martes, 3 de mayo de 2016

GUADALAJARA: CONTAMINACIÓN Y NEGLIGENCIA

@iusfilosofo

Todos los días somos víctimas de ella, está a la vista de todos, pero muy pocos la comentan, se percibe en el ambiente, se siente en la piel, los ojos y las vías respiratorias. Hay datos sobre los fallecidos por su causa, muertes que deben de alarmarnos a todos, porque no es una situación normal, porque no es correcto permitir que siga ocurriendo, sin que nadie haga nada para combatirla, me refiero a la contaminación vehicular.
De acuerdo con un análisis nacional elaborado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), Guadalajara es la segunda ciudad más contaminada del país. Otros datos revelan que “la perla tapatía” concentra el 57.2% de dióxido de nitrógeno (NO2) por metro cubico, por encima de la ciudad de México que concentra el 54.2%.
Lo grave, -de acuerdo con el Clean Air Institute (CAI)- es que el dióxido de nitrógeno (NO2) es un gas que, en altas concentraciones, puede irritar las vías aéreas de los pulmones, empeorando los síntomas de aquellas personas que sufren enfermedades pulmonares. Las fuentes de emisión son: autos, calderas industriales y de las plantas de generación de energía; manufactura de vidrio y refinerías de petróleo. Fuentes naturales o biogénicas incluyen relámpagos, incendios forestales, incendios de pastizales, árboles, arbustos, grasas y levaduras.
Este mismo instituto –CAI- revela que Guadalajara concentra 69.3 microgramos por metro cúbico de ozono anuales, lo que afecta adversamente el sistema respiratorio aún a niveles relativamente bajos. Datos oficiales revelan que unas 700 personas que viven en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) sufren una muerte prematura por exposición a esta mala calidad del aire.
Las razones son claras en Guadalajara, más de 80% de los autos circulan sin verificar, la ciudad tiene un parque vehicular avejentado,  pues 53% por ciento de los vehículos en la ZMG tiene más de 14 años, y no tiene convertidor catalítico.
Este mes arrancamos mal en Guadalajara, la calidad del aire en dos estaciones del Sistema de Monitoreo Atmosférico de Jalisco reportó mala calidad del aire con 90 y 107 puntos Imeca. Debe saberse que una precontingencia atmosférica se activa cuando se registra un valor Imeca superior a 120 en una estación por más de dos horas consecutivas; y se desactiva cuando se registran valores Imecas por debajo de 110 por dos horas consecutivas.
El tema es grave y no basta que la secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, Magdalena Ruíz Mejía, reconozca deficiencias de las unidades de monitoreo. Pues de acuerdo con el director del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM), Hermes Ulises Ramírez Sánchez, en una investigación que abarco de 2005 a 2010, el número de citas por infección respiratoria aguda de 2000 a 2005 "legó a una media de 270 mil” y hasta 2010 “se mantuvo una tendencia aproximada de 300 mil consultas".
Lo claro es que la autoridad no tiene la minúscula idea de cuál es su responsabilidad, el secretario de movilidad – que debería ser secretario de tránsito por sus limitadas acciones- Servando Sepúlveda, se concentra en multar vehículos polarizados y deja de lado la tarea de detener a los vehículos automotores con emisiones visiblemente contaminantes “así como aquellos que no hayan cumplido con los programas de afinación controlada establecidos” (artículo 41 fracción VII de la Ley de movilidad).
Un secretario gris, que en los nueve meses que lleva como titular, la única política que ha implementado es ir de compras a las plazas más caras de la ciudad, es el mismo personaje misógino que hace unos 25 años, -según recuerda el columnista Pérez Castillo-cuando fue jefe del Departamento de tránsito, ordenó retirar de la calle a las pocas policías viales con las que contaba la corporación, porque en su opinión ese trabajo “no era para mujeres”.
Sepúlveda siempre ha sido “el sustituto”, el personaje guardado en el cajón. La historia lo recuerda como en septiembre de 1991 cuando suplió al general Francisco Javier Velarde Quintero en la Jefatura del Departamento de Tránsito del Estado, por instrucciones del efímero gobernador Guillermo Cosío Vidaurri. Lo mismo ocurrió el año pasado, el 27 de julio de 2015 cuando sustituyó a Mauricio Gudiño Coronado, por instrucciones de Aristóteles Sandoval.
Parece ser que el señor Servando sigue siendo el mismo que hace 25 años, solo engrosa su billetera, su cargo y responsabilidades es lo que menos le importa. Por eso en estos días he publicado una encuesta en Twitter, a la cual invito a que participen la pregunta es sencilla: ¿porque @movilidadjal no hace nada para frenar vehículos contaminantes y chatarras? Pasa a mi cuenta de Twitter participa y divulga (https://twitter.com/iusfilosofo).
Difícil escenario para las generaciones presentes y futuras de Guadalajara y su zona metropolitana ¿Será que ya es tiempo de que el señor Servando se vaya?

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, sin duda estamos ante una autoridad que hace mutis porque no racionaliza, porque no sabe, porque es corrupta, porque esta vendida; porque sus mismos agentes utilizan carros-chatarra particulares altamente contaminantes; justo hoy por la mañana me toco ver a un agente de movilidad que -dejando encendido el vehículo oficial-, fue a “acicalar” su laminón poniéndole cinta canela a un plástico que emulaba un cristal trasero.
Demos amplia divulgación a tu magnífico texto, para actuar en consecuencia.
PD. Ya vote en tu encuesta en Twitter.
Un placer leer Iusfilosofando.