viernes, 2 de diciembre de 2011

FELIPE, EL QUINTO MALO



El tiempo saca a luz todo lo que está oculto y encubre y esconde lo que ahora brilla con el más grande esplendor.
Quinto Horacio Flaco

Según el folclore mexicano, hemos aprendido que no hay quinto malo, pero la verdad es que el Sr. Felipe Calderón nos ha demostrado lo contrario; él mismo se ha encargado de hacer un balance de su gestión. Veamos que dijo en su discurso ayer en Ocampo de Durango:
“Nos ha tocado vivir la peor crisis económica mundial que le haya tocado vivir a una generación. Es la primera vez que no tenemos una crisis económica que haya nacido aquí. La última hasta nombre le puso México, se acuerdan, le llamaron la crisis del tequila, porque había empezado en México.”
“Y luego qué nos pasó. Vino el virus de la influenza. Cuándo se ha visto que salga un virus nuevo que no se conocía en el mundo. Aquí, precisamente, en México, para colmo, en la ciudad más poblada del mundo, que es la Ciudad de México. Luego, ahora, la peor sequía. Un poco son como las plagas de Israel, las plagas de Egipto”.
Y creo, amigas y amigos, que lo importante es no arriesgarse. Lo importante es no arriesgarse, Dios sabe por qué hace las cosas y, también, Dios sabe por qué nos llama a cada una o a cada uno de nosotros a enfrentar determinadas circunstancias.
¿Que quiso transmitir a los asistentes al acto de ayer el sr. Calderón? Que le ha ido muy bien o de plano que vivimos en un país desgraciado y poblado de malditos. Su referencia a “las plagas de Israel, las plagas de Egipto” tiene una connotación religiosa que sorprende.
A don Felipe, el quinto no le ha salido bien, muy al contrario ha sido malo. Quizá por ello se le olvido compartir que hasta enero de 2010, había 2 millones 761 mil 360 personas estaban desempleadas en México, es decir, la desocupación en México se incrementó 79 por ciento, comparada con la cifra que tuvo en diciembre de 2006. Según el analista económico de El Colef, Alejandro Díaz Bautista.
El autodenominado presidente del empleo, omitió decir, que los trabajadores que encontraron en el subempleo una oportunidad de un ingreso son los de mayor preparación académica y que representan el 58.1% de las personas ocupadas.
En su discurso de ayer continúa en su intervención, como haciendo su propio balance:
Se me olvidaba. Nos ha tocado enfrentar, también, al peor flagelo que ha visto México en mucho tiempo, que es la violencia y la ferocidad de los criminales. Nunca habían sido tan agresivos, tan despiadados, tan ofensivos con la gente como ahora. 
Pero en esa intervención, al señor Felipe Calderón se le olvidó mencionar que son las mujeres las principales víctimas de la “guerra que no es guerra” y que solo de enero del 2009 a junio de 2010, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio contabilizó en 18 estados de la república 1728 asesinatos violentos de mujeres. Que el 75% de los jóvenes que no tienen acceso a la educación y al trabajo y, cuando lo consiguen, es en la precarización absoluta son mujeres.
En su autocomplacencia don Felipe expresa:
Hoy leí, esta mañana, la nota de un periódico, que hacían una encuesta, y a pesar de todos los problemas, a pesar de lo que ha sufrido la gente con lo que he platicado, aún contamos con un 64 por ciento de apoyo de la gente a nivel nacional, lo cual yo lo agradezco con mucho, mucho afecto y con mucho aprecio.
Si nos remontamos a la época estudiantil el 6 es pasar de “panzazo” ¿De verdad el señor Calderón está feliz de tener un 6 de aprobación? Y que los mexicanos estén pidiendo que lo mejor sea que termine el sexenio. Insisto, ¿Ya no le importa su apellido, se siente feliz con un 6?
Ya que andamos en números y en las épocas estudiantiles, veamos el tema de la educación. Según datos de la SEP en educación superior 22 estados no superan 30 por ciento de cobertura y sólo en 10 entidades existe un acceso de 30 por ciento o más en el nivel profesional. Las entidades son: Distrito Federal, 50.2%; Nuevo León, 35.7%; Sonora, 35.6 %; Sinaloa, 34.8 %; Nayarit, 33.8 %; Tamaulipas, 32.7 %; Colima, 30.9 %; Aguascalientes, 30.8 %; Coahuila, 30.6 % y Tabasco, 30.5 %.
Los estados con cobertura más bajos son: Quintana Roo, 14.6 5 %; Chiapas, 16.2 %; Guanajuato, 18.4 %; Oaxaca, 19.1 %; estado de México, 19.4 % y Guerrero, 19.5 %. Felipe no quiso compartir que el yerno de Elba Esther fue el subsecretario operario en la SEP y que ahora busca una senaduría.
Estos sólo son algunos temas del periodo del señor Calderón, pero no quisiera concluir sin referir el cierre de autobalance que el michoacano hizo ayer:
También, agradezco, amigas y amigos, agradezco mucho a la gente que me apoya. También, agradezco a la gente que no me apoya, a quien puedan ser mis adversarios, porque me obligan a mantenerme atento, alerta y a no bajar la guardia.
Y eso me permite estar de pie, de frente, echado para adelante y gracias a ellos, y a lo mejor algunos no quisieron que durara ni un día en la Presidencia, ya llevamos cinco y vamos por el que resta, por el sexto, que va a ser el del cierre y el fuerte.
 ¿La expresión “el sexto, que va a ser el del cierre y el fuerte” es para tomar previsiones o para reírnos? Pido al lector haga una interpretación latu sensu de las palabras de Felipe, el quinto malo. Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

2 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Gracias por esta excelente columna Iusfilosofando llena de datos y una exquisita crítica al poder.

De entrada el recuento de ese quinto calderonista no lo considero malo, sino lo que le sigue: pésimo.

México lindo y herido, es una expresión que anhelamos cambiar por México lindo y querido.

Un abrazo.

Roberto A. Guiochín dijo...

Conociendo el talante del que sin mucha legitimidad despacha desde los pinos, la frase de que "el sexto va a ser el del cierre, el fuerte" lo interpreto como una amenaza, como la intención de sacudir militar y políticamente el avispero para maniobrar en beneficio de la permanencia de su corriente. Saludos, Samuel.