lunes, 21 de noviembre de 2011

HÉROES DE PAPEL



El derecho de rebelión es sagrado porque su ejercicio es indispensable para romper los obstáculos que se oponen al derecho de vivir. (...) La rebeldía es la vida; la sumisión es la muerte. 
Ricardo Flores Magón


Ayer asistimos al acto de conmemoración en torno al inicio del movimiento de lucha revolucionario en su 101 aniversario. Ahí el sr. Felipe Calderón habló de la necesidad que el país tiene de verdaderos demócratas y sostuvo “que sigan defendiendo la libertad y la efectividad del voto. Que participen en las contiendas electorales con pleno respeto a las reglas y a las instituciones democráticas”.
Pero al igual que en años anteriores, el panismo ha desgastados sus discursos para ensalzar la persona del espiritista Francisco I. Madero -que ocupó la presidencia de 1911 a 1913- para justificar su concepción de país.
Los reconocimientos a Madero son la bandera de la visión de país que tenía Madero González en 1900 y de la cual quieren compartirnos quienes hoy ocupan Los Pinos. Un país en calma, tranquilo, en paz. Veamos pues al héroe de papel que se reconoció ayer.
En las luchas previas a la Revolución Mexicana, mientras Madero González a los casi 30 años iniciaba formalmente sus estudios espiritistas, tras estar en París donde le había sido revelado su misión: ser médium escribiente.  Ricardo Flores Magón, a los 29 años -oaxaqueño nacido en San Antonio Eloxochtián, el 16 de Septiembre de 1873- asistía al Primer Congreso de Clubes Liberales, en San Luis Potosí (1902) para posteriormente fundar el Hijo del Ahuizote, junto con Gabriel Cabrera.
Mientras Madero González fundaba y presidia la Sociedad de Estudios Psíquicos de San Pedro;  Flores Magón fundaba la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano (1905).
A diferencia de Madero González -de familia de hacendados- que tenía una visión diferente de la realidad mexicana; Ricardo Flores Magón se siente identificado con el pueblo no sólo porque hacia él dirige su lucha, sino porque forma parte del mismo. Así lo dice:
Somos la plebe; pero no la plebe de los faraones, mustia y doliente, ni la plebe de los cesares abyecta y servil; ni la plebe que bate palmas al paso de Porfirio Díaz. Somos la plebe rebelde al yugo; somos la plebe del espartaco, la plebe que con Munzer proclama la igualdad, la plebe que con Camilo Desmoulins aplasta la Bastilla, la plebe con que Hidalgo incendia Granitas, somos la plebe con que Juárez sostiene la Reforma. (“Vamos hacia la vida” en Revolución, julio de 1907)

Su lucha por la libertad no se detiene ante nada y lo demuestra cuando afirma: “¡Sumisión! Es el grito de los viles; ¡rebeldía! Es grito de los hombres. Luzbel, rebelde, es más libre que el esbirro de Gabriel, sumiso”. (Ídem) Su posición anticlerical no tiene interpretaciones de tibieza. Su crítica para con un Estado clerical que avalaba las acciones de barbarie de Díaz, fue otra de las características de su lucha. De su posición frente al Clero señala:

Los timoratos y los serios de hoy, que adoran a Cristo, fueron los mismos que ayer lo condenaron y lo crucificaron por rebelde. Los que hoy levantan estatuas a los hombres de genio, fueron los que ayer los persiguieron, los cargaron de cadenas y los echaron a la hoguera, los que torturaron a Galileo y le exigieron su retractación, hoy lo glorifican, los que quemaron vivo a Giordano Bruno, hoy lo admiran; las manos que tiraron de la cuerda que horco a John Brown, el generoso defensor de los negros, fueron las mismas que más tarde rompieron las cadenas de la esclavitud por la guerra de secesión; los que ayer condenaron, excomulgaron y degradaron a Hidalgo, hoy lo veneran, las manos temblorosas que llevaron la cicuta a los labios de Sócrates escriben hoy llorosas apologías de ese titán del pensamiento”.(ídem)

Sus diferencias con Madero respecto del método de lucha se manifiestan de igual manera y se hacen públicas a través de los comunicados que él hacía llegar a sus correligionarios. Iniciada ya la Revolución, Ricardo señala:

La Revolución ha llegado al punto en que forzosamente tiene que seguir cualquiera de estos dos cursos: o degenerar en un movimiento simplemente político, en el que encontraran garantías solamente los jefes de ellas y la clase rica, quedando la clase pobre en la misma o peor condición que antes, o, por el contrario seguir su marcha avasalladora convirtiéndose por completo en una verdadera revolución económica, por la cual lucha el Partido Liberal Mexicano.
(...) Si ocurre lo primero, esto es, si la revolución degenerase en un simple movimiento político que sentase en la silla presidencial a Madero (...) la clase pobre habría dado una vez más su sangre generosa para seguir en la esclavitud política y económica. (...) Es necesario, pues, abrir los ojos mexicanos, no nos conformemos con que Madero vaya a sentarse en el sillón presidencial, porque ningún gobierno podrá decretar la felicidad. La felicidad se consigue obteniendo la libertad económica (...) (ídem)

Y más adelante con su letra siempre clara y fulminante, que no da lugar a confusión e interpretación alguna. Señala:

Francisco I. Madero y Porfirio Díaz acaban de celebrar un tratado de paz. El telégrafo y correo están siendo empleados para pedir a los jefes insurrectos que se suspendan las hostilidades con el objeto de que se hagan nuevas elecciones (...) Está ya anunciado que las fuerzas federales y las fuerzas maderistas perseguirían a los revolucionarios que no se conformen con que este movimiento termine con la farsa de una nueva elección. (...)Los desarmes que sufrieron las fuerzas de Silva y Analís por Madero en persona, están frescos en nuestra memoria. (...) En estos momentos los grandes banqueros norteamericanos, así como Díaz y Madero, podrían hacernos millonarios con sólo que abandonásemos la sagrada causa de los trabajadores. Con tal de que nos alejásemos de esta lucha, Wall Street y los vampiros norteamericanos nos pueden dar millones para establecer grandes negociaciones en México (...)
(“Comunicado de la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano a los maderistas y a los mexicanos en general” Regeneración, 27 de mayo de 1911)

Quizá por ello, Flores Magón sostiene respecto de Madero González: “(...) derramar sangre para llevar al poder a otro bandido que oprima al pueblo,  es un crimen; y eso será lo que suceda si toman las armas sin más objeto que  derribar a Díaz para poner en su lugar a un nuevo gobernante”.
Así como ocurrió ayer, el gobierno en turno sigue construyendo y manteniendo héroes de papel como Madero González, que sirvan a su visión de país y como abono a la defensa del status quo. Por lo pronto, bien vale la pena militar en el Magonismo, ahora que se necesitan tantas ganas de inspirarse para cambiar nuestra pobre realidad.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

3 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Interesantes datos nos proporciona en la Columna Iusfilosofando de este día.

Me sumo al llamado al Magonismo para cambiar el rumbo de este México lindo y herido.

Excelente texto.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias Ius por refrescarnos la memoria sobre los verdaderos revolucionarios de México. Enhorabuena.

Roberto A. Guiochín dijo...

Con razón a Flores Magón lo nombran apenas como una anécdota periférica de la revolución cuando el con esos escritos tan vigentes sigue siendo un activo revolucionario. Hay que leerle y conocerle más. Me adhiero al magonismo militante también. Un abrazo, Samuel.