martes, 12 de mayo de 2015

ELECCIONES Y ABSTENCIONISMO



Estamos a menos de un mes de la elección y el discurso que los partidos políticos tienen no terminan de convencer, ellos son –en parte- responsables de que los ciudadanos decidan o no participar en la jornada electoral del 7 de junio.  En este tiempo, hemos sido víctimas de los spots sin contenido, los del PRI que presumen “logros” de sus reformas estructurales, huecas, pobres y que lastiman a la mayoría.
Por otra parte están los spots del PAN, el PAN de Madero, esos que piden otra oportunidad, prometiendo que en esta ocasión no se alejarán de la gente y que son cercanos a los ciudadanos. Los spots del PRD-chuchista que presume logros en el DF como si fueran extensivos a todo el país; los falsos e hipócritas spots del PVEM, partido que debió haber perdido el registro, pero que lo mantiene gracias al silencio cómplice del INE y su presidente.
Están también los spots de Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo, Morena, Partido Humanista y los de Encuentro Social. Los primeros con mucho movimiento y convocatoria, los otros en la retórica de la soberanía, unos más teniendo como eje de su campaña la imagen de una persona, otro más desarticulados en su discurso y hasta los que recurren a los actores para intentar acercarse a los “no-políticos”.
Ante este escenario algunos grupos y personajes han convocado a no participar en la elección, a salir y anular el voto; otros más a poner su nombre, desde luego los más torpes a romper la boleta. Todos discursos de desesperanza, aderezados de rencor e ignorancia. Discursos que ingenuamente pretenden “dar una lección” a la clase política de este país, cuando en realidad lo que lograran con esta actitud, es fortalecer a la clase política que dirige este país desde Los Pinos.
Esos convocantes, hacen a un lado su responsabilidad cívica de informarse y buscar propuestas entre las 10 ofertas políticas que se disputan la elección; pare ellos es más cómodo llamar a no votar que invitar a escudriñar plataformas y exigir propuestas sobre temas específicos. Esa es una irresponsabilidad que en el fondo tendrá como resultado mantener al PRI y al PVEM con el control en la Cámara de Diputados.
No participar, anular el voto, destruir la boleta, es exactamente lo que los señores del neoliberalismo engominado esperan de la próxima elección; ciudadanos torpes, ignorantes, apáticos. Ciudadanos que maldicen a la política y a los políticos, pero que se constituyen en la base perfecta del statu quo que los empobrece, que los humilla, y que los mantendrá así por los sexenios de los sexenios si se les permite que lo hagan.
No participar, anular el voto, destruir la boleta, es el ejercicio más torpe de entender la responsabilidad cívica; en este país no hay garantías legales para que estas acciones tengan valor alguno. Al PRI y al PVEM les excita este tipo de convocatorias, ese desprecio omiso que les permite mantenerse en el poder. Ese odio callado que se mantiene inmutable ante las peores atrocidades que ocurren en la nación.
Debe quedar claro que la única forma de darle una lección a la clase política de Los Pinos, es fraccionando el poder absoluto que se les entrego en 2012. Mientras no haya revocación de mandato en este país, la única forma de limitarles el poder es quitarle el Congreso a Peña. Equilibrar las relaciones de poder y limitar sus abusos. Esa es la tarea del 7 de junio, de ahí que la convocatoria que he hecho desde hace meses sea #QuítaleElCongresoAPeña.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

3 comentarios:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor,

Una columna imprescindible en esta época electoral. De manera recurrente solemos encontrarnos a quien “piensa” que su abstencionismo, anular su voto o romper una boleta va a dar una lección a la clase política ¡nada más alejado de la realidad! Como lo he manifestado en mi #Nornilandia sólo pasarán a formar parte de una lamentable estadística, pero de ninguna manera cimbrarán al sistema.
Sigamos generando conciencia para desde la palestra ciudadana provocar un cambio. Me uno a tu llamado de #QuítaleElCongresoAPeña

Magnífico texto, un placer leer #Iusfilosofando

Larisa Peva dijo...

Estimado doctor, excelente columna. Una reflexión clara y profunda sobre las implicaciones de anular el voto o no votar, hecho que comparto; pues es ingenuo suponer, que el amañado sistema político existente en el país, desconozca como capitalizar tales circunstancias o escenarios. Por ello, (y como bien señala) es ejerciendo la responsabilidad ciudadana a través del voto que podrán establecerse las bases del cambio que tanta falta hace en este México herido.

En cuanto a quienes llaman a no votar o inutilizar su voto, padecen una extraña percepción de la realidad pues pretenden "ingerir el veneno y esperar que se muera el otro".

Muchas gracias por su labor la concientizante, reciba mi admiración y respeto.

CIRUXMAHA dijo...

Dr. Excelente aportacion, hagamos extensiva la informacion a gente que esta a estas alturas indecido e ignorante con la erronea idea de abstenerce a votar, Mexico nos necesita y tenemos que participar para el cambio. Un abrazo.