martes, 20 de julio de 2010

¿La fracción del perdón o como cavar la propia tumba?

Tras una semana de escándalos en el Congreso del Estado de Jalisco, ayer la fracción parlamentaria del PRI y el diputado verde, (en el stricto y latu sensu) se reunieron con Thomas Corona Martín del Campo, quien funge como secretario general del Congreso.
Basto esta pequeña reunión donde se supone Corona Martín del Campo, explico el estado que guarda la administración del Congreso desde el momento en que llego esta legislatura la LIX.
El PRI aprovechando que es mayoría parlamentaria, perdono al Secre, que se haya excedido en facultades, tomar la iniciativa para hacer charolas y remontarse al viejo estilo de los charolazos, perdonó que el Secretario se haya mandado hacer una charola para sí mismo, y sentirse como porro universitario; perdonó que el Congreso sea opaco, que haya dado terrorismo laboral contra una parta de trabajadores del congreso; perdonó que haya gente que siga cobrando en el congreso sin presentarse a laborar; perdonó que no haya condiciones digna para laboral en el edificio Juárez.
Perdonó de igual forma que no se haya iniciado procedimiento contra los diputados que hicieron primeramente perdidizos vehículos del congreso y después de manera mágica aparecieron en estacionamientos públicos.
Y así mientras el controvertido diputado panista Héctor Álvarez Contreras, documento irregularidades en el edificio Juárez, los priistas perdonan, a quien dice ser distinguido con la amistad de Beatriz Paredes.
Tres horas bastaron para que Carlos Corona convenciera a Roberto Marrufo, (con la misma militancia política) de que fueron errores menores y que para subsanarlos se trabajará de manera conjunta.
La fracción priista perdonó y al hacerlo inicio a cavar su tumba, los excesos y las discreciones del Secretario General no tuvieron ni siquiera una amonestación, cuando los demás integrantes de la fracción priista se den cuenta a donde los lleva su coordinador será demasiado tarde. Si no al tiempo.

No hay comentarios: