como el de Humberto Moreira, o el del otro Veracruzano, Fidel Herrera Beltrán. O quizá viviremos un escenario como el de Raúl Salinas, quien al final se le dijo “usted disculpe, aquí está su dinero, nos equivocamos”. ¿Acaso es posible que México soporte un acto más de impunidad y que los electores se queden callados? Lo veremos.
Mientras tanto un dato para cerrar esta colaboración, de acuerdo con denuncias penales y resultados de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de los 22 gobernadores priistas que han acompañado en el poder estatal a Peña Nieto, se suma un desviado de alrededor de 258 mil 829 millones 185 mil pesos de recursos públicos; cifra sin duda grosera y humillante para una sociedad que sigue envuelta en la desigualdad, pobreza, miseria e inseguridad.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...

martes, 11 de julio de 2017

LOS COSTOS DE LA TRANSICIÓN



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo


¿Por qué a pesar de que las encuestas posicionaban a Delfina Gómez como ganadora en el Estado de México, los resultados fueron diferentes? ¿Qué falló en aquella Entidad para que el triunfo de Delfina Gómez fuera contundente? Muy posiblemente los involucrados directos en la campaña, pueden argumentar mañas en la elección, dispendio de recursos, acarreo de electores, amenazas o presiones o compra directa de voto. Más allá de esas obviedades, lo que faltó a la campaña de MORENA en el EdoMex fue que Andrés Manuel generara rupturas de poder, desbandada de grupos o estableciera acuerdos con ciertos poderes fácticos.

La transición en el Estado de México fracasó no solo por las mañas que desde el gobierno -en complicidad con su partido- se realizaron para ganar la elección, sino también por la soberbia de la clase dirigente de MORENA, quienes confiados en que ganarían solos la elección no buscaron alianzas estratégicas con nadie.

Si queremos que la transición tenga otra oportunidad en esta país, en esta ocasión del lado “izquierdo”, no debe sorprendernos que existan adhesiones públicas a la campaña de Andrés Manuel, muchas de las cuales pueden ser condenables ante los ojos castos y pulcros de un sector que se le enseñó que hay “malos muy malos sin perdón posible” y que hay “malos a los que se les pueden perdonar ciertos pecadillos”.

Hace diez años se le condenaba al PRD por sus alianzas con rompimientos del PRI, pero nada se decía de las candidaturas ciudadanas o con grupos sociales. Hoy ese tipo de condenas se hacen contra Andrés Manuel y MORENA, por las adhesiones que ha tenido en los últimos meses de actores de muy criticable imagen. Coincidentemente esas descalificaciones provienen de dos tipos de personajes: los cercanos al poder y los que antes militaban del mismo lado que AMLO.

¿Debemos prepararnos para un escenario donde la campaña de Andrés este respaldada por los que antes eran sus adversarios? Muy posiblemente deba ser así. ¿Es posible generar una nueva transición con visión de izquierda si se hacen alianzas con ciertos grupos de poder? En mi opinión desde luego que es posible ¿Qué puede pasar en las filas de MORENA  cuando los críticos del poder y los beneficiarios en algún momento de ese poder se junten? La capacidad de cohesión de Andrés Manuel estará a prueba en sus propias filas.

Lo cierto es que si queremos una nueva transición en México, debemos estar preparados para un escenario que puede no gustar mucho; las alianzas pragmáticas han demostrado que son viables para romper hegemonías. Un ejemplo reciente, lo encontramos en Veracruz. Así que en el caso del Movimiento de Regeneración Nacional, sus militantes y aspirantes deben prepararse para que muchas de las candidaturas que estarían destinados para cuadros de ese partido terminen destinadas para las alianzas de quienes firmen el Acuerdo Político de Unidad. Esos son algunos de los costos de la transición.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

Leer más...

martes, 4 de julio de 2017

CORRUPCIÓN Y ESPIONAJE



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo


Es la segunda semana desde que nos enteramos que el gobierno de El Señor de Los Pinos espía a defensores de derechos humanos, activistas, periodistas y abogados y hasta el momento no ha ocurrido nada. En otras democracias de verdadero Estado de Derecho, el responsable directo de la política interna hubiera renunciado para dar paso y no entorpecer las investigaciones, pero en el país de las maravillas la mejor defensa, es indignarse. ¿Cómo nos atrevemos a pensar que este gobierno espía a sus ciudadanos?

En otros países de democracia consolidada, el responsable de inteligencia dimite, para demostrar que no utilizará el aparato de gobierno para obstruir las investigaciones, pero en la democracia mexicana, el director del CISEN ni se inmutó, sabedor de que la impunidad es el símbolo del sexenio y que nada pasará. Al igual que el caso del procurador, quien de acuerdo con las investigaciones difundidas por The New York Times, la PGR también adquirió el malware pegasus.

Los discursos desde el Poder giraron en torno a que los afectados acudan a las instancias correspondientes, pero ¿Cómo acudir a la PGR si es a ella a quien se le señala de espiar? ¿Qué otras instancias tienen los afectados para hacer frente a este espionaje? Parece que Jacqueline Peschard, representante ciudadana en el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, consideró que este sistema pudiera ser un espacio de eco para iniciar una investigación, no obstante, dicha propuesta no tuvo éxito.

Lo que pudo haber sido la verdadera prueba de independencia e imparcialidad del Sistema Nacional Anticorrupción, terminó siendo rechazada bajo el argumento de que no está probado que se haya espiado a los periodistas y activistas que denunciaron el acoso. Arely Gómez González de 65 años Secretaria de la Función Pública y una de las integrantes de dicho sistema, votó en contra de la propuesta de investigar, le acompañaron en esta votación, Francisco Javier Acuña Llamas –Zacatecano de 51 años y presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), además del auditor superior de la Federación, Juan Manuel Portal; Carlos Chaurand magistrado del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, así como el representante del Consejo de la Judicatura Federal Alfonso Pérez Daza.

Que todos los representantes de las instancias gubernamentales hayan echado por tierra la única voz de los ciudadanos en el Sistema Nacional Anticurrupción para investigar el espionaje, habla del interés por mantener la impunidad de dichas acciones; también ratifica la idea de lo ineficaz que puede ser este Sistema cuando quienes lo integran están para mantener el statu quo.

¿Es un acto de corrupción o no que las instancias gubernamentales hayan utilizado un programa destinado a espiar a delincuentes para hacerlo con periodistas, activistas y abogados? ¿De qué sirven este tipo de Sistemas “anticurrupción” cuando son creados para mantener todo igual? ¿Cómo instrumentar estos Sistemas cuando parece que todo está perdido? Gran tarea tenemos los ciudadanos para hacer efectivos estos espacios y evitar que terminen como escenario recreativo del gobierno en turno.


Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...