viernes, 29 de julio de 2011

EL DÍA QUE SICILIA MATÓ A LA DIGNIDAD

Y así como los pueblos sin dignidad son rebaños,
los individuos sin ella son esclavos.
José Ingenieros

La obra donde Habermas expone más extensamente su concepto de acción en la vida social es Teoría de la Acción Comunicativa, donde su propósito declarado en el prólogo es que ésta sea una "fundamentación metodológica de las Ciencias Sociales en una Teoría del Lenguaje". Es decir, como un instrumento teórico para el análisis empírico de las estructuras sociales.
En Habermas encontramos una teoría de la justicia que es formal, en el sentido de que se dirige principalmente a la pregunta ¿qué es justicia?, más que a la pregunta ¿qué es justo? En opinión del pensador alemán, la participación igual y equitativa en el tipo de diálogo en el que se manifiesta la racionalidad comunicativa presupone una cuota importante de igualdad social y económica.
Para Habermas es imposible tener una perspectiva real sobre la naturaleza de la existencia humana desde el punto de vista de las ciencias de la naturaleza y hay que entenderla desde el punto de vista interno o del participante. El autor explora la idea de que hablar es un tipo de acción “estratégica”, donde se pueden realizar afirmaciones “criticables” acerca del mundo, que podrían tener o no “validez” dependiendo de que pudieran defenderse.
En el esquema habermasiano se favorecen algunas formas de habla, como decir la verdad y buscar la justicia cuando esto se hace de buena fe y con sinceridad, frente a la noción de persuasión interesada y al engaño.
Bajo este esquema, por más que se quiera defender lo ocurrido ayer (una vez más en el Castillo de Chapultepec)  no hay elementos racionalmente procesables para hacerlo. La reunión de ayer con legisladores que mantuvo Sicilia y los suyos, parecía la oportunidad de cambiar la dinámica de diálogo.
En el sentido habermasiano “decir la verdad y buscar la justicia” se convirtió el día de ayer en un acto histriónico. Común, predecible, desgastado, sin idea, sin propuesta, contradictorio, colérico y repetitivo, así llego Javier Sicilia e inicio su intervención entre citas de poemas y minutos de silencio. A diferencia de la semana pasada, en la que llegó exigente, retador, cual porro conservador; en esta ocasión se rodeó de algunos intelectuales, llegaron con propuestas, se percibía un ambiente diferente.
A pesar de las lamentaciones, reclamos, quejas, hubo intervenciones con propuestas y tras más de cinco horas de acusaciones, recriminaciones, donde prácticamente los legisladores fueron obligados a comprometerse, parecía que sería diferente, pero no lo fue, su principal rostro, lo echo a perder.
Su posición de “venimos con buena voluntad” es una afirmación complicada de interpretar. En su expresión de que “que el país, nuestro México, vive una emergencia nacional”. Hay coincidencia y me parece que difícilmente alguien puede sostener lo contrario.
Por desfortuna el llamado Movimiento de la Paz con Justicia y Dignidad y Javier mismo, han perdido el rumbo. Sicilia no ha dejado en ningún momento de mostrarse como un hombre lleno de rencor, colérico y contradictorio; se presenta como un borracho que golpea la mesa para exigir a gritos, un trago, pero habla en voz bajo para pedirlo fiado.
¿Qué futuro le espera al Movimiento de la Paz con Justicia y Dignidad, si su principal personaje, Javier Sicilia, recrimina a los legisladores el permitir a Calderón vulnerar la Constitución al involucrar al ejército en la guerra que no es guerra, pero al mismo tiempo violenta la ley de protección a los no fumadores está vigente, y se permite fumar, en plena sesión frente a los legisladores criticados por no hacer cumplir la ley?
¿Qué futuro le espera al Movimiento de la Paz con Justicia y Dignidad si Javier Sicilia encendió un cigarro y lo fumó completo? Si insulto a los legisladores, les dijo que no creía en ellos y luego se despide presentando sus respetos y abrazándolos.
¿Qué futuro le espera al Movimiento de la Paz con Justicia y Dignidad, si primero se involucran en pedir justicia y más tarde exigen “reforma política ya”? Tiene futuro un Movimiento de la Paz con Justicia y Dignidad, si su principal rostro afirma “no estoy construyendo imágenes políticas”, pero se empeña en demostrar efusividad personal?
¿Puede mantener su dignidad un movimiento cuyo principal rostro expresa abiertamente  que es gandhiano y cita una y otra vez que  “No hay caminos para la paz; la paz es el camino”; pero olvida que el mismo Gandhi afirmó: “He tomado sobre mis espaldas el monopolio de mejorar sólo a una persona, y esa persona soy yo mismo”?
¿Puede mantener su dignidad un movimiento cuyo principal rostro, besa a diestra y siniestra conduciendo emociones personales y olvidando que representa a los dolidos? Porque el problema no son los besos, sino las contradicciones y los mensajes que transmite.
¿Qué pretenden Javier Sicilia y quienes encabezan el Movimiento de la Paz con Justicia y Dignidad, al insistir en las candidaturas ciudadanas, si son un movimiento que originariamente no tiene objetivos electorales? ¿Por qué la insistencia fanática en legislar “ya” sobre este tema?
¿Puede Javier, incitar a un movimiento a descargar su ira contra un poder, en este caso el Legislativo y escudarse en su emotividad personal para abrazar y besar a quienes hasta hace unas horas había llevado casi al extremo de la humillación con sus palabras?
Ojo, no hablo de la fijación cultural que Javier tiene por besar, ni siquiera por besar a los hombres, a las mujeres o a quien él quiera. Pero, ¿sabía Sicilia lo que transmitiría con el beso? Fue con premeditación, alevosía y ventaja? O en sus arranques decidió probar las mejillas de un hombre fuertemente cuestionado, por sus cercanías con el sexenio salinista, que también fue atroz en muertes, pero políticas. El representante de un movimiento que en su nombre lleva “dignidad”, besa a un hombre cuestionado por no poseerla. El problema no es el beso, sino  la fuerte carga simbólica que representa. Con el beso de ayer a Beltrones, se signó el día que Sicilia mató a la dignidad.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem. 

21 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

¡¡Magnífica columna!!, las preguntas que este día ha planteado deben ser leídas y reflexionadas por Sicilia que ha perdido el rumbo.

Un placer leerlo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Maestro:

Suscribo en su plenitud. No hay reversa en la actitud que ha mantenido ese personaje que aprovecho una desgracia para proyectarse.
Como usted señala, ¿A donde ira a parar el movimiento?
Mis felicitaciones.

Luis

Anónimo dijo...

es viernes y me permitire decir que la columna de hoy, es una chingoneriaaaa, coincido y me identifico con el texto, abrazo. además, lo aborde en un tuit, Sicilia puede besar a quien guste, mas debe deslindar al movimiento que representa.

Oscar Sanchez.

Roberto A. Guiochín dijo...

"En el esquema habermasiano se favorecen algunas formas de habla, como decir la verdad y buscar la justicia cuando esto se hace de buena fe y con sinceridad, frente a la noción de persuasión interesada y al engaño" me parece el eje alrededor del cual podemos articular toda la reflexión de la columna. Damos por sentado que los legisladores pretenden interesadamente persuadirnos y engañarnos, en tanto que el poeta y su movimiento representan los que hablan con la verdad y buscan de buena fe la justicia. Los gestos son un lenguaje más claro de entender por ser más fácil de interpretar, aunque es más fácil que nos equivoquemos también. Sin embargo Sicilia nos manda el mensaje que no queremos ver cuando reparte besos al enemigo. Hay que otorgarle el beneficio de la duda, pero no regalarle nuestra confianza. Excelente como siempre, Samuel.

Anónimo dijo...

Gracias, compa. Eres prolijo pa arrastrar la pluma. Saludos

J Luis Cordero

Anónimo dijo...

Gracias, Lic y vaya que Sicilia iba bien, y perdio el rumbo..
msivy

Anónimo dijo...

le quiere ayudar al país pero no sabe como solo tiene buena voluntad

Óscar González Yañez

Anónimo dijo...

Excelente

Mlucascir

Anónimo dijo...

Gracias, maestro. Confieso que entrada el título se antoja ¡Muy bueno! Un abrazo.
Luisa Urdiales

Anónimo dijo...

un honor leerlo gracias!

Silvia Carbonell L.

Anónimo dijo...

Sam, era d esperarse lo de #Sicilia, nst país x desgracia no tenemos hombres d honor para sostener su palabra, ya se veía venir

margene

Anónimo dijo...

con sus columnas nos da un contrapeso confiable del acontecer diario. Gracias por comartir. Carpe Diem.


rafael ortiz

Anónimo dijo...

Excelente artículo !! Concuerdo ampliamente

Mónica Segundo

Anónimo dijo...

Todo a favor y en contra de #Sicilia son palabras, esperemos un poco para ver resultados

Juan Nelson Enríquez

Anónimo dijo...

Es una lástima que la tragedia de la muerte de su hijo haya sido el pretexto perfecto para salir a la luz pública e iniciar ... un movimiento que parecía noble y loable pero que se ha convertido en una vergüenza más para el país.

Adriana Díaz S.

Anónimo dijo...

De acuerdo en parte con el artículo, el error del movimiento es personalizarse.

Jorge Chessal Palau

Anónimo dijo...

excelente columna !!!!!mis respetos y un Q TENGAS UN EXCELENTE FIN DE SEMANA

pako venegas

Anónimo dijo...

Excelente comntario del Sr @iusfilosofo.acerca del Sr Sicilia, comentario serio centrado objetivo,el Sr.Sicilia,no esta hecho para liderear.


Juan C. Arriaga

Anónimo dijo...

Como siempre excelente artículo


Oscar Anahuati

Anónimo dijo...

la verdad esta excelente Maestro

Carlos Sotomayor

Anónimo dijo...

@iusfilosofo te has ganado el reconocimiento de muchos de nosotros por tu capacidad de análisis por presentar argumentos claros ante una realidad que se vive y se buscan pretextos para tergiversarla y manipular. Gracias a ti por haberte tomado la molestia de hacerme saber que existen personas como tú interesadas en sacar de la ignorancia. @iusfilosofo es un hombre que conoce su oficio y cuando lo ejerce, lo hace sin miramientos

Yolanda Guzmán