martes, 28 de octubre de 2014

LOS PEÑA BOYS





“Somos miles los mexicanos que no nos sentimos representados,
miles los mexicanos que queremos una democracia participativa,
miles de mexicanos que levantamos la voz y pedimos
ser tomados en cuenta en los
asuntos públicos (…)”

Elena Poniatowska

Algo están haciendo mal los Peña boys, fracasaron en su intento por negociar de forma directa con los jóvenes del IPN, por más que ofrecieron un pliego de respuestas, los politécnicos dijeron que las propuestas de solución al pliego petitorio era “incompleta e imprecisa”, además de “no estar fundamentada ni motivada”. Una derrota de Osorio Chong.
Paralelamente resurgió el tema del “avión presidencial” –un Boeing Dreamliner 787, que comenzará a funcionar a partir de septiembre de 2015- pequeño regalo que Calderón solicitó desde 2011 para Peña Nieto y que tendrá un costo total de 6,769.9 millones de pesos, pero que ya atrajo la atención de los ciudadanos interesados en el tema; su excusa, una bobada, culpar a Calderón de la compra, ¿Y las adecuaciones al avión? ¿Y el servicio de mantenimiento para una aeronave de estas características? Problemas para Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la defensa.
Apenas querían cerrar ese tema y explotó el caso Ayotzinapa. El control de daños que había iniciado en la Segob sobre este tema no fue suficiente y no puede serlo cuando se trata de la lamentable desaparición de los 43 estudiantes de una escuela normal rural de Guerrero; un Estado que históricamente ha salido respondón al gobierno federal, que no calla y que llega al límite.
Lo más actual sobre este tema, es que padres de familia y compañeros de los 43 estudiantes de la Normal “Raúl Isidro Burgos” rompieron con la Procuraduría General de la República (PGR) y exigieron que sea el propio Peña Nieto quien los reciba, cosa que podría ocurrir si el señor de Los Pinos desea tomar la iniciativa y recuperar unos puntos de su maltratada imagen. Pero sabe que recibirlos puede ser contraproducente y perder más puntos. Derrota de Jesús Murillo Karam.
Por si fuera poco el asunto económico tampoco está congraciado con Don Peña, pues la SHCP pronostica el precio del petróleo en 79 dólares para 2015, un precio inferior en tres dólares al estimado en la iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación enviada por Don Peña a la Cámara de Diputados el 5 de septiembre, y en dos dólares al precio estimado en la minuta aprobada por la Cámara de Diputados el pasado 16 de octubre pasado, una derrota de Luis Videgaray Caso.
Y mientras Ángel Heladio Aguirre Rivero –el guerrerense y expriista de 58 años- presenta su renuncia a cambio de impunidad; las revistas The Economist y The New Yorker sitúan a Peña Nieto en su realidad, esa que no se oculta con sus spots, ni con desplegados, y tampoco con entrevistas en programas rosa. Esa realidad que vemos los mexicanos todos los días y que los Peña boys no pueden controlar.
Insisto, algo están haciendo mal los Peña boys, que contrario a sus pronósticos, AMLO les llenó el zócalo el pasado fin de semana y eso los molesto tanto, que hicieron que sus operadores mediáticos reprodujeran “en todas sus plataformas”, la crítica de Camacho Quiroz y Jesús Zambrano contra Andrés Manuel.
El señor de Los Pinos se desinfla, y el control de daños no está funcionando del todo. Lo malo para él, es que en esta ocasión sus aliados de la “izquierda” –los chuchos- están involucrados directamente como protectores del prófugo presidente municipal de Iguala, responsable directo de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y de forma más directa el chucho más visible: Carlos Navarrete, es señalado como beneficiario directo del apoyo económico –para su campaña-  de José Luis Abarca.
El tema debe preocuparnos, un bostezo de Peña Nieto puede hacer que este país se vaya a la borda y los afectados seremos todos. Menos, desde luego los Peña boys que saldrán huyendo del país como lo han hecho en sexenios pasados.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.



2 comentarios:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, me pongo de pie y aplaudo su texto de esta semana. Los Peña Boys nos invaden y éste país se nos desmorona, es preciso redoblar esfuerzos.
¡Magnífico texto!
Un placer leerlo.

CIRUXMAHA dijo...

Dr. Muy acertado su comentario y para el gobierno de los Peñas si saldran ilesos del problema, pero mientras los demonios se soltaron y andan haciendo de las suyas, aunque tristemente, salga el piueblo bien raspado.