martes, 10 de noviembre de 2015

AGUSTÍN BASAVE MARTÍNEZ ORTEGA



Fue el sábado 4 de octubre de 2014 cuando el Primer Pleno Ordinario del IX Consejo Nacional del PRD eligió a Carlos Navarrete como presidente de su Comité Ejecutivo Nacional; en dicha elección, obtuvo el 72.9% de la votación con 259 votos de los 357 sufragios; y le siguió Héctor Serrano, quien ocuparía el cargo de secretario general.
El triunfo ya estaba cantado, pues en la elección del 7 de septiembre, Nueva Izquierda logró tener más del 60% de los consejeros nacionales, y era un mero trámite el proceso del Consejo Nacional. En sus primeras declaraciones Navarrete aseguró que en los tres años que estaría al frente del PRD su meta sería mantener la unidad en el partido de cara a las elecciones federales de 2015, año en que se renovaría el Congreso.
No obstante, como todos atestiguamos, al PRD de Nueva Izquierda no le fue del todo bien, pues perdió los espacios que había conseguido y mantenido en elecciones anteriores y se disputó algunos más con MORENA, quien lo desplazó de espacios que estaban reservados a la izquierda.
Este fin de semana y poco después de un año como dirigente nacional, Carlos Navarrete tuvo que dar marcha atrás ante su fracasada dirigencia y resultados poco gratos para la corriente a la que pertenece; de ahí que “Los chuchos” hubieran permitido que se promoviera “un cambio” de dirigencia.
En la elección de este sábado y con 295 votos, el Sexto Pleno Extraordinario del Consejo Nacional eligió la fórmula Basave-Mojica por encima de las integradas por el Fernando Belaunzarán y Celso Pulido, y Onel Ortiz en compañía de Liliana Martínez.
Así, Agustín Francisco de Asís Basave Benítez -regiomontano de 57 años- expriista y apasionado colosista, se convirtió en el “salvador” del PRD, partido al que combatió en San Lázaro siendo diputado priísta en los momentos del salinato.
Álvaro Delgado rescata el argumento que Basave arguye a Carlos Navarrete, para que aceptara ser dirigente del PRD: “- ¿Por qué yo? –preguntó Basave. –Porque tú sí puedes mandar a la chingada al gobierno y a Manlio Fabio Beltrones.” Respondió Navarrete. Esta “ingenua” confesión, ilustra el nivel de compromiso que el PRD de los chuchos tiene con el gobierno en turno. La obstinada necesidad de poder de los chuchos y la incapacidad de generar cuadros dirigentes que ocupen espacios.
Basave Benítez el “salvador” del PRD, y quien presume tendrá manos libres como dirigente, está metido en un gran embrollo y ha iniciado a cavar su propia tumba; pues es claro que Baseve ni es salvador ni es independiente ¿Qué lo puede hacer independiente cuando los chuchos fueron sus promotores principales? ¿Cómo puede Basave dirigir al PRD cuando Beatriz Mojica– candidata perdedora a la gubernatura de un estado que gobernaba su partido- destacada integrante de la corriente que ha convertido al PRD en lo que es, será su secretaria general? ¿En serio Don Agustín cree que pude cambiar un cuadro sin pedirle permiso a Ortega Martínez?
Poco o muy poco puede rescatarse de un partido que fue corrompido por sus dirigentes y utilizado como franquicia política para saciar los deseos incontrolables de poder de los dirigentes reales de lo que hoy es el PRD. La historia de Don Agustín no terminará nada bien, sobre todo cuando descubra que es Agustín Basave Martínez Ortega, al tiempo.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, existen y pululan los personajes como el enunciado en tu columna, que estoy de acuerdo más rápido que inmediatamente cambiará sus apellidos.
Un placer leer tu Iusfilosofando.