miércoles, 7 de septiembre de 2011

EL ZAR ZAMORA



"Es natural que haya sido un priista el que lo haya propuesto porque son personas que prefieren que no los moleste la ciudadanía, que no haya intervenciones u objeciones por parte de los ciudadanos”.
Luis Rubio
(Sobre la iniciativa de Arturo Zamora)

La palabra zar deriva del latín caesar;- César en español- El término zar se utilizaba para designar a los monarcas que regían el territorio y que tenían gran poder. En el caso de que el zar fuera una mujer, recibía el nombre de zarina. El símbolo oficial del zarismo es el águila con dos cabezas.
Tiene su origen en la antigua palabra para designar a los gobernantes del Imperio Romano: caesar y por supuesto guarda una relación de significado con ella. El zarismo fue la forma de gobierno en el Imperio Ruso desde el siglo XVI hasta comienzos del siglo XIX.
Los zares eran autócratas, es decir, dueños de todo el poder político y económico, por ello, emperadores,  y era así ya que los zares llegaron a reunir tanto poder en sus manos como los desaparecidos emperadores romanos.
Así es, así se siente el personaje de hoy, de bigote fino, traje a rayas, peinado recortado, voz pausada; originario de Guadalajara, con 55 años, de “una familia numerosa, somos 13 hermanos” sostiene él, es un político sacado del closet del PRI de los años cuarenta, así es Arturo Zamora.
Aunque el diputado sostiene “he escrito varios libros sobre leyes, que sirven de consulta en diversas universidades”. La realidad es que sólo en la UDG es referente y sólo para algunos profesores.
Desarrollado siempre en el medio de la procuración de justicia y la seguridad pública, el notario formado como penalista y beneficiario por el grupo de poder de la Universidad de Guadalajara- ha sido profesor e investigador los últimos 26 años en esta universidad pública- basado su experiencia recordó sus viejos tiempos al frente del aula y quiso castigar a los críticos en la Jornada electoral. - Hay que recordar que en 2006 cuando era candidato a gobernador de Jalisco la PGR filtró información de una presunta investigación de vínculos con la delincuencia organizada –.
Sus fundamentos se desprenden de su propia página web cuando sostiene: “Como candidato a Gobernador, fui víctima de la guerra sucia, inventaron señalamientos falsos, difamaciones escandalosas y acusaciones sin sustento. Pero como siempre la verdad se impuso y las falsedades cayeron por su propio peso. Quedó demostrado que las acusaciones para confundir al electorado, todas eran falsas”.
Casi al final de su iniciativa el promovente sostiene: “La intención de ofender con fines preelectorales o electorales representa, en todo caso, un elemento esencial del tipo subjetivo, por lo tanto, no será necesario que se dé el resultado (causar deshonra a la víctima) bastando que la comunicación pueda causarle al ofendido riesgo de dañar su credibilidad o la buena imagen pública”.
Acostumbrado hacer lo que le plazca - como en su notaria- el Zar Zamora pretendía adicionar un artículo Bis al Código Penal Federal, para quedar de la forma siguiente forma: “412 Bis. Se impondrán de cien a doscientos días de multa y prisión de uno a seis años a quien injurie o difame a las instituciones, autoridades electorales, partidos políticos, precandidatos, candidatos o coaliciones; si el responsable fuese funcionario electoral, funcionario partidista, precandidato, candidato o servidor público, la pena será de 200 a 300 días de multa y prisión de dos a nueve años”.
Pero una publicación periódica y las reacciones en redes sociales, hicieron declinar la iniciativa del Zar Zamora; su argumento de poco peso: "Hice una reflexión que me llevó a considerar solicitarle al presidente de la Comisión de Justicia que retire el dictamen de iniciativa de reformas para sancionar la difamación electoral hasta no tener una redacción que resuelva las inquietudes y preocupaciones de todos”.
¿Será cierto diputado? O hay otras razones detrás de la declinación de su iniciativa. Continuando con su guión papal, el Zar Zamora- en un comunicado- sostuvo: “Para esto deben servir las redes, para legislar juntos, para que los representantes integremos la voluntad general”.
Lo cierto es que el Zar Zamora no hubiera actuado igual si su iniciativa (presentada el 27 de enero del 2010) hubiera entrado al pleno, discutida y aprobada por mayoría priísta sin que la prensa se diera cuenta. Lo cierto es que el Zar Zamora, actuó más por temor que por un acto de responsabilidad frente a los ciudadanos. Cierto es también que el político del pasado fue derrotado una vez más, primero por Emilio González, cuando buscaba la gubernatura. Y ahora por las redes sociales y la opinión pública; no estaba dispuesto a cargar con el estigma de autoritario.
Su iniciativa que parecía un encargo para no tocar a los candidatos- priísta desde luego- y su copete, de ahí su retiro. También este no es el primer problema del zar Zamora en San Lázaro, ya en abril de 2010, nueve de doce diputados federales jaliscienses del PRI, desconocieron a Zamora Jiménez como su coordinador estatal y solicitaron al coordinador general de la fracción tricolor, Francisco Rojas Gutiérrez, que convoque a elección para elegir a uno nuevo.
Un diputado jalisciense no identificado, argumenta la solicitud: “se debe a que ha utilizado su cargo para promoverse personalmente y no dar juego a toda la fracción”. La solicitud fue firmada por Jorge Arana, María Esther Scherman Leaño, David Hernández Pérez, Salvador Caro Cabrera, Joel González Díaz, Jorge Humberto López y Olivia Guillén Padilla; a parecen también los nombres de Ana Estela Durán y Clara Gómez Caro, aunque ellas no firman.  Los diputados de Jalisco no firmantes además de Arturo Zamora son: Rafael Yerena Zambrano y Trinidad Padilla López, este último hermano del rector de facto de la UDG, Raúl Padilla López.
¿Qué le espera ahora al Zar Zamora? Será acaso la coyuntura que sus compañeros diputados de Jalisco y detractores buscaron en 2010? ¿Aprovecharan el traspié para pedir que ahora sí se vaya? Eso sólo lo sabrán ellos, aunque la oportunidad se las da el mismo Zamora Jiménez.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

10 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro,

Interesante su columna Iusfilosofando de este día.

Es de verdad insostenible que existan este tipo de políticos de la era paleolítica que pretenden sorprender a la ciudadanía con propuestas de esta índole.
¿Y si no existieran las redes sociales quiere decir que no hubiera reculado?

Excelente texto para el conocimiento, la reflexión y el debate.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Maestro:

Su texto trae nuevamente el tema de los políticos que pretenden tomarle el pelo a los ciudadanos, ahora resulta que sus problemas personales (la guerra sucia contra el en 2006) los quería llevar a la legislación. Y justamente de cara a las elecciones.
Que eficacia el del Diputado ese.

Buen texto y gracias por mantenernos al tanto de fondo de los temas de hoy.

Luis

Roberto A. Guiochín dijo...

Este tipo de experiencias posiblemente nos den la dimensión de hasta qué grado una sociedad con acceso a la información y canales de participación puede influír para deneter iniciativas estúpidas y mal intencionadas. Sin embargo debemos apelar y presionar para la creación de instituciones ciudadanas que vigilen y sancionen los actos de gobierno. Nos urgen esos contrapesos para que nuestra clase política, si bien no va a cambiar, proceda de otra manera. Un abrazo, Samuel. Excelente columna como siempre.

David dijo...

Lo rescatable del Sr. Zamora es que nos deja ver en su fallido intento de hacerse justicia por propia mano, que el clamor de las redes sociales es fuerte y tiene peso en las decisiones de los políticos faranduleros.

Nos da a ver que las exigencias comunes de la sociedad, hacen retumbar los oídos de los políticos, que durante tanto tiempo se mantuvieron sordos a las propuestas y necesidades de la población que representan.

Un excelente e interesante texto el que nos comparte hoy Maestro, muy bueno para la reflexión, la crítica y las ideas.

Pase una agradable noche, un abrazo y hasta la próxima!!

Anónimo dijo...

Muy interesante tu texto. Es pertinente seguir con lupa a los prianistas para poner sus redes de corrupción a la luz del día.

Alfredo Barragán

Anónimo dijo...

Un abrazo Ius... interesante como siempre tu publicación

Xiomara Beatriz

Anónimo dijo...

Zar Zamora jaja usted siempre jugando con las palabras le leo.

Ángel Adán

Anónimo dijo...

muy bueno

JOEL GUSTAVO

Anónimo dijo...

jajaja como todo priista, nacido para joder, lamentable q un dizque hombre de leyes pretenda coartar el derecho a la critica.

Oscar Sanchez.

Anónimo dijo...

muy buena columna Maestro, gracias por compartir, saludos...

Alex Alcantara