martes, 31 de enero de 2017

AMENAZAS NACIONALES





Samuel Hernandez Apodaca
@iusfilosofo

Mientras nos entretenemos con las declaraciones de Donald Trump –el perturbado presidente de Estados Unidos que en junio cumplirá 70 años– estamos dejando de lado asuntos domésticos de gran importancia que afectan directamente nuestra seguridad y estabilidad económica y social.
Un dato relevante: a pesar de que en los últimos 18 años los gobiernos neoliberales del PRI y luego del PAN, hicieron campañas inmensas prometiéndonos ataque frontal y despiadado contra las desigualdad y la pobreza, de acuerdo con datos de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza en México hay 64 millones de habitantes en  pobreza, es decir 53% de la población, esto representa el mismo porcentaje que hace 25 años.
Es decir, de nada han servido los programas contra la pobreza que implementaron los gobiernos neoliberales y que utilizaron a los afectados, manipulando necesidades, administrando apoyos y usando como carne de cañón a los pobres para mantenerse en el poder.
Y mientras eso ocurre, estamos a días de un nuevo golpe a la economía familiar –los días 3 y 10 de febrero– por un gasolinazo más que parece inevitable pese a que el retador dirigente del PRI, Enrique Ochoa – moreliano de 44 años– pidió al señor de Los Pinos “encuentre todas las medidas técnicas y responsables para que no aumente el precio de los combustibles”.
Esto pese a que el alto burócrata y presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), –chico ITAM, donde estudio economía–Guillermo García Alcocer, señaló que el ajuste en el precio de las gasolinas de febrero es un factor necesario para detonar las inversiones en el sector.
Y la información la administran muy bien, pues de acuerdo con indicadores de Pemex en 2016 hubo una producción de 2.154 millones de barriles por día (bpd), 5 % menos que en 2015. Y sobre los datos de importación no son alentadores pues importó en promedio 505 mil barriles diarios de gasolina, un 18 % más en relación con los 427 mil barriles diarios de gasolina que compró en 2015.
Lo cierto es que todo parece indicar que los datos de preferencia electoral no le están favoreciendo al PRI, de cara a las próximas contiendas electorales que se avecinan, pues incluso el excalderonista José Antonio Meade, hoy titular de Hacienda con Peña, dejó abierta la posibilidad de “suavizar y minimizar” el impacto del incremento en los precios de las gasolinas.
Nuestras amenazas nacionales siguen vigentes, vale la pena no distraernos, aquí les comento el del incremento a la gasolina, veamos si la sensatez y sensibilidad cabe en la neoliberal burocracia de este país y enfrenta de manera inteligente el gasolinazo. Faltan pocos días.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

2 comentarios:

@BarbaraCabrera dijo...

Absolutamente de acuerdo contigo Doctor, es imprescindible hacer este tipo de llamados, no distraerse de las tropelías que están ocurriendo en este país.
El regreso de Virgilio Andrade, la tibiedad de actuación del aprendiz de canciller, las desatinadas políticas públicas, la imposición de reformas legales, la alta burocracia que una y otra vez insultan la inteligencia de los mexicanos.
En efecto, sin perder la visión global, no nos distraigamos de lo que está ocurriendo.

Gran texto. Lo comparto en mis redes.

Anónimo dijo...

Correcto Doctor, también debemos enfocarnos en lo que ocurre en el país y no solo dejarnos llevar por las noticias que se han concentrado en hablarnos de Trump. Muy buena columna.

Carlos