martes, 9 de junio de 2015

ESCENARIO COMPLICADO


Un escenario aún más complicado es el que enfrentaremos los mexicanos los próximos tres años, pues tras avanzar los resultados de la jornada electoral del pasado 7 de junio, nos encontramos que aunque el PRI fue desplazado en algunas ciudades, Estados y distritos, la alianza perversa con el PVEM –partido a quienes algunos llaman que es el PRI pero más barato- le permitirá seguir manteniendo el control en la Cámara de Diputados.
Según los resultados preliminares, la LXIII legislatura se integrará con la participación del 47% de los ciudadanos. Lo que logró que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) obtenga el 29.19% y mantenga el control en la Cámara. Quienes no mantienen sus preferencias, son las dos oposiciones más cercanas al PRI. El Partido Acción Nacional (PAN) logró 20.89% a diferencia del 2012 cuando obtuvo el 25%. En el caso del Partido de la Revolución Democrática (PRD), obtiene el 10.83% en contraste con 2012 cuando había obtenido 18.4%.
Los triunfadores de esta elección son, sin duda, MORENA partido que se la jugó con la imagen de AMLO, obtuvo 8.37%; y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), quien tras sus prácticas ilegales que vulneraron una y otra vez la competencia electoral y dejaron mal parado al INE, logró el 7.06%. En el caso de Movimiento Ciudadano, el efecto Alfaro en Jalisco le permite conseguir el 5.99% por ciento de la votación; Nueva Alianza queda con 3.74% y Encuentro Social, 3.30 por ciento.
Si sumamos el 29.19 del PRI, el 7.06 del PVEM, el 3.74 de Nueva Alianza y el 3.30 de Encuentro Social, observamos que habrá un 43.29% que estará a las órdenes del Ejecutivo, se mantendrá una Cámara de Diputados dispuesta a decir “A sus órdenes señor Presidente”.
Los anulistas quedaron en 4.88%, es decir, un millón 787 mil 976 sufragios. Porcentaje mayor al Partido del Trabajo (PT) que obtiene hasta el momento 2.87% y el Partido Humanista con 2.14%, estos dos últimos en riesgo de perder su registro.
Los promotores del anulismo no deberían estar muy contentos, pues aunque suman 10 millones 657 mil 389 de votos, el origen del voto nulo es muy diverso, y no precisamente responde a su llamado. Los anulistas se suman como actores derrotados al PAN, PRD, PT y PH, pero están peor porque son un grupo no organizado, sin identidad, liderazgo y capacidad de movilización.
Al PRI-PVEM, PAN y PRD, no les preocupa en lo más mínimo que los anulistas se hayan manifestado contra ellos en una elección organizada por ellos. Los partidos del Pacto por México, volverán a recetarnos sus reformas, pero ahora recargadas. Este es el escenario que viviremos, y aunque parezca irónico, la esperanza parece quedar en MORENA y Movimiento Ciudadano que juntos suman 14.36% de las preferencias, pero que solos serán pulverizados por una mayoría sorda, absurda y prepotente.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

2 comentarios:

Larisa Peva dijo...

Estimado Doctor, muy completo su análisis, expone claramente el panorama que le aguarda a México en los próximos 3 años. Como bien menciona, será un escenario complicado e incluso desalentador; pero, aunque el camino es largo y difícil, nos queda mucho por hacer como ciudadanos si deseamos rescatar este país...

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, un texto post-electoral altamente reflexivo; que debe llevar a replantear escenarios. No logramos quitar el Congreso a Peña; no obstante, el papel de las minorías legislativas y de determinados diputados federales que llegarán podrían hacer la diferencia.

Buen texto. Un placer leer #Iusfilosofando