lunes, 16 de enero de 2012

LAS HUELLAS DE LUTHER KING




Ser negro en Estados Unidos significa estar confinado en los ghettos y las reservas. Ser uno más entre la multitud de los apaleados, de los linchados, de los atemorizados y de los vencidos
Luther King

Esta primera parte del pensamiento de King bien podría adoptarse en cualquier punto del orbe, pero contextualizarlo a los pobres. Por ello, podría decir que ser pobre en México significa estar confinado, a las colonias pobres, a los sitios alejados. Ser discriminado por el aspecto, por el lenguaje, por la vestimenta, ser etiquetado como “ladrón” y ser atemorizado por la autoridad, sabedor de que para él no habrá justicia.
Por ello en esta coyuntura, me parece importante no dejar de lado el pensamiento de King y recordarlo en el 83 aniversario de su natalicio. Luther King nació el 15 de enero de 1929 en Atlanta, Georgia. Su padre fue nombrado Michael King, por ello el hijo de este recibo inicialmente el nombre de Michael King, Jr.
Por un viaje a Alemania en 1934, que su padre realizó, decidió cambiar los nombres usando Martin en honor del líder protestante Martín Lutero. Así, Recibió el mismo nombre que su padre por ser el primer hijo varón, empero a él su familia le llamaba con las siglas "M.L." en lugar de Martin Luther para distinguirlo del padre.
Luther King vivió desde pequeño la experiencia de una sociedad segregacionista; a los seis años, dos amigos blancos le comunicaron que no podían jugar con él.
En 1948, se graduó en sociología (Bachelor of Arts) en el Morehouse y se matriculó en el Crozer Theological Seminary en Chester, en Pensilvania, de donde salió con un grado de Bachelor of Divinity (una licenciatura en teología) el 12 de junio de 1951. King comenzó en septiembre de ese mismo año sus estudios de doctorado en Teología sistemática en la Universidad de Boston, recibiendo el grado de Doctor en Filosofía el 5 de junio de 1955.
Una de las primeras luchas que realizó King fue en 1954 contra la Ley de Distribución del Alumnado que autorizaba a los Estados, a distribuir a los alumnos entre las escuelas atendiendo a su procedencia familiar, habilidades particulares u otros criterios similares. – ¿Les suena a lo que hace actualmente el examen del CENEVAL?-
Desde luego que esta era una aberración, por este fue uno los motivos que orillaron a Luther King al movimiento por los derechos civiles y a la fundación de la Asociación Nacional por el Ascenso de las Personas de Color, (NAACP) por sus siglas en inglés y que decididamente utilizó medios legales para combatir la legislación discriminatoria. El primer gran triunfo de Luther King y la NAACP fue que se declarara inconstitucional la segregación en las escuelas.
King sabía, que el derecho necesitaba ayuda y era necesario pues construir una organización con el poder de garantizar los derechos reconocidos por la Constitución, así que influenciado por Thoreau y Gandhi, organizó movimientos de resistencia no-violenta contra la discriminación.
El 28 de agosto de 1963 frente al Capitolio de los Estados Unidos, en lo que constituyó la manifestación más grande que haya tenido lugar en la capital estadounidense. Allí dirigió su famoso discurso "tengo un sueño" en el que manifestó su voluntad y su esperanza de conocer una América fraternal.
Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades  del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado  en el sueño "americano".  Sueño que un día esta nación se levantará y  vivirá el verdadero significado de su credo: "Afirmamos que estas verdades  son evidentes: que todos los hombres son creados iguales".
Luther King tenía 39 años en el momento de su muerte. Al promover la no-violencia como la táctica principal del movimiento pro-derecho civil, se convirtió en paradigma de la lucha por los derechos civiles y políticos.
En el contexto actual mis preguntas siguen siendo ¿Quién puede encabezar algo similar en México por las demandas justas? ¿Cómo fusionamos causas sin anteponer protagonismos?
Atrevámonos a responder. Nos leemos la próxima. Carpe Diem.

9 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro,

Recordar a Martin Luther King es una situación apetecible en las condiciones que vivimos en México lindo y herido; sobre todo para seguir generando conciencia y con ello aportar a un cambio necesarísimo.

Excelente columna Iusfilosofando.

Un placer leer y comentar sus letras.

Jana de la Peña dijo...

Sobresaliente su artículo Abogado, como siempre, y en el momento social preciso para recordar a tan importante activista de lis derechos humanos. Un momento en el que nuestro México sufre por las diferencias de equidad de todo tipo, como ejemplo los indígenas que mueren de hambre o por voluntad propia para no sufrirla. Esperamos que al recordar la lucha de M.L. se muevan conciencias como Ud. indica. Enhorabuena!! Siempre muy interesante.

Arturo Triana Marañon dijo...

Samy como olvidar el legado de este personaje desgraciadamente ya no hay lideres con este temple y convicciones, Felicidades siempre para mi es muy grato leer sobre Martin Luther King. Saludos

Anónimo dijo...

les toma 5 min leerlo y les aporta muchísimo

@chispita0422

Anónimo dijo...

lectura recomendada!...

Antonio Moreno

Anónimo dijo...

que pena que décadas después sigamos siendo una sociedad segregadora y si el gob no procura el cambio uno puede contribuir

@chispita0422

Anónimo dijo...

Gracias por compartir, te leo. Excelente semana. :)

@vcorex

Anónimo dijo...

Gracias, disfrutaré con leyéndolo. Un placer saludarle.

Anónimo dijo...

#Muybuenastardes Gentil amigo Sam @iusfilosofo Muchas gracias por compartir extraordinarios y propios comentarios.Siempre complacido al leer

Justino