miércoles, 21 de septiembre de 2011

REGRESIÓN



"Ahora usamos la ley como un arma en lugar de una herramienta". 
Warren Bennis

Veracruz es un estado que en su territorio reúne clima, la calidez de su gente, lo variado de su gastronomía, la riqueza de su flora y fauna (la que tiene cuatro extremidades y plumas y pico ehh) su exquisito café; la zona arqueológica más importante del sur del país; una universidad que ocupa un espacio relevante en la aportación cultural y académica de México.

Sin embargo, en la última década las cosas han cambiado, y no para bien. Ya no es la asociación entre políticos la que lacera a la sociedad veracruzana, ni tampoco lo son las inclemencias naturales, ahora lo son los hechos que se documentan día a día. El crimen organizado o no; los escenarios en calles o avenidas son las charlas de café; los temores no manifiestos entre su población se están volviendo costumbre.
Hace algunos años - durante el conflicto armado de los noventa- que visitaba Chiapas los anfitriones me contaban que al salir de sus comunidades los padres, madres o algún otro integrante, tenía que despedirse de su familia porque no sabían si los volverían a ver, que siempre andaban con el temor de que fueran asesinados en alguna emboscada.

Un temor parecido - guardando sus dimensiones- ocurre con la gente de algunas zonas de Veracruz. Lo que empezó el año pasado con persecuciones en las zonas pudientes de Xalapa y Veracruz; se ha extendido o desbordado.
Hace más de una década, Veracruz era uno de los estados cuyas ciudades, playas, legislación, oposición parlamentaria y participación cívica era importante.
Hoy Veracruz, es un estado que está llamando la atención de los reflectores nacionales, por la forma en como el crimen parece disputarse cuadra a cuadra las ciudades.
Esta es parte de la "guerra que no es guerra"; y se falta a la verdad cuando se dice que Veracruz es un estado próspero, porque no se puede ser próspero cuando la incertidumbre se apodera de los habitantes de su estado.
Sumado a lo anterior, la cada vez menos H. Legislatura estatal decidió aprobar reformas al código penal para hacer referencia a la "Perturbación del orden público" en su artículo 373 donde incluyó " afirmaciones falsas".
La reformas son una regresión jurídica y social, la inteligencia del promovente. Parece fue inspirada en la era porfiriana, donde la reunión de más de dos podía ser tomada como conspiración.
Lamentable y regresiva sostengo, porque el "poder" o mejor aún, el "gobierno" como en la inquisición teme y penaliza lo desconocido, lo diferente; sanciona a quienes usan las redes sociales para "expander" -sostienen- rumores pero son, ellos mismos incapaces para usar las mismas redes sociales para contra atacar esos rumores. 

Lamentable, patético, atroz. Darle ese trato a los veracruzanos, tratar así a los usuarios de redes sociales. Viva la regresión, viva Veracruz!
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

3 comentarios:

Roberto A. Guiochín dijo...

Así es. Vivimos en la zozobra y la incertidumbre los veracruzanos. La gente no compra y los negocios quiebran por todos lados. No hay manera de progresar como no sea largándose. Duele ver en qué han convertido el país estos sátrapas miserables que prostituyen lo que debería ser el más noble oficio: la Política como un vehículo de servicio.

David dijo...

Que interesante texto Maestro, enoja saber del retroceso, de la forma en que quieren silenciar el clamor del pueblo.

Me parece que esta situación pronto se expandirá por todo el país, y cada vez habrá más miedo, incertidumbre y menos libertad para los ciudadanos.

Un excelente texto Maestro, pase una agradable tarde, un abrazo y hasta la próxima.

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Triste realidad la de mi patria chica, la de mi Veracruz, mi Xalapa.

Sus bellezas y ambiente intelectual se ha visto opacado por los hechos violentos, por la corrupción de sus autoridades.

Es muy, muy lamentable. Ahora le sumamos la actuación retrógada de los legisladores y su aprobación a un delito que se antoja de las viajas usanzas de un gobierno represor.

Magnífica columna Iusfilosofando.