viernes, 7 de octubre de 2011

SUEÑOS FRUSTRADOS



El poder lo contamina todo, es tóxico. Es posible mantener la pureza de los principios mientras estás alejado del poder. Pero necesitamos llegar al poder para poner en práctica nuestras convicciones. Y ahí la cosa se derrumba, cuando nuestras convicciones se enturbian con la suciedad del poder.
José Saramago

Ayer, se imaginaba cenando caro y bebiendo aún más caro. En compañía de incondicionales y pocos amigos en aquel restaurante de corte mediterráneo de la nueva plaza comercial, la más cara de la zona.
Imaginaba su nombre ocupando las primeras planas de los periódicos, en entrevistas por radio y televisión. Presumiendo entre sus alumnos el nuevo cargo, y lamentando que pronto los dejaría; recibiendo de su jefe inmediato y cómplice aún más beneficios en aquella universidad a la cual tuvo que regresar después de disfrutar de los beneficios del presupuesto público.
Imaginaba sus intervenciones, sus oposiciones primero y luego los privilegios. Sabía que su nombre estaba en la lista de los propuestos, en el dictamen que se votaría en pleno de la Cámara de diputados. No importaba quien propusiera la lista, lo importante es que fuera su nombre. Ayer, había prometido a sus cercanos que juntos irían al IFE y que después de ello las cosas cambiarían. Otros cuantos se quedarían en la ciudad, promoviendo su más reciente creación, su juguete.
Pero ayer por la tarde noche las cosas cambiaron, su rostro cambiaba a cada minuto al enterarse la forma en como se había integrado los bloque que votarían el dictamen. Le preocupaba que no se aprobara la propuesta donde se incluida su nombre. Y es que la terna donde se le incluía era respaldada por las fracciones de PRI, PVEM, PT, Convergencia y Nueva Alianza, pero no tenía certeza de que tuviera los suficientes diputados para ser aprobada.
Su nombre corría riesgo, pero al igual que lo manifestado el coordinador de Convergencia en la Cámara, sabía que la integración de la terna, era producto de los vetos entre partidos y de las relaciones personales entre los legisladores y los aspirantes, tal vez eso ayudaría.
Una llamada le advertían que el debate seria intenso, y lo fue, Javier Corral (PAN) reclamo al PT (en particular a su coordinador): “llama la atención que en esta recta final, dos de los partidos que dicen combatir el regreso de la mafia del poder terminen en coalición en la propuesta del PRI y Peña Nieto”.
En el momento de la votación -ya entrada la última etapa de la sesión- las manos le sudaban, recibía llamadas de manera constante, quizá por ello cedió el teléfono para que alguien más lo respondiera.
Voto a voto de los 430 legisladores que asistieron a la sesión, se constituía en una preocupación y después de 10 minutos el resultado finalmente llego: 242 votaron a favor y 187 en contra. Sabía que se necesitaba al menos 287 para alcanzar la mayoría calificada de dos terceras partes de los diputados presentes en el pleno.
Todo se derrumbaba, los escenarios que había construido desde que inicio la sesión en la Cámara de diputados, los sueños, las aspiraciones, los compromisos, se habían diluido. El rostro de sus acompañantes había cambiado abruptamente. Su molestia era inocultable.
Después de la votación y tras los resultados, el celular dejo de sonar. Como en la peor de sus pesadillas, la habitación en la que estaba había sido inundada por el silencio que en momentos asfixiaba a los presentes. Discreta pero contundentemente, pidió a uno de sus cercanos cancelara la reservación en ese restaurante que tanto le gustaba.
Los sueños habían sido frustrados, las aspiraciones cortadas, los compromisos no se cumplirían. Triste, no quedos más que agradecer a quienes se mantuvieron cercanos en esa ocasión, a quienes contemplaron sus sueños frustrados, a quienes inflaron el momento.
Finalmente la integración completa del IFE era lo de menos, lo importante eran sus sueños, pero no se puedo, al menos no ayer. Así fue la triste historia de quien aspiraba a gozar de los beneficios del IFE. Y eso valía la pena. Pero no resulto.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

2 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Nos presenta en la Columna Iusfilosofando un texto magnífico. De reprente me transportó a ese escenario donde el gozo y el placer por el poder mismo se suele desmoronar en un abrir y cerrar de ojos.
Que más da señalar nombres si aplica a la perfección a diversos actores.

¡Enhorabuena!, excelente columna como las que nos acostumbra compartir.

Un abrazo.

Roberto A. Guiochín dijo...

Genial narración que dista mucho de ser imaginaria o producto de febril fantasía. Deliciosa su lectura, maestro Samuel.