martes, 20 de octubre de 2015

LEGISLAR PARA LOS QUE MÁS TIENEN


@iusfilosofo

Como en los mejores tiempos, allá en el romance legislativo de principios de los noventa, cuando era una prioridad procesar la legitimidad del salinato, ayer los diputados del partido Revolucionario Institucional (PRI) y Partido Acción Nacional (PAN) usaron su mayoría para imponer la voluntad dictada por las trasnacionales.
Ayer el binomio neoliberal que lleva décadas protegiendo los intereses de sus financiadores, volvió hacer de las suyas, como cuando subió el IVA, como cuando protegió a televisa, como cuando calló con canal 40, como cuando legislo a oscuras para ser “más transparente” al gobierno.
Como en los viejos tiempos del romance neoliberal, PRI Y PAN pulverizaron las propuestas de Partido de la Revolución Democrática (PRD), Movimiento Ciudadano (MC) y de movimiento de Regeneración Nacional (Morena), para mantener la cuota de un peso por litro a todas las bebidas saborizadas, tal y como se había aprobado inicialmente en el artículo 2 de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (LIEPS).
De esta forma, con 423 votos a favor, 33 en contra y cero abstenciones, se aprobaron en lo general las leyes del Impuesto sobre la Renta (ISR), del IEPS, del Código Fiscal de la Federación y de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.
Para PRI Y PAN, el consumo de refresco que provoca 24 mil muertes al año no importa, La salud y el presente aterrador de los niños mexicanos pasan a segundo plano. Pues aun cuando el impuesto se traslada a los consumidores, al bajarlo, los refrescos se vuelven más accesibles y automáticamente aumenta su consumo.
Y así, nuestra legislación se vuelve a poner a la vanguardia al beneficiar a las refresqueras, pues la propuesta perdona en un 50 por ciento la cuota de bebidas azucaradas, y va en sentido contrario a la legislación internacional. Ya que de acuerdo a las organizaciones integrantes de la Alianza por la Salud Alimentaria (ASA) las autoridades deben cumplir las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud, que consiste en subir el impuesto a refrescos de 10 al 20 por ciento, que se traduce en dos pesos por litro.
Así, solo así en México se legisla para los que más tienen: las refresqueras. Y se deja de lado la salud de millones de mexicanos, pues según datos de la Encuesta Nacional de Salud del 2012, en México hay 34 millones de personas con sobrepeso y 26 millones con obesidad.  La diabetes tipo 2 afecta a 6 millones 500 mil mexicanos, y se estima que una cantidad igual sigue sin ser detectada.
Así, solo así en México se legisla para los que más tienen: las refresqueras. Pues tras la aprobación que les perdona impuestos, se dejarán de recaudar 522.5 millones de pesos que deberían ir a infraestructura en agua potable para las escuelas y a la atención médica de personas con diabetes, obesidad e hipertensión, asociadas al alto consumo de azúcar. Así, México se vuelve a poner a la vanguardia, legislar para los que más tienen.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, no hay duda de que estamos en un país al revés donde a políticos, gobernantes y legisladores de siempre les importa poco el bienestar social, si les cubren la boca y la razón con billetes lo único que podemos esperar es intensificar las acciones ciudadanas y las exigencias a las autoridades para que hagan lo que les corresponde, en este caso legislar para las mayorías y no solo para un grupúsculo, en este caso las refresqueras.

Buen texto, lo compartiré en mis redes.