martes, 15 de marzo de 2016

EL IMPOPULAR SEÑOR PEÑA

@iusfilosofo

De acuerdo con las encuestas telefónicas de BGC-Ulises Beltrán, cuando Enrique Peña inició su sexenio en diciembre de 2012, el 43% de la población estaba de acuerdo con la manera de gobernar, mientras que el 18% estaban en desacuerdo. En aquellos momentos todo era felicidad, a pesar de los señalamientos de manipulación de la elección.
Un año después -y a pesar de las reformas aprobadas- sólo 39% de los mexicanos estaba de acuerdo con el desempeño de Peña; mientras que el 58%, en desacuerdo. El origen: el mal desempeño de la economía, entrada en vigor de la Reforma Fiscal, los casos de Tlatlaya e Iguala, así como el caso Higa-San Román.
En la encuesta de viviendas de Consulta-Mitofsky, levantada en febrero de 2014, encuentra su tercera disminución trimestral: 48% de los ciudadanos se manifiesta de acuerdo con su gestión y 51% en desacuerdo. Los datos eran parecidos a los de El Universal-Buendía & Laredo que arrojaban un 45% de aprobación y 46% de rechazo.
Esta última encuestadora aporta datos de estudio levantados en noviembre del año pasado (2015). En esos resultados, el 42% de los encuestados aprobaban a Peña contra 51% que lo rechazaba. Los resultados más recientes lo fulminan, 32% lo aprueba y 56 %, lo rechaza. Y lo fulminan porque sin duda los datos reales son peores; el repudio por una administración ineficaz, crece.
La violencia en el país no se detiene, la inseguridad es el aderezo de la vida cotidiana para los ciudadanos. La economía familiar es vulnerable, el desempleo no tiene fin, los derechos humanos se vulneran sin control; las reformas siguen sin ayudarle a Peña pero a él y a su grupo no parece importarle, pues el próximo mes se ira a Berlín y luego a Holanda y Dinamarca. ¿Qué maravillas hará por allá? Recordemos que en enero visitó Medio Oriente y otorgó una condecoración al rey saudí, ese que aprobó 158 ejecuciones en un año.
A Peña ni la recaptura de Joaquín “El Chapo Guzmán” ni la visita de Jorge Mario Bergoglio, lo salvaron. La pregunta es ¿El rechazo popular a Peña tendrá repercusiones en las 12 gubernaturas que se disputarán en junio, entre ellas la de Veracruz? Álvaro Delgado apunta bien cuando señala: “pareciera que los mexicanos son bipolares: repudian a los funcionarios del gobierno en funciones, pero quieren que otro de esos ineptos los gobierne.” Eso al referirse a que es Osorio Chong quien de los priistas tiene una presencia importante como posible candidato del PRI para la elección de 2018.
Busquemos la consecuencia, seamos capaces de cambiar nuestra realidad, demostremos en las urnas el desprecio que se manifiesta en la opinión publica, en redes sociales y en comentarios de café. En Junio, 12 estados tendrán la posibilidad de hacerlo, ¿se atreverán a manifestar su rechazo al impopular señor Peña? O ¿Preferirán que los demás hagan la tarea que les corresponde? Hago votos porque esta última opción solo sea una hipótesis.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem

1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

En efecto Doctor, sigamos generando conciencia para que las tropelías del señor EPN -que lo han conducido a crecer en los índices de impopularidad- no se olviden y se reflejen en las elecciones que están por darse y las del 2018.
Magnífico texto. Un gusto leer #Iusfilosofando