martes, 3 de diciembre de 2013

REPROBADO



La educación es el pasaporte hacia el futuro, el mañana pertenece a aquellos que se preparan para él en el día de hoy.
Malcolm X

A un año de la llegada a Los Pinos del “Señor de las tarjetas” –Monex, Soriana-. Enrique Peña no ha cumplido las expectativas de los mexicanos que votaron por él, basta hablar con sus ingenuos electores para saber que siete de cada diez, están decepcionados de su primer año.
Y es que aunque en su momento defendieron el ascenso de Peña a la Silla del Águila, hoy no piensan lo mismo, su economía familiar es más complicada; luz, agua, gas, alimentos, colegiaturas e inseguridad son los rubros afectados por quienes en julio del 2012 votaron por el PRI.
Los electores de Peña, viven en la incertidumbre y no es para menos. Pero el futuro inmediato es también incierto para el país; pues de acuerdo con el informe presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en la edición 2012 de la prueba del Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA), México obtuvo en la prueba aplicada en 2012 un total de 413 puntos en matemáticas y 424 en lectura.
La encuesta PISA se realiza cada tres años desde el 2000. En el estudio 2012 participaron 510,000 estudiantes de 15 años aproximadamente, procedentes de los 34 países de la OCDE y 31 Estados socios.
En el caso de nuestro país, los datos nos indican que no sólo no estamos mal en esos rubros, sino que México incumplió la meta establecida y aprobada por la OCDE hace tres años para que en esta edición los estudiantes mexicanos de primer año de bachillerato obtuvieran al menos 435 puntos, los cuales lo ubicarían en un nivel elemental de dominio de los procesos matemáticos y de lectura.
Para Gabriela Ramos directora de la OCDE, el sistema educativo mexicano ofrece a sus alumnos posibilidades “mediocres y precarias”. De acuerdo con Ramos, a nuestra “suave patria” le tomará 25 años llegar al nivel promedio establecido por el organismo actualmente; se advierte que éste será más alto, mientras el resto de las naciones continúen aumentando la calidad educativa.
De acuerdo con PISA, el desempeño matemático registrado en la evaluación del año pasado, México se ubica en el lugar 53 de las 65 naciones de la OCDE y economías asociadas que participaron en la evaluación.
Los resultados son trágicos y la expectativa no es halagadora; la reforma educativa de Peña y su secretario de educación, no parecen ser la panacea para enfrentar este problema, sobre todo porque el flanco abierto con los profesores es una asignatura pendiente. Así las cosas, México, Peña y Chuayffet tiene calidad de reprobado, veamos en 2016 como nos va.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

¡Excelente texto Doctor!, lamentable escenario el que enfrentamos en este país. La materia educativa –desde mi perspectiva- debe ser una prioridad para sacar adelante este país.
Sigamos generando y provocando conciencia y conocimientos para contribuir a dejar un mejor país, un mejor mundo.
Un placer leerlo e intercambiar puntos de vista.