lunes, 21 de mayo de 2012

EL REGRESO DE LOS JÓVENES



Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta.
Aristóteles

Los acontecimientos ocurridos en fin de semana, donde los protagonistas fueron los jóvenes, representa por un lado un habito debe quedarse. Como dice Aristóteles, un habito de absoluta importancia: “participar”. Y participar pero activamente, por la transformación de un mejor país.
Pero representan también, para el equipo de campaña y para PeNa Nieto mismo, un serio problema, el serio problema que parece va tomando cuerpo: los jóvenes mexicanos no lo quieren. Y es un problema, porque hasta el mes anterior, Enrique había querido presentarse como un candidato popular, a pesar de que en realidad a los mítines se aglutinaran – en su mayoría- señoras entre 45 y 60 años y jóvenes de entre 14 y 17 años.
Antes del viernes negro de PeNa, no se había mostrado una voz de repudio general o de movilización -por alguna causa común- protagonizada por los jóvenes. Los jóvenes cuya presencia había sido manipulada por el PRI en las décadas anteriores, utilizando organismos estudiantiles y repartiendo canonjías a sus líderes; y controlando y desmovilizando las inquietudes y en el peor de los casos reprimiendo a la disidencia.
El intento poco inteligente y burdo, por parte de la cúpula priísta, para desprestigiar lo ocurrido en la Ibero; tuvo el efecto contrario. De nada sirvió el spot difundido al día siguiente donde PeNa quiso manipular lo ocurrido presentando a jóvenes que no eran de la Ibero.
El vídeo de los jóvenes Ibero y la respuesta solidaria de miles de mexican@s bajo el HT de #YoSoy132, acompañada de la movilización que reclama información real y oportuna, es un fuerte golpe para la campaña priísta, y lo es porque a pesar de las descalificaciones de algunos medios sobre la dimensión de las marcha, olvidan que la intención de la marcha del viernes pasado, es ejercer su libertad a la libre expresión y acabar con el cerco informativo.
La marcha del sábado, tiene una dimensión distinta, ya no era contra televisa sino contra su producto: Enrique PeNa. Ya no era para demostrarle a Televisa que estaban ahí, sino para repudiar la candidatura del hombre que representa el pasado corrupto; las practicas más atrasadas; la mentira como el quehacer político, la violencia como recurso primario.
La marcha “antiPeña” se constituye como un aviso fulminante: los jóvenes no queremos al PRI de regreso. La movilización es sumamente interesante porque se empiezan a aglutinar jóvenes que hace un mes no tenían contemplado ir a votar, y que ahora su prioridad parece detener al PRI.
Un movilización más se hace presente, esta el domingo y ahora no sólo en México sino en diferentes ciudades del mundo. En esta ocasión ya no contra un candidato, sino a favor de otro, concentraciones de mexicanos en diferentes puntos del orbe; concentraciones de mexicanos en las plazas de las ciudades más diversas, allí donde no se pensaba que habría un mexicano, manifestándose pero esta vez a favor de AMLO.
Para exigir un derecho, en contra de un candidato y a favor de otro, los jóvenes están de regreso, su presente y el futuro inmediato esta en sus manos y parece que no quieren dejar de lado decidir sobre él.
Bienvenida la movilización, la critica, el ejercicio de libertad; en hora buena, los jóvenes están de regreso y no vienen con el PRI.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem. Me encuentran en twitter como: @iusfilosofo

2 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Interesante reflexión con la cual estoy totalmente de acuerdo.

La ciudadanía está despertando, los jóvenes están poniendo el ejemplo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

@iusfilosofo el pri se habian maquillado bien y nadie creía que detrás de ese maquillaje estaba el viejo pri que nadie quiere de regreso.

Sumiko Sasaguri