miércoles, 15 de febrero de 2012

POBREZA Y POBREZA HUMANA



Esta semana en un comunicado de prensa Sedesol difundió que a pesar de los efectos de la crisis económica internacional, la pobreza alimentaria en México disminuyó de manera significativa entre 2000 y 2010, al pasar de 24.1 a 18.8 por ciento.
La información difundida, está basada en datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), es un organismo público descentralizado de la Administración Pública Federal, con autonomía y capacidad técnica para generar información objetiva sobre la situación de la política social y la medición de la pobreza en México que fue creado en el 2004.
Es importante advertir que en el año 2000 había 24.1 millones de personas en condición de pobreza alimentaria; mientras que para 2002, solo existían 20.0 millones; para el año 2004, eran ya 17.4 millones. Al cierre del sexenio foxista, en el 2006, existían 13.8 millones, sin embargo, para 2008 eran 18.2 millones.
Este dato desmiente la idea divulgada sobre el índice de pobreza alimentaria y su disminución. Durante este periodo quienes estuvieron a cargo de la SEDESOL fueron: Ana Teresa Aranda Orozco -guanajuatense de 58 años, que desarrollo su vida en puebla- en el último año del gobierno de Fox; y María Beatriz Zavala Peniche –yucateca de 54 años- actual senadora.
Zavala Peniche estuvo a cargo de la SEDESOL en el periodo en que la pobreza alimentaria en México creció, antes había presidido la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados (LIX legislatura 2003-2006) y la Comisión de Educación en la Cámara de Senadores (2006) cargo al que solicito licencia para encargarse de la SEDESOL entre 2006 y 2008; y fue precisamente en este lapso en que la pobreza alimentaria en nuestro país subió en 4.4 millones de mexicanos.
Así, hasta 2008 en México existían 18.2 millones de mexicanos en pobreza alimentaria, pero hay otro dato que aporta el CONEVAL, ese que indica el crecimiento de pobres, ya que en 2008 eran 44.5 % de la población, es decir, 48.8 millones y en 2010 subió a 46.2 %, es decir 52.0 millones.
Pero mientras estos millones de mexicanos tienen problemas para llevar alimentos a su mesa, la precandidata del PAN a la presidencia Chepina Vázquez Mota, se ha visto envuelta en un escandalo por todo lo contrario. No incluir en la foto de portada de la revista Quien, a su hija Celia María la segunda del matrimonio Ocampo Vázquez.
Las versiones que han surgido sobre la usencia parecen estar ligadas al sobrepeso de la aludida Celia María, pero ante este cuestionamiento Chepina Vázquez Mota ataja en entrevista con Quien, ¿acaso para justificar?: “Celia María siempre ha sido muy generosa y comprensiva pero me dijo que ella no quería se supiera que soy su mamá, ‘Porque no me van a dejar ayudar a la gente (ella estudia Medicina), quiero entrar igual a la Cruz Roja y que nadie me trate diferente’, me dijo. Así que le respondí que era absolutamente respetable. Y yo admiro eso de mi hija, porque creo que la tentación sería lo contrario, que quisiera trato diferente”.
Este argumento es simplemente bobo, pero parece convenció a algunos, ¿Creen ustedes que una mujer soberbia como Chepina va a permitir que una de sus hijas decidan no posar para una revista que llegara a lectores poco usuales, solo para consentir un capricho?


El punto va más allá de que ella misma –Celia María- hubiera determinado no aparecer con su familia, por problemas referidos, el sobre peso. Pero quizá el origen no tiene que ver con Celia misma, sino con su madre, doña Chepina. Ya que siendo secretaria de desarrollo social y ocupándose del bienestar de los mexicanos, no lo estuvo del de so propia hija y dejo que el problema de sobre peso de su segunda hija creciera, sin atenderlo.
Por ello, es incongruente cuando afirma -aquella noche de su triunfo al obtener la candidatura- tan solemnemente: “Hoy me comprometo a cuidar a sus familias como he cuidado a la mía. Hoy me comprometo a defender a sus hijos y a sus nietos como he cuidado a mis hijas”.
Es incongruente creerle a Josefina que velara por los intereses de los mexicanos, cuando no cuido la salud de su hija, ¿O será acaso que la familia Ocampo Vázquez forme parte del 60% de mexicanos incluyen refrescos en su dieta? 
En fin de cara a las elecciones, creer en el discurso de que velará por los intereses de los mexicanos, resulta simplemente bobo. Por ello es importante atenderlo y entenderlo, Josefina también es víctima de la pobreza, pero de la pobreza humana. Pues no velo por cuidar a los suyos, ni su salud. En lo que si cuida Josefina, es en su imagen, pues a ella si parece invertirle, basta ver su rostro.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


10 comentarios:

Roberto A. Guiochín dijo...

Samuel, ruviste la misma revalación que yo. Hoy comentaba al medio día con una amiga esa situación: un hijo con sobre peso es un descuido imperdonable, y sí así nos va a defender a los mexicanos habtía que ser muy obtuso para verla como una candidata confiable. Buen punto. Saludos.

Anónimo dijo...

Si así como cuido a su hija, va a cuidar a nuestras fam. Ta'caón

@EgoGolden

Anónimo dijo...

@iusfilosofo la persona q no se acepta a sí misma como @JosefinaVM, es d obvia su moral q discrimine hasta su propia hija ccp @AlvaroCueva
Emiliano a Secas @Zamueg

Anónimo dijo...

saludos amigo! ;)

Liliana Cano

Anónimo dijo...

Con razón se comentaba desde hace mucho de la hija incómoda de Josefina vazquez Mota y no me quedaba claro por que pero ahora aclarado el entuerto, es fácil deducir que esta señora no merece dirigir al país por discriminativa hasta con su propia hija. ¡Eso no se le perdona a nadie! y menos a quien finge con cara de mustia y corazón de piedra.

Anónimo dijo...

@iusfilosofo Gracias Sam. Quien es frivol@ nunca podr'a ser sensible socialmente. Un abrazo

Jorge Hernández

Anónimo dijo...

lectura obligada muy buen análisis" es un honor !!!!! Buena y fría tarde"

@chispita0422

Anónimo dijo...

Es bueno saber quien es quien de los candidatos, gracias. Te leo la próxima"
Lety Sol

Jasso dijo...

Excelentes las observaciones que hace respecto al cuidado de la señora Pina y el descuido a la salud de su propia hija. Si con su propia familia es así, no quiero saber como será con las millones de familias que actualmente son parte de la estadística de los pobres en éste país.

Como siempre un gusto leerte maestro.

Un fuerte abrazo.

@DonJasso

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro, excelente texto el que nos presenta. Reflexivo y contundente.

Un elemento más para saber que mi voto por López Obrador esta bien encauzado.

Un abrazo.