martes, 8 de septiembre de 2015

INFORME AYOTZINAPA, INFORME QUE EXHIBE


@iusfilosofo
Ayotzinapa -en Náhuatl, es lugar de tortugas- es una población del Estado de Guerrero, vecina de Tixtla de Guerrero, pero con características diferentes; es el lugar donde se encuentra la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, normal construida bajo la política de la “masificación educativa”, es decir llevar la educación al pueblo, esta normal fue fundada en 1926 por los profesores Rodolfo A. Bonilla y Raúl Isidro Burgos.
Por su ubicación, los asistentes son estudiantes de la montaña, la costa chica y el centro del Estado de Guerrero, ahí es donde se encuentran las poblaciones con los índices más bajos de desarrollo humano, ahí donde la política social de la exsecretaria Robles Berlanga no llego.
La Normal Rural Raúl Isidro Burgos –donde se formaron Lucio Cabañas y Gerardo Vázquez- no es la única normal que ha sido golpeada políticamente y atacada por los gobiernos de corte neoliberal, pero es esta, la Normal de Ayotzinapa, la que protagonizó hace más de un año –el 26 de septiembre del año pasado- la desaparición de 43 normalistas a manos de agentes del Estado mexicano-los policías municipales-.
A más de un año de los acontecimientos, se aportan nuevos datos de lo ocurrido aquella noche de septiembre, a partir del informe que presentó el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) convocado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de acuerdo con el Estado de México y los representantes de las víctimas del caso.
El informe Ayotzinapa fue elaborado a partir de documentos, declaraciones y pruebas que ya constaban en el propio expediente y con la consulta a peritos expertos -independientes a la investigación oficial-. Aquí lo irónico, ridículo o lamentable, -podemos usar varios adjetivos para referirnos a ello- es saber cómo el GIEI con los mismos documentos, llega conclusiones diferentes a las que las autoridades mexicanas informaron hace algunos meses.
Dentro de los cuestionamientos que plantea GIEI, es la negligencia con la que se manejó la investigación: 22 días tardó la PGR para atraer la investigación, casi un mes la Fiscalía Estatal de Guerrero tardó en enviar el expediente de nueve tomos a la PGR.
Un cuestionamiento más del GIEI, -y característica particular de las autoridades mexicanas- es que la PGR tenía información sobre lo que estaba ocurriendo en la zona y omitió tomar acciones para contrarrestarlo.
El Informe Ayotzinapa  exhibe la irresponsabilidad, incapacidad y manipulación con la que fue tratado el tema, y esa sencilla razón debe ser suficiente para que el ahora exprocurador –hombre cansado- sea investigado y llamado a cuentas. Quienes también deben ser llamados a cuentas y ser investigados, son las autoridades estatales y federales –policía y ejército- que enterados de lo ocurrido se mantuvieron al margen de los hechos, ese solo elemento debe ponerlos en el banquillo de los investigados.
El caso Ayotzinapa no ha sido callado gracias a la movilización de los padres, el interés informativo de algunos medios y a las redes sociales, que han sido plataforma informativa de lo que ha ocurrido en días posteriores a los acontecimientos. El caso Ayotzinapa y otros más como Tlataya en el Estado de México o el de la Minera en Zacatecas, donde participaron agentes del Estado, deben servir de lección no solo al Estado Mexicano, sino a los ciudadanos para no claudicar en la lucha por la exigencia de justicia, y a los demás a solidarizarnos con causas que en cualquier momento pueden afectarnos.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.





2 comentarios:

@BarbaraCabrera dijo...


Doctor, el de Ayotzinapa es un caso vergonzoso para el gobierno caradura que padecemos en este aún #MéxicoLindoyHerido.
Increíble el nivel de cinismo con que el señor Peña sale a decir que él también quiere saber la verdad, cuando la ineficiencia ha quedado al descubierto.
Da pena que a pesar de todo acontecimiento la ciudadanía no terminé de despertar. Somos muchos, pero necesitamos que más se unan.
Un gusto leer #Iusfilosofando

Octavio Rodríguez dijo...

El nombre del segundo guerrillero citado es Genaro Vázquez. Nomás pa' precisar.