martes, 21 de octubre de 2014

DEFENDERSE DEL DEFENSOR


El 6 de junio de 1990 nació por decreto presidencial la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH); después, mediante reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 28 de enero de 1992, se adicionó el apartado B del artículo 102, elevando a la CNDH a rango constitucional. Con la reforma constitucional, publicada en el Diario Oficial de la Federación del 13 de septiembre de 1999, dicho Organismo Nacional se constituyó como una Institución con plena autonomía de gestión y presupuestaria.
El orden de quienes ocuparon dicho organismo fueron: Jorge Carpizo (Del 6 de junio de 1990 al 4 de enero de 1993); Jorge Madrazo (Del 14 de enero de 1993 al 26 de noviembre de 1996); Mireille Roccatti (Del 8 de enero de 1997 al 13 de noviembre de 1999); José Luis Soberanes Fernández (16 de noviembre de 1999 al 15 de noviembre de 2009); y Raúl Plascencia Villanueva (16 de noviembre de 2009 a la actualidad).
Raúl Plascencia Villanueva (Tijuanense de 49 años) termina su periodo en noviembre, y es un ejemplo de que la estancia en una oficina no da siempre buenos resultados. Desde 1999, Plascencia se desempeñó como Visitador General de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Estuvo cinco años al frente de la Segunda Visitaduría General y a partir de enero de 2005 de la Primera Visitaduría General. Desde el 16 de noviembre de 2009 ocupa la presidencia de la CNDH.
Plascencia, que llegó impulsado por la prima de Felipe Calderón -Mariana Gómez del Campo- es sin duda uno de los “ombudsman” más intrascendentes, polémicos, opacos y detestados. Ha usado su cargo para construirse figura y fortuna, parte de su presidencia la ha dedicado a inaugurar un busto, un auditorio y cátedras universitarias que llevan su propio nombre.
Pero cuando se necesita fijar postura sobre hechos relevantes y de clara vulneración a los derechos humanos calla, consulta, cabildea y después actúa suavemente. Un caso claro es el de Ayotzinapa. Plascencia se reúne con los hombres de poder y prioriza las fotografías en sociales a su trabajo como defensor. De ahí que haya una gran cantidad de organismos civiles que piden que se vaya e incluso algunos que han buscado acción judicial contra dicho personaje.
Por si fuera poco, además de ésta se suma la residencia de 795 metros cuadrados que estrenará en Jardines del Pedregal, -de acuerdo al diario Reforma- dicho inmueble tiene un valor de alrededor de 20 millones de pesos y fue adquirida por Adelita Deyanira Ortiz Kuri, esposa de Plascencia Villanueva en 5 millones 474 mil pesos en 2012.
Las cuentas no dan, Plascencia Villanueva tiene un sueldo mensual neto de 131 mil 736 pesos (de acuerdo al tabulador de la CNDH), y en cinco años la cantidad equivaldrían a un ingreso total de 7.9 millones de pesos, (sin contar bonos y otras prestaciones). Eso sin contar que no gastara un solo peso. ¿Cómo un defensor del pueblo puede tener esos excesos que son una burla para el país que vivimos? Parece que a Rafael Moreno Valle, el gobernador de Puebla, no le importa mucho y ha decidido pagar el favor de la reacción tardía por el caso del niño muerto a manos de la policía.
En el Senado, los impulsores son Javier Lozano Alarcón quien argumenta a favor de la reelección: “no le conviene a la institución, menos en estos momentos, debilitar a quien está conociendo dos de los asuntos más delicados de la historia moderna: Tlatlaya e Iguala”; a él se suman los otros calderonistas Roberto Gil Zuarth, Fernando Yunes y Mariana Gómez del Campo (madrina de la hija mayor de Raúl Plascencia y señalada por tener familiares y amigos trabajando en la CNDH).
Algo está mal cuando los ciudadanos tiene que defenderse del defensor de los derechos del pueblo. De nada sirve sostener que vivimos en democracia cuando los presidentes de estos organismos de defensa de derechos humanos conviven con el poder.
De esta forma, lo mejor que puede ocurrir en materia de derechos humanos en México es que Plascencia se vaya y de paso a una nueva presidencia que limpie la deteriorada imagen de la CHDN.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


2 comentarios:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor:
Buen texto reflexivo, con datos interesantes.
Un gusto leer Iusfilosofando.

CIRUXMAHA dijo...

Oh que cosas interesantes nos presenta Dr, y es muy lamentable lo que vivimos como mexicanos, pero desafortunadamente este es el tipo de gente que esta en organismos donde exprimiran hasta el ultimo centavo antes de que acabe su periodo al frente, aunque haye dolor y angustia en otras gentes inocentes que reclamen justicia