viernes, 20 de septiembre de 2013

LA “INTELIGENCIA” DE LOS PINOS



En estos días nos hemos concentrado en las desgracias que miles de mexicanos sufren a causa de los fenómenos naturales que son consecuencia de la actitud rapas de nosotros mismos: Tala inmoderada, explotación minera desmedida, contaminación de mantos acuíferos, entre otros. Esto es solo un elemento de la desgracia ocurrida en estos días, el otro gran elemento es la incapacidad de la autoridad para responder y atender las necesidades de los caídos en desgracia.
Sumado a la incapacidad e inexperiencia de la autoridad, no hay que dejar pasar los actos de corrupción, y un ejemplo claro es la famosa autopista del sol; pero también está el de las autoridades estatales y municipales, que dejan a su suerte a los damnificados para administrar la desgracia a su favor.
Por si faltaran pocas cosas en la agenda nacional, está presente y latente la lucha magisterial, en este contexto ayer mismo este movimiento volvió a salir a las calles; en muchas ciudades, no los callan, no los detienen, por el contrario pareciera que se fortalece, ayer mismo en Xalapa se concentraron en la Plaza Lerdo, ahí donde la semana pasada fueron desalojados violentamente, ayer regresaron a ejercer su libertad. Una libertad que no están dispuestos a delegar.
Y es que como afirma Locke: “La libertad del hombre en sociedad consiste en no hallarse bajo más poder legislativo, que el establecido en la nación por consentimiento, ni bajo el dominio de ninguna voluntad o restricción de ninguna ley, salvo las promulgadas por aquél según la confianza en él depositada”.
El eje central de las movilizaciones es, la pérdida de confianza en el poder legislativo, un poder que los engañó, que falto a su palabra, el mismo que los invitaba a dialogar, mientras la policía federal se preparaba para el desalojo en el Zócalo del DF.
Pero el magisterio se moviliza, se concentra, alza la voz y recibe apoyo solidario de otros sectores, estudiantes, maestros y demás movimientos sociales. Además, por si fuera poco, a esta causa el magisterial se sumaran los alternativos que proponen algo diferente en materia energética sin reformar la constitución, y desde luego los que no están a favor de la reforma fiscal.
Y mientras esto ocurre, en Los Pinos, parece que nadie tiene dimensión de lo que realmente enfrentarán si quieren imponer sus reformas neoliberales. Alguien en Los Pinos debería llevar nota de cuantos frentes abiertos tiene Enrique Peña. ¿Habrá inteligencia en alguna oficina de esa residencia?
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


2 comentarios:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, existen tantos temas pendientes en la agenda nacional y vemos como los situados en la palestra pública y enquistados en el poder utilizan cualquier resquicio para distraer la atención y lograr sus cometidos. Eso produce dolor de patria.
Muy importante su análisis en #Iusfilosofando. Un placer leerlo.

Anónimo dijo...

Una buena columna Doctor, usted pone los puntos sobre las ies porque si es cierto, parece que nadie anda de inteligente en Los Pinos.

Carlos