martes, 17 de abril de 2018

AHÍ VIENE EL DEBATE




Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo


Mientras pasen los días y de cara a la elección del próximo primero de julio, los mexicanos somos blanco de un bombardeo de spots de los partidos políticos, unos de muy mala calidad y otros tantos de poca inteligencia; otros tantos que buscan burlarse de los electores como aquel de Meade donde afirma: “por mi trabajo muchos políticos corruptos hoy están en la cárcel”. Tal vez José Antonio olvida que el Duarte del norte del país –César- está prófugo, mientras que el Duarte del sur del país -Javier-, está en prisión y no gracias a él.

Corrupción, impunidad y desigualdad social van de la mano de José Antonio Meade, en la calle la gente lo comenta, por eso a pesar de los esfuerzos de Vanessa Rubio, -su coordinadora de oficina de campaña- para desmarcarlo de los priistas exgobernadores acusados de corrupción, el candidato priísta sigue en el tercer lugar de las preferencias electorales.

A pesar del insistente autoengaño de los priistas, de que su candidato va en segundo lugar, y la justificación de que Andrés Manuel va en primer lugar porque lleva 18 años de campaña, lo cierto es que quien ocupa en este momento el segundo lugar en las encuestas es Ricardo Anaya. Ni su 7 de 7, le dieron los suficientes reflectores para subir unos puntos. Al Priísta de 49 años, nada le ha salido bien.

Los spots contra AMLO que el PRI y sus aliados han soltados estos días rayan en el absurdo, y exponen la poca inteligencia de sus publicistas, como aquel que señala que “el peje quiere echar atrás la Reforma. Ni siquiera quiere que los niños aprendan inglés”. Lo peor del spot, no es que hayan engañado a los priistas con este tipo de mensajes, sino el papel en el que colocan a los electores, como si tuviéramos poco raciocinio, como si en realidad el sistema educativo se remitiera –como en los 90´- a aprender inglés.

Cierto es que de cara al primer debate presidencial del próximo domingo, José Antonio no llega con buenos números, si Ricardo Anaya mueve bien sus piezas, después del debate se despegará aún más del tecnócrata candidato priísta; y si se descuida, Heliodoro Rodríguez puede robarle algunos cuantos puntos también.

A pesar de que es previsible que en este primer debate, todos los candidatos enfoquen sus baterías contra Andrés Manuel, quien más tiene que perder son la expanista Margarita Zavala y el neoliberal José Antonio Meade, pues son Ricardo Anaya y Heliodoro Rodríguez los que necesitan hacer un buen papel para posesionarse en las preferencias electorales. No nos sorprendan los arrebatos del norteño Rodríguez Calderón, ni la numerología de Anaya, tampoco los mensajes de miedo de Meade y Zavala contra López Obrador.

¡Ahí viene el debate!, hagan sus apuestas y creen sus escenarios. Aquí todo se vale, el Tribunal Electoral, ya lo demostró.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

No hay comentarios: