martes, 18 de octubre de 2016

TRES ESCENAS DE DUARTE


@iusfilosofo

A estas alturas de la historia, de nada nos sirve a la sociedad mexicana y a los veracruzanos saber que un juez de distrito –presuntamente- giró una orden de aprehensión contra Javier Duarte, la causa: por operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada. Y esto es porque a estas alturas de la historia, no se conoce el paradero del susodicho.
Ahora bien, si seguimos pensando que lo que se busca es castigar al admirador de Francisco Franco, por todos los destrozos que hizo en Veracruz, estamos equivocados, pues el supuesto que actualiza la hipótesis para que se haya librado una orden de aprensión contra Duarte de Ochoa, es por operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.
Una semana después de que el cordobés anunciara en televisión que pediría licencia a su cargo para preparar su defensa y a pocas horas de que el gobernador electo anunciara que habría huido en un helicóptero, la conductora estelar de televisa Denise Maerker “confirmó” que los delitos que se le imputan –ojo con esto- son los mismos por los que pescaron a Elba Esther: delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.
Nada movió a la autoridad federal para que interviniera en Veracruz, no lo hicieron las desapariciones de ciudadanos, el asesinato de periodistas, el control desmedido de los grupos sociales de choque para defender a “su gobernador”, el abuso de poder de toda la pandilla de Duarte, el enriquecimiento de las hordas del “nuevo PRI” veracruzano, el gran endeudamiento a la Universidad Veracruzana, el robo a burócratas vía nómina de un pago que el gobierno nunca dio a tiendas departamentales; quizá lo que empujo un poco las investigaciones fue el reportaje de Animal Político sobre “Las empresas fantasma de Veracruz”.
Si Javier Duarte es detenido y sometido a proceso por la justicia federal, habrá sido para administrar los daños que su detención pueda traer a la administración federal de “El Señor de Los Pinos”. Por eso anunciar, darle tiempo y huir, son las tres escenas que vimos en una semana y que representan complicidad con el poder e impunidad.
Anunciar, darle tiempo y huir, son las tres escenas que montaron el espectáculo de protección a Duarte de Ochoa, anunció que pediría licencia, estuvo todo el programa de Loret, salió tranquilamente de televisa y se trasladó sin problema a su residencia en Veracruz. Allí se reunió con sus abogados, preparo su defensa –o estrategia de huída- y así sin más desapareció.
Estas fueron las tres escenas de Javier Duarte en una semana, veamos ahora que ocurrirá en Veracruz, pues en próximos días llega la nueva legislatura estatal y después, la toma de posesión del nuevo gobierno. Pero el papel de los ciudadanos tendrá que ser el mismo: alzar la voz y señalar, organizarse y actuar, Veracruz sabe hacerlo.


Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

2 comentarios:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, muy buen texto el que nos compartes en esta Iusfilosofando. El duartismo ha destrozado Veracruz, es inadmisible que casos como este se sigan propagando sin que los ciudadanos hagamos algo. Si nada ha cimbrado lo suficiente, esto debería ser el parte aguas. Un gusto leer tu columna, la comparto en mis redes.

Anónimo dijo...

Excelente opinión Doctor, los veracruzanos estamos muy lastimados por estos gobiernos que ha abusado del poder.

Carmen