martes, 7 de octubre de 2014

TIEMPOS PERVERSOS




Como lo adelantaba hace algunas columnas, la consumación de la hegemonía de "los chuchos" en la dirigencia nacional del PRD y en la de muchos estados del país, es quizá la noticia político-electoral más relevante de estas semanas.
Lo es en sí misma, no por la elección que estuvo bajo la organización del Instituto Nacional Electoral, sino porque Nueva Izquierda, aliada con la corriente de Héctor Bautista han hecho hegemonía y dirigirán por los próximos 3 años a la tercera fuerza política del país, el PRD.
El nombramiento de Navarrete Ruiz, no fue del todo terso, sino producto del desaseo: compra de votos, acarreos, padrón rasurado, para decirlo en una palabra, la elección del PRD fue un "chuchinero".
Este fin de semana, aunque Nueva Izquierda logró imponerse con la alianza Navarrete-Bautista, también enfrentaron las inconformidades de las otras corrientes internas del PRD; no obstante, vale decir que estas corrientes que se inconformaron con la grosera aplanadora chuchista que se llevó mayoría del Consejo y secretarias del Comité Ejecutivo Nacional, lloran hoy como pamboleros lo que no supieron defender como militantes, ese es sin duda un elemento crítico que hay que poner a las quejas de las otras corrientes diferentes a Nueva Izquierda.
Lo cierto es que las afirmaciones que hicieron en tribuna estas corrientes, están llenas de realidad. Nueva Izquierda o "chuchos" como también se les conoce, son la expresión más pragmática y menos intelectual del PRD. Se les acusa de mercantilizar a la militancia del PRD, de ponerse a los servicios del mejor reflector, y lo peor y eso es más grave aún, de responder a los intereses de los gobiernos estatales del PRI, y un ejemplo muy claro de ello es el de Veracruz.
Punto y aparte es la relación que este grupo político ha llevado con el Señor de Los Pinos, personaje a quienes los chuchos defienden más que los propios priistas y quienes están más que orgullosos del Pacto por México que el propio Peña Nieto.
El discurso de posesión de Navarrete Ruiz –guanajuatense de 56 años-  agradeció a su compañero de corriente Jesús Zambrano que le haya entregado la estafeta – tal y como está planeado por Jesús Ortega- y en su intervención dijo a Zambrano:  "Cumpliste bien, cumpliste con tu partido".
Lo irónico es que el chucho menor- Jesús Zambrano- entrega a Navarrete un partido desgastado, sin credibilidad, desmoronado en su base, desligado de su militancia, alejado de la realidad social y comprometido con el Ejecutivo Federal.
Tiempos perversos vive el PRD y Navarrete Ruiz, debería de entender que un partido así no sirve, una oposición arrodillada y que defiende a quien fue su adversario en una polémica elección, no tiene razón de ser. El PRD de los chuchos, es una oposición deslactosada, proclive al discurso adulador y que justifica su pactismo de facto.
Ese es un partido que México no necesita, pues solo representa los intereses de una burocracia que vive de los recursos públicos. Tiempos perversos vive sin duda el PRD, que enfrentará en la próxima elección federal a un adversario emergente y que buscará desplazarlo del espectro político de la tercera posición, me refiero a MORENA. Pero ese es tema de otra columna. Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


3 comentarios:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, un análisis muy interesante el que nos presenta en esta Iusfilosofando, los chuchos siguen cooptando un partido que ya de por sí tiene complicaciones para lograr consolidarse en la vida política nacional.
Gracias por compartir, un placer leerlo.

Anónimo dijo...

Con eso de los "más pragmáticos y menos intelectuales"... No podía parar de reír... Y sí, el prd es el retoño del ferrocarril.

@Ettpop

Anónimo dijo...

Doctor:

Muy buena columna, los peores momentos del PRD han sido los que ha vivido con las dirigencias de los Chuchos, que mal por ese partido que ya no será la esperanza de México.

Gracias por compartirnos sus columnas.

Karla