martes, 2 de agosto de 2016

LEGISLADORES AD HOC


@iusfilosofo

El papel de los representantes populares es fundamental, pasada una elección y luego de la toma de protesta, los legisladores tendrían que regresar a su distrito –en el caso de los diputados sea este federal o local–o a su Estado en el caso de los senadores e iniciar un proceso de audiencia sobre las nuevas necesidades prioritarias de sus electores, entendiendo que en campaña se recibieron y conocieron de las necesidades en sus electores y que a partir de ello se puede construir una agenda particular que debe ser propuesta y consensada en el interior de su fracción parlamentaria.
Desde luego este escenario no siempre se cumple, sobre todo cuando los legisladores no responden a los intereses de sus representados sino a los de su patrocinador, su jefe político o quizá como suele decirse, su padrino. Sean federales o locales el papel de los legisladores es fundamental para mejorar las condiciones de vida de la sociedad. En sus manos está la asignación de presupuestos, la construcción de legislación, y desde luego el papel de gestor, entre otros muchos otros.
El caso de los legisladores locales es muy ilustrativo porque en los Estados donde la mayoría parlamentaria es del mismo partido que el del gobernador, ocurre que estos diputados juegan un papel muy vergonzoso, al ser defensores de los intereses del Ejecutivo y no la “caja de resonancia de los intereses de la sociedad”. Muchos de ellos olvidan que el Poder Legislativo es “el cerebro del gobierno” como señala la Dra. @BarbaraCabrera.
Veracruz es un ejemplo de estos casos donde los legisladores son fieles e incondicionales escuderos de jefe político habilitado como gobernador, pues cumplen a cabalidad los caprichos de Javier Duarte: los incrementos presupuestales, endeudamiento público, nombramiento de amigos como magistrados o fiscal anticorrupción –fallida por ciertos-, basificación de burócratas y más recientemente la reforma al artículo 4° de la Constitución local que sostiene: “El Estado garantizará el Derecho a la vida del ser humano, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, como valor primordial que sustenta el ejercicio de los demás derechos; salvo las excepciones previstas en las leyes”.
Los legisladores que aprobaron la iniciativa de Javier Duarte que “busca proteger la vida desde la concepción”- pero que en realidad penaliza el aborto- no tomaron en cuenta las recomendaciones de la ONU que llamaba a garantizar el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Poco les importo que Veracruz sea el cuarto Estado con mayor número de muertes por abortos clandestinos. Para la ONU-Mujeres y el Fondo de Población de las Naciones Unidas la reforma incrementa la discriminación y la violencia contra las mujeres, y supone un choque con el artículo primero de la constitución y los tratados internacionales.
Ahora bien, hay otros ejemplos contrastantes de legisladores que buscan incluir demandas sociales, como el caso del Congreso de Morelos que incluyo al matrimonio igualitario en su Constitución, reforma aprobada el pasado mes de mayo y promulgada el mes pasado por el Ejecutivo. La reforma al artículo 120 constitucional, establece: “Artículo 120.- El matrimonio es la unión voluntaria de dos personas, con igualdad de derechos y obligaciones, con el propósito de desarrollar una comunidad de vida y ayudarse mutuamente. La celebración, registro y certificación de los hechos y actos constitutivos, modificativos o extintivos del estado civil de las personas, son de exclusiva competencia del Registro Civil en los términos que establezcan las leyes en materia y tendrán la fuerza y validez que las mismas les atribuyan”. 
Con esta reforma, Morelos se convierte en el primer Estado en incluir en su Constitución y la figura del matrimonio igualitario. En contraste, con la reforma aprobada en Veracruz, suman ya 18 entidades donde se criminaliza el aborto, así los legisladores y sus acciones, datos importantes para la desmemoria. Y no olvidar a los legisladores ad hoc que aprueban sin cuestionamiento alguno las iniciativas del “señor gobernador”.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

Sin duda Doctor, entre legisladores hay niveles y algunos de ellos no alcanzarían ni siquiera la dignidad de ser llamados así, debido a su nivel de servilismo con el ejecutivo y a la nula representación a nosotros los ciudadanos.

Buen texto, lo comparto.