martes, 27 de agosto de 2013

MÁS ALLÁ DE LA EDUCACIÓN




El tema magisterial parece que no tiene punto final de forma inmediata; y es así porque los profesores de los Estados de Guerrero, Chiapas, Puebla, Veracruz, Zacatecas, Coahuila, Chihuahua y Baja California Sur, no se han quedado callados, estáticos y conformistas.
A diferencia de las movilizaciones anteriores, estáticas y de punto focal, está ha sido diferente, horizontal, dinámica y ha tenido puntos diversos de concentración. La huida de los legisladores de sus sedes es un ejemplo de esta protesta dinámica, lo es también el caso del aeropuerto y las embajadas.
El origen de las manifestaciones está concentrado en la reforma educativa, es innegable que en este tema nuestro país tiene claras deficiencias, pero estas no solo tienen que ver con la calidad educativa, sino con las condiciones en las cuales se desarrolla el proceso de enseñanza aprendizaje, con las mafias que existen en las secciones sindicales, con la deficiencia formativa de los profesores, con las formas tradicionales de enseñanza, y con el mundo que rodea a los estudiantes de todos los niveles, sus historias, sus problemas, sus aspiraciones.
La reforma educativa es tan superflua que no profundiza en lo necesario para transformar al país desde el fondo, son reformas que solo maquillan el problema, reformas que buscan congraciarse con los organismos internacionales que fungen como prestamistas de nuestro país.
Es cierto que las manifestaciones se han concentrado en el DF y los habitantes de esa ciudad han sido los más afectados, pero cierto es también que los Estados mencionados se han quedado sin profesores; y en consecuencia, los alumnos siguen esperando arrancar el ciclo escolar.
Con este escenario no han faltado las voces que son una mezcla del pasado autoritario con la derecha represora, esas voces que por una parte piden respeto al Estado de Derecho o represión; y por otra legislan al calor de los poderes facticos.
Aun con las movilizaciones que nos afectan a tod@s, yo prefiero  un profesor movilizado y que cuestione decisiones no consultadas, a uno que enseñe a sus alumnos a obedecer ciegamente y a promover el statu quo. Me quedo con quien promueve el pensamiento crítico desde el aula y la calle y no con quien repite las historias surgidas a partir de la “revolución”.
Veremos cómo termina la historia; lo cierto es que pensando en ello, Peña dará su mensaje el 1 de septiembre desde Campo Marte y no desde palacio nacional o Los Pinos como si lo hizo su insigne maestro Carlos Salinas.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, una #Iusfilosofando altamente reflexiva y adecuada en este momento.
Lo que hace falta en este país es más pensamiento crítico y acciones contundentes para sacarlo adelante.

Magnífico texto. Un placer leerle.