lunes, 7 de noviembre de 2011

EL FANTASMA DE LA REELECCIÓN (4)



Jamás se había visto un documento político y jurídico, como el dictamen de las decisiones del Senado, tan pobre, tan oscuro, tan débil, tan cobarde y tan mal redactado
Vicente Lombardo Toledano, en su discurso sobre la negativa a la reelección legislativa

En las entregas anteriores (1) y (2) el ejercicio consistió en presentar sólo el texto constitucional de la época; en la (3) el origen del veto al tema de la reelección legislativa de Elías Calles. Presento ahora las circunstancias tras no reelección legislativa y el intento de volver a incluirla en el marco constitucional en 1964. Pasemos al contenido.
Desde sus inicios, el PNR con el fin de anexar e incorporar a grupos que se encontraban fuera del partido y para ejercer así un mayor control sobre ellos identifico a grupos y actores potencialmente competitivos a los cuales había que tener bajo control. Dentro de esta estrategia, la función de la no-reelección era garantizar al presidente de la republica la posibilidad de otorgar puestos de elección popular -por una parte- y vetar las aspiraciones camerales a los disidentes- por otra-. Pero no hay que dejar pasar que otra de ellas fue la posibilidad tener algo que ofrecerle a los recién incorporados “al partido”.
Dejar abierta la reelección consecutiva de legisladores, no sólo habría permitido que los dirigentes regionales mantuvieran su fuerza política sino que dejaba pocos espacios para ser distribuidos entre los nuevos cuadros del PNR. Así, la no-reelección jugó una importante función, acentuar la dependencia de los representantes regionales respecto al líder de partido; pues este tenía el poder de mutilar el futuro de sus carreras políticas.
De esta forma la meritocracia se consolidó como la forma más segura de ascenso político, hacer política se convirtió desde ese momento en rendir culto al líder; por eso el discurso de la no-reelección legislativa funciono; por ello se reforzó la disciplina de los miembros de “el partido” y facilitó el manejo vertical y centralizado del poder político. Lamentablemente los antecedentes de reelección legislativa inmediata que México había tenido en el pasado y que habían funcionado quedaron sepultados, la subordinación de ocupantes de puestos de elección popular a la voluntad del líder, borró la carrera legislativa, y la no-reelección consecutiva, fue su mejor instrumento.
Como podemos observar, la consecuencia inmediata de la reforma constitucional de 1933, fue el debilitamiento del Poder Legislativo en favor de una consolidación del Poder Ejecutivo; de un presidente todo poderoso al que se le rendirá culto; se ele protegerá y defenderá de todo ataque.
Las consecuencias mediatas de la reforma de 1933 fue la desprofesionalización de los cuerpos legislativos, el debilitamiento interno, el sometimiento de los legisladores, convirtiéndolos en instrumentos de la política y capricho del presidente en turno.
Fue hasta 1964, cuando se planteó por primera vez la idea de volver al principio de reelección con respecto a los diputados federales. La propuesta fue planteada por Vicente Lombardo Toledano entonces líder del Partido Popular Socialista, en la propuesta para reformar el artículo 59 Constitucional, se expresaba que el objetivo de reelegir a los legisladores tenía cuatro finalidades: a) el fortalecimiento político de la Cámara de Diputados; b) el logro de bases más sólidas para el equilibrio de los tres poderes de la Unión; c) el mejoramiento de los cuadros legislativos; y d) una eficaz coordinación ante ambas Cámaras del Congreso. (Salvador Reyes, “la reelección parlamentaria”: Quórum: 1996)
Como se explicaba en la propuesta, la imposibilidad de reelegir a esos miembros del Legislativo impedía la profesionalización de los integrantes. Dice Manuel Ferre que aunque la iniciativa fue considerada "contraria a la técnica legislativa", la Cámara de Diputados votó en favor de "que los diputados puedan ser elegidos en dos periodos sucesivos, pero no para un tercero inmediato, sin que ello signifique que transcurrido el tercero, puedan volver a ser electos".
La reforma establecía:

Artículo 59. Los senadores no podrán ser reelectos para un periodo inmediato. Los Diputados al Congreso de la Unión no podrán ser electos para un tercer periodo consecutivo.
Los Senadores y Diputados suplentes podrán ser electos, con el carácter de propietarios, siempre que no hubiesen estado en ejercicio; pero los senadores y diputados propietarios no podrán ser electos con el carácter de suplentes. Estas normas se aplicaran con forme a lo dispuesto en el párrafo primero de este artículo.

José Pablo Camargo reflexiona entorno a la iniciativa y sostiene: “si se establece para un periodo solamente la reelección de diputados, debería, en consecuencia, ampliarse dicha reelección para senadores”. (Pedro Pablo Camargo: Reelección presidencial y reelección parlamentaria en América y México: México: 1965)
No obstante, el Senado rechazó la iniciativa de la colegisladora, y prefirió que el artículo 59 permaneciera invariable, por lo que el proyecto fue devuelto a la Cámara de Diputados porque se consideró que el Senado era un obstáculo insuperable para aprobar la iniciativa. (Salvador Reyes, op. cit.)
La respuesta del Senado giro entorno a los argumentos siguientes:

El fortalecimiento deseado iría en aumento con relación a la reciente reforma electoral que permite el acceso a los Diputados plurinominales. Con relación al logro de bases sólidas para el equilibrio de los poderes, respondían que las bases de equilibrio de poderes en nuestro país son suficientemente sólidas y estables. Y finalmente en cuanto al tercer punto se mencionó que el mejoramiento de los cuadros legislativos se logra a lo largo de la militancia política y por último, en el cuarto, esta relación depende de normas constitucionales y reglamentarias. (Ídem)

El problema que tuvo que enfrentar la propuesta plantada por Lombardo Toledano, fue la disputa por los espacios de poder entre los actores políticos locales del PRI, que formados a la vieja usanza, consideraban a la meritocracia como su forma de ascenso político.
Lombardo Toledano al argumentar su iniciativa exponía:

(…) la reelección de los diputados no solo es el complemento de la integración de la Cámara de Diputados por diferentes partidos políticos. Estimamos que, además la reelección de los diputados va a permitir la herencia, legislatura por legislatura, no del arte de constituir ni de formular proyectos de ley, sino la herencia más valiosa que es la continuidad de la orientación revolucionaria. (Vicente Lombardo Toledano: 27 de diciembre de 1964)

Sin embargo, considero que más allá de la retórica, “la herencia, legislatura por legislatura,” como afirma Lombardo Toledano debe ser el instrumento que permita la profesionalización de los legisladores y que en consecuencia los beneficios sociales se vean reflejados en las leyes que fortalezcan el bienestar social.
Hubo intentos posteriores por tratar el tema de la reelección legislativa, después de que el PRI perdió la hegemonía en la Cámara de Diputados en 1997, las iniciativas presentadas se dieron en 1998, 2003, 2004, 2005, 2006 y después, hasta 2011. Pero de esta última me referiré en otra ocasión. Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

6 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:
Como investigadora parlamentaria, estoy contenta con sus diferentes entregas sobre el fantasma de la reelección.

Excelentes datos para generar el análisis de estas temáticas tan apasionantes. Estaré atenta a la próxima entrega.

Un abrazo y mejor inicio de semana.

Anónimo dijo...

No había tenido oportunidad de leer su aportaciones, me gustaron sus entregas ahora las he leído todas, la verdad ayudan mucho a que haya mencionado como se encontraba este tema en las constituciones de nuestro país.
Gracias maestro tratare de leerlo mas constantemente

Karla

BENITO JUÁREZ - QUETZALCOATL dijo...

La reelección, un tema muy serio, delicado, demos pueblo cratos poder, poder del pueblo, democracia... poder... facultad o estar en condiciones de realizar tal o más cual actividad... poder, de que pude... (puedo prepararme unos huevos estrellados) he elegido, he optado por eso o por aquello porque me conviene,,, y no hay nadie que me diga que tengo que hacer... quizá conozca las consecuencias, quizá ; puede que erróneamente elija un restaurante donde me preparen unos chilaquiles descompuestos... es decir como que este tema tiene un poco que ver con las teorías penales del finalismo.... de conocer y querer el resultado,,, no estamos precisamente eligiendo un método para cometer un delito... sino se trata de elegir que tiene que realizar las conductas que están en la Constitución y en las leyes... y desde luego, obvio en beneficio del pueblo... y de acuerdo al 39 de la constitución... la pregunta es ¿el pueblo realmente ha estado eligiendo a sus gobernantes desde 1917,, con o sin reelección?...

BENITO JUÁREZ - QUETZALCOATL dijo...

(corrección)...sino se trata de elegir a quien tiene que realizar las conductas que están en la Constitución y en las leyes... y desde luego, obvio en beneficio del pueblo... y de acuerdo al 39 de la constitución... la pregunta es ¿el pueblo realmente ha estado eligiendo a sus gobernantes desde 1917,, con o sin reelección?...

BENITO JUÁREZ - QUETZALCOATL dijo...

tiene muchos aspectos este tema de la reelección,,, un cuestión de historia , política, ideología...etc.
finalmente somos todos unos perfectos animales.... (incluso más animales q los mismos animales,,, algunas especies por el mismo hombre ya ni existen)... Hobbes el hombre lobo del hombre... nos damos todos contra todos, sálvese quien pueda, o el más grande se come al chico, sino es que al revés si a caso se descuida el grande. ¿y que tiene q ver esto con las elecciones o cocretamente con el tema de la reelecció? cómo es que un ridiculo 1% puede controlar y mantener a raya a un 99%?....

BENITO JUÁREZ - QUETZALCOATL dijo...

se puede estar o no a favor de la reelección... jajajaja a hora si que depende de,,, pensemos, meditemos,,, ¿reelección en manos de las sabandijas que actualmente conforman las instituciones?,,,(claro salvo muy escasas y honrosas excepciones) ¿realmente el voto secreto es efectivo, con reelección o no reelección?...