lunes, 18 de octubre de 2010

El basamento ético-moral de la desobediencia civil en un Estado de Derecho













Introducción


Al hablar de desobediencia es pertinente hacer la distinción clara y oportuna de la forma particular de desobediencia al derecho y es decir de la desobediencia civil. La desobediencia civil, establece por un lado una relación entre el derecho y la actividad política y legislativa y, por otro, la ética o la moral pública unas relaciones que testimonian la radical dependencia del primer bloque respecto del segundo y, demostrando con ello que, en su protesta, el desobediente civil, pese a combatir el derecho, no se desliga en absoluto del mismo, sino que lo defiende resueltamente al esgrimir como razones de su desobediencia las mismas bases de legitimidad del orden jurídico y político.


La desobediencia civil, es un instrumento fundado desde la ética y que cuestiona normas jurídicas que son injustas. Este argumento ético, no sólo tiene valores esencialmente personales, sino también de Derecho, porque se trata de la moral pública incorporado en la Constitución política.


El texto que se presenta, ofrece un panorama introductorio al tema de la desobediencia civil, su papel en la esfera pública y la vinculación ético-moral del desobediente, así como el contexto bajo el cual se da en un Estado democrático de derecho.


Y es que los procesos de desobediencia civil, desde Antígona hasta los nuevos movimientos sociales, pasando por Henry David Thoreau, Gandhi, Martin Luther King y Ricardo Flores Magón, son un ejemplo paradigmático de generación del poder comunicativo a través del desarrollo de esa esfera pública.


1. Desobediencia civil en la esfera pública y sus consideraciones ético-morales


El lenguaje común no distingue entre los términos "moral" y ética". Ambos, son usados indistintamente, para hacer referencia a normas, conductas y comportamientos del ser humano. Etimológicamente ambos términos se refieren, respectivamente, a mores o ethos, al comportamiento o conducta del ser humano conectado a las costumbres, a los hábitos y al carácter de los individuos.


La ética tiene por objeto el análisis de las virtudes, la búsqueda de la felicidad y la consideración de qué sea la justicia, la que haga que el individuo llamado hombre pueda ser feliz, en suma: la vida buena del ser (...)

No hay comentarios: