viernes, 7 de diciembre de 2012

CORDERO VS LOBO




En la vida solamente hay dos tipos de personas: los lobos y los corderos.
Patricia Cornwell

El viejo lobo operador y encantador de bobos, Emilio Gamboa Patrón -de 62 años y nacido en el DF- ha demostrado que ya no es el mismo que aplicaba sin control la aplanadora priísta de los viejos tiempos.
Ayer una vez más la oposición le demostró a Gamboa que si no puede ganar una votación, al menos la va a complicar con estrategias parlamentarias propia de esta cepa de priísta, y que la experiencia que carga a cuestas no siempre funciona. Ayer Gamboa fue incapaz de evitar que la sesión de ayer en el Senado se abortara y se dejara para cumplir las instrucciones del Ejecutivo para reformar Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.
La discusión de ayer giraba entorno a la ratificación del Comisionado Nacional de Seguridad, y del secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. En este tema, los priistas proponen que debe ser parte de una reforma constitucional y la oposición considera que esta debe ser sólo una reforma en la Ley Orgánica.
La falta de acuerdo sobre este punto llevo a la cancelación de la sesión de ayer en el Senado y en una serie de recriminaciones entre el partido gobernante y la oposición. Así en el juego de estrategias  PAN y  PRD se aliaron y forzaron la suspensión de la sesión cuando perdían la votación para que el mandatario federal someta a ratificación a los funcionarios de seguridad pública.
Con el sainete de ayer, se pinta de nubarrones la luna de miel que PRI, PAN y PRD traían desde octubre, fecha en la que se cabildeaba ya el renombrado “Pacto por México”. Desde inicio de la semana Gamboa se pavoneaba de que la reforma por el Senado pasara de “gallo-gallina” con ello se perfilaría como el gran negociador. Pero algo fallo a partir del miércoles, la oposición acuso de no cumplir la palabra.
Con el escenario en contra, el licenciado en Relaciones Industriales egresado de la Universidad Iberoamericana, quiso cabildear de último momento pero no le sirvió de nada, los caprichos de Enrique Peña para reformar la ley ad hoc no se cumplirían.
A Gamboa no le quedo más que conducir la furia de su bancada a la tribuna del senado tomándola de facto y desde ahí entonar el himno nacional. Ofuscado por no saber como perdió, el priísta desde 1972, comunica que muchos de sus compañeros de bancada piden la Cabeza de Ernesto Cordero como presidente de la mesa directiva.
Lo ocurrido ayer en el Senado demuestra al PRI de Gamboa que no se es lo suficientemente lobo como para aprender aullar. Ayer un Cordero le gano al lobo.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

2 comentarios:

Desde la redacción de Columna Nornilandia dijo...

Maestro:

¡Excelente texto! Una columna oportuna que analiza con precisión lo ocurrido ayer en el Senado de la República; donde los manoteos de priístas, poco acostumbrados a perder y más cuando han asumido de nueva cuenta la Presidencia de la República, estuvieron a la orden del día.

Seguro esta será la constante para aprobar a como de lugar lo que su jefe EPN les indique.

Estemos atentos a ello.

Un placer leerle.

Anónimo dijo...

Estimado Samuel:

Excelente columna; ilustrativa y directa, sobre los últimos sucesos en el Senado de la República...
Más he de confesar, que por un minuto, mi mente voló a los dibujos animados de mi infancia... aquellos donde el lobo nunca alcanza la presa, a pesar de sus muchas artimañas...

En fin, espero que los mayas cumplan y ahora sí, se extingan los dinosaurios...

Un abrazo...

@Laura_PeVa