martes, 18 de junio de 2013

GRANIER, EL RAPAZ



Por si las cosas no estuvieran mal para Granier, ahora se levantan sospechas sobre las incongruentes declaraciones que realizó a Carlos Loret la semana pasada y en donde hace alusión al laboratorio donde laboró algún tiempo. Esto como justificación para dar fe de las 13 propiedades en inmuebles que tiene.
Granier nació en el inmueble que ocupo su laboratorio y ahí mismo vivió un tiempo, al menos eso atestiguan los habitantes que lo conocieron por años. Y si eso es cierto- como lo es- mienten sus abogados en declaraciones sobre su pasado opulente que puede justificar su actual fortuna.
Dicen sus defensores que las propiedades que tiene forman parte de herencias, y de ahí su justificada expresión y fanfarronería de propiedades e incluso los 400 pares de zapatos, 400 pantalones, 300 trajes y 1,000 camisas, “todos de marca”, pero nada de eso parece congruente.
No obstante, parece que al químico de 65 años le gustan las crisis, en 2007 tras llegar a la gobernatura enfrenta la primera de ellas, las inundaciones que causaron daños estimados en unos 700 millones de dólares.
¿Pero cómo es que Granier llego a la pantalla chica? Pues verán, tras la derrota del PRI en 2012, el gobierno de Arturo Nuñez, se encontró con un desfalco que día tras día crecía y que hoy conocemos es por la cantidad de 23,000 millones de pesos aproximadamente.
Con solicitudes de último momento por créditos de 4,100 millones de pesos y sumada la falta de pagos a proveedores, personal médico y la desaparición de recursos federales.
Pero eso no es todo, su sed de ambición parece no tener límites, hoy sabemos que 12 días antes de fenecer su mandato, Granier autorizó a la Secretaria de Administración y Finanzas, encabezada por José Manuel Saiz, rematar más de 1,000 bienes propiedad del gobierno del Estado. ¿Para pagar deudas? Desde luego que no, fue para beneficiar a los cercanos.
La convocatoria al remate no fue pública y no se sabe quiénes fueron los beneficiarios de tan jugosas adquisiciones bajo el argumento de que estaban en malas condiciones, de ahí que se hubieran subastados, cámaras fotográficas, teléfonos celulares, computadoras, camionetas, grúas, automóviles.
El diario nacional ilustra algunos casos: una pipa con un valor de factura de 741,122 pesos ofertada en 20,000 pesos, una grúa de 439,900 en 10,000 y un conjunto de 52 automóviles evaluados en 4.9 millones de pesos en 482,700 pesos, computadoras vendidas a 50 pesos, una camioneta facturada en 441,000 pesos vendida en 7,000 pesos.
Lo anterior, demuestra la forma rapaz en como algunos políticos formados en la idea “del que no transa no avanza”, han acabado con bienes públicos a costa de los ciudadanos que los eligieron. La forma rapaz en como Granier y su equipo saquearon a Tabasco debe ser castigada. Si no se detiene y se acaba con la impunidad habrá más casos donde no pasará nada. Casos que investigar hay muchos, Jalisco parece ser uno de ellos, veamos qué pasa.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem. 


6 comentarios:

@BarbaraCabrera dijo...

Granier es el caso actual más representativo de impunidad, corrupción y complicidad y como bien dice Doctor no es el único, pugnemos porque más corruptos tomen el lugar que les corresponde, es decir la cárcel y no sólo eso sino que además regresen lo que se llevaron.

Magnífico análisis en su Iusfilosofando.

Un placer leerle.

Roberto A. Guiochín dijo...

Impunidad, combustible para la corrupción. Pero ellos no se van a amarrar las manos. Transparencia y constante vigilancia ciudadana es lo único que podría contener la enfermiza ambición de la clase política. y, claro, un eficiente y efectivo estado de derecho. Vaya... ¿y mi nieve de qué la quiero?

Anónimo dijo...

Hoy es Granier, los conductores (no informadores ni periodistas) se dan vuelo haciendo escarnio, ayer fue Sabines, lo cierto es que como dice el viejito necio (Amlo) "el poder marea al tonto" mañana será el gober piadoso, no importa de que color sean la clase política aprendió bien la máxima de que político pobre es un pobre político, lamentable faltan 5 años y medio de lo mismo, un sexenio de la entrega, la venta, del remate, el outlet, esperemos nos contagie Brasil un poco de gallardía, saludos.

Óscar Sánchez

Anónimo dijo...


Samuel, el surrealismo como parte de la política. Gracias por tu columna

Jorge Hernandez ‏

Anónimo dijo...

En efecto, Granier es un claro ejemplo de el que no transa no avanza.Seguramente que mucho delo que Granier robo fuepalcopetes La producción de galletitas ahumadas y su reparto por chayo será la nota en estos aburridos procesos electorales. Abrazos.

Alfredo Barragán

Anónimo dijo...

Lo de Granier, es solo la punta de una madeja de corrupciones y prácticas "gubernamentales" para esquilmar el erario estimado.

rafael ortiz