viernes, 9 de marzo de 2012

MUJERES: DERECHO AL DESARROLLO



La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre.
Rudyard Kipling

El derecho al desarrollo apareció por primera vez en el ámbito de las Naciones Unidas (NU) en 1964, no obstante tuvieron que pasar trece años para que el tema del derecho al desarrollo fuese asumido por la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y dos más para el reconocimiento formal, por parte de ésta y de la Asamblea General del Derecho al Desarrollo como un derecho humano.
Sobre esa lucha Jongitud Zamora advierte:
(…) el 4 de diciembre de 1986 es aprobada por lúgubre votación la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo (DDD, Resol. 41/128). Una declaración que en el camino de la negociación y en la aspiración de lograr el consenso perdió mucho, incluso frente a otros documentos como la Declaración sobre el progreso y el Desarrollo en lo Social (Resol. 2542 [XXIV]) que es considerada como uno de sus antecedentes inmediatos.  (DD como DH)
Sobre el particular, la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo señala:
El derecho al desarrollo es un derecho humano inalienable en virtud del cual todo ser humano y todos los pueblos están facultados para participar en un desarrollo económico, social, cultural y político en el que puedan realizarse plenamente todos los derechos humanos y libertades fundamentales, a contribuir a ese desarrollo y a disfrutar del él. (Artículo 1: numeral1)
Es claro, sin mayor explicación, que el referido marco dista mucho de nuestra realidad; simplemente no hay coincidencia ni remota, para las mujeres que no pertenecen al extracto social de las escritoras, comunicadores, actrices, profesionistas, candidatas, funcionarias o esposas de políticos.
El derecho al desarrollo según la ONU representa que “Los Estados tienen el derecho y el deber de formular políticas de desarrollo nacional adecuadas con el fin de mejorar constantemente el bienestar de la población entera y de todos los individuos […] (Artículo 2: numeral 3)
En el pasado corrupto las mujeres fueron objeto de clientela, manipulación, ese voto duro; luego vino el burro con botas, quien las llamo lavadoras de dos patas, y luego simplemente fueron victimas de esta guerra que no es guerra.
En nuestro país, las políticas de desarrollo nacional adecuado, particularmente el que corresponde al desarrollo de las mujeres esta más que vulnerado, y no lo señalo con base en un discurso feminista y sobreportector; sino en función a una realidad que lastima las entrañas de esta patria, en la que están incluidas millones de mujeres que todos los días luchan, crean, reconstruyen, mueren, sufren, duelen.
Ese sector de mujeres y madres trabajadoras, las de la ciudad y las del campo; para las que no hubo discurso “bonito”, flores, desayunos, acarreo o lisonja. Esas a las que la imaginación no tiene limite para llevar el alimento a sus hijos, las que son encerradas en fabricas hasta terminar las entregas de maquila, las niñas indígenas que no tienen acceso a la educación, las que ocupan el maquillaje barato y la ropa corta para vender su cuerpo y tener dinero para medio comer.
Pero de ese derecho, el Derecho al Desarrollo no se puede ni pensar en el Estado de México, entidad de donde es originario el candidato que limpio las cuentas de su antecesor (Arturo Montiel);  el candidato del copete diluido, de inteligencia mediana, el mismo que perdió a su esposa por no ser medicamente atendida a tiempo; y el mismo que recurrió a televisa para que le buscara un “talento de televisión”.
No se puede pensar en el derecho al desarrollo de la mujer en el estado de México, ese que heredo Pena Nieto – con N- a Eruviel Ávila, cuando reforma publica que “la desaparición de mujeres ha ido en aumento de manera sostenida desde hace cinco años, a tal grado que tan sólo en 2011 cada día se reportó que, en promedio, más de una de ellas no regresó a su casa.”. (Guillermina Trejo: Reforma)
Sostiene reforma que: “Los reportes oficiales indican que las desapariciones de mujeres han crecido mil 225 por ciento entre 2007, desde que se tiene estadística, y 2011 al pasar de 43 a 570 casos, respectivamente.”. (Ídem)
Así, el Derecho al Desarrollo, particularmente el que corresponde a las mujeres, esta más que vulnerado, aun ahí, de donde es oriundo el candidato que quiere ser vendido como imagen sexual a las mujeres, en la próxima jornada electoral. ¿Hasta cuando permitiremos que las mujeres sean carne de cañón?
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

10 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Un texto reivindicador, analítico y real.

No cabe duda que el México de las desigualdades, tiene otra divergencia tratándose del sector femenino. Estoy de acuerdo.

Esta Iusfilosofando me deja como un doble sentimiento: el de verguenza por las mujeres que son sobajadas en este gran país y el orgullo de no vivir en ningún sentido ese tipo de situaciones; soy exitosa en mi profesión, soy competitiva y no hay diferencia con el sexo opuesto en este sentido.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias,saludos.Necesaria,inteligente y precisa reflexión sobre porq 8 de marzo no está para celebrarse frívola,hipócritamente

@SWEETBUNKER21

Anónimo dijo...

Cuando entiendan los políticos y otras gentes que la mujer, no es solo "una mercancía", las cosas cambiarán. Carpe Diem.

Rafael Ortiz

Anónimo dijo...

@iusfilosofo gracias, excelente artículo. Buen fin de semana.

@bimba_zucosa

Anónimo dijo...

Las mujeres no son lavadoras con patas. Sus derechos son inapelables.

Mauricio Ceballos ‏

Anónimo dijo...

Gracias Samuel, felíz fin de semana

Salvador Lombrozo

Anónimo dijo...

@iusfilosofo gracias por compartir mucho que reconocer a la mujer, vamos hacerlo no siendo un obstáculo

@tochtli84

Anónimo dijo...

@iusfilosofo Hola, buenos días. Un saludo afectuoso. Que tengas un gran fin de semana. #FF .

Miguel Angel Blancov ‏

Anónimo dijo...

Buen dia Samuel, asi es, mas que lamentable que las mujeres sean vistas como objetos decorativos, debemos pugnar no por un feminismo recalcitrante, sino una culturizacion y educacion de la sociedad a efecto de q sean respetadas, que haya una igualdad juridica efectiva, te deseo un excelente fin de semana, hoy viernes de cuaresma, a comer carne y a beber vino, no mas ayunos.

Óscar Sánchez ‏

alvaro dijo...

Muy oportuno post, profesor.
En Latinoamérica, parece que la mujer 'de élite' consigue llegar a las altas esferas de la política, en mayor proporción que en otros países del mundo y de Occidente. Quizá este hecho y lo que relata vd., tan dramático y que tiene expresión en México en mayor medida, son síntomas igualmente del apasionamiento de un continente joven; digo 'quizá' porque tengo mis dudas y lo digo modestamente.
Pero uniendo estos dos hechos, ójala el fenómeno de la llegada de la mujer al poder y a las instituciones, en mayor proporción, constituya un plus, que traiga el impulso necesario para solucionar la dramática situación de la mujer en general en el continente, especialmente, (esto sí: como en otras culturas) la mujer rural, la mujer pobre o la mujer con menos educación, muchas veces relegada en este apartado,precisamente por ser mujer.