viernes, 14 de junio de 2013

DE GATOS Y ELECCIONES


 Después de obtener la presidencia el año pasado, con métodos y resultados que todos ustedes ya conocen, el partido del Señor Peña, quiere ir por todo en los Estados, cueste lo que cueste; ya que este 2013 es el preámbulo de la elección federal intermedia.
En las 14 entidades que tendrán elección, se disputa más que un triunfo local que presumir, en realidad está en juego el control territorial de cara a la elección federal de 2015.
Veamos los Estados que tendrán elección  desde gobernador, hasta presidentes municipales  pasando por diputados locales: Aguascalientes: 27 Diputados locales y 11 Ayuntamientos. Baja California: Gobernador, 25 Diputados locales y 5 Ayuntamientos. Chihuahua: 33 Diputados locales y 67 Ayuntamientos. Coahuila: 38 Ayuntamientos. Durango: 30 Diputados locales y 39 Ayuntamientos.
También se encuentran: Hidalgo con 18 Diputados MR y 12 Diputados RP. Oaxaca que elige a 42 Diputados locales y 570 Ayuntamientos. Puebla con 41 Diputados locales y 217 Ayuntamientos. Quintana Roo que elige a 25 Diputados locales y 10 Ayuntamientos.
Y, finalmente, Sinaloa con 40 Diputados locales y 18 Ayuntamientos. Tamaulipas que va por 36 Diputados locales y 43 Ayuntamientos. Tlaxcala con 32 Diputados locales y 60 Ayuntamientos. Zacatecas con 30 Diputados locales y 58 Ayuntamientos y Veracruz que elegirá a 50 Diputados locales y 212 Ayuntamientos.
Ahora bien, aunque Baja California elige gobernador, la atención se ha concentrado en la elección de Veracruz, que tiene una población de 7 millones 643,194 habitantes y representa un padrón electoral nada despreciable de 5 millones 726,296 electores. Además es donde están en juego más puestos públicos 262 en total.
Recordar que Veracruz fue el motivo de aquella épica expresión: “aguanta Rosario”, formulada por Enrique Peña tras los señalamientos de PAN y PRD sobre su responsabilidad en el manejos de los programas sociales a favor del PRI en esa entidad.
Y en Veracruz la atención se concentra en la capital, la progresista y multicultural Xalapa, la Atenas Veracruzana; y lo es no porque la ciudad haya electo al único diputado de oposición en todo Veracruz. Sino porque sacado de la falta de ingenio, se empezó a mencionar a un gato bajo el nombre de Morris. El cuadrúpedo paso del baño de mugre y polvo al estrellado, todo debido a las mass media más que a las redes sociales.
Pues bien, los “creativos”, no solo hicieron una página, sino también calcomanías (¿financiadas por quién?) y llamaron rápidamente la atención de incautos, que pensaron que era una forma de mostrar su repudio al quehacer político. Nada más ingenio y alejado de la realidad.
Lo cierto es que en Veracruz y en su capital, se empezó a correr la voz de votar por el candigato y así anular la elección, sin embargo, esa iniciativa bañada de ignorancia no es tal, el Código Electoral Veracruzano en su título segundo capítulo primero denominado “de las nulidades”, señala las hipótesis en la cuales se puede anular una elección.
El artículo 313 enumera que puede ser de gobernador, de diputados de mayoría relativa en un distrito electoral o de un ayuntamiento en un municipio, las hipótesis son: primera, que se actualice la hipótesis señalada en el artículo 312 (instalar casillas en lugar distinto, entregar paquete electoral fuera de tiempo, recibir votación en fecha distinta, que votación sea recibida por alguien distinto a los designados, que haya dolo o error en escrutinio) en por lo menos el 25% de las casillas instaladas.
Segunda hipótesis, que no se instale al menos el 25 % de las casillas electorales que correspondan al territorio de la entidad, distrito uninominal o municipio; tercera hipótesis,  que el candidato que hayan obtenido la mayoría de votos en la elección correspondiente, no reúnan los requisitos de elegibilidad establecidos en el Código; y finalmente la cuarta hipótesis la utilización en actividades o actos de campaña de recursos provenientes de actividades ilícitas.
El artículo 314, establece que el “Tribunal Electoral del Poder Judicial del Estado podrá declarar la nulidad de una elección cuando se hayan cometido, en forma generalizada, violaciones sustanciales durante la jornada electoral, en un municipio, distrito o en el Estado, según corresponda”. Lo cual desde luego se ve muy lejos que ocurra y no porque no se pueda, sino porque la distribución de despensas, enseres domésticos y hasta estufas han llegado a manos de los electores a cambio de su voto.
Es el artículo 315, el que menciona que “sólo podrá declararse la nulidad de una elección cuando las causas que se invoquen estén expresamente señaladas en este Código”, pero eso no basta tienen que ser “(…) plenamente acreditadas y se demuestre que las mismas son determinantes para el resultado de la elección correspondiente”.
Finalmente el artículo 316, advierte que “Ningún partido o coalición podrá invocar causales de nulidad, hechos o circunstancias que la propia organización o su candidato dolosamente haya provocado”.
Así pues, la aparición de una marioneta, vuelta gato, (pobre animal) solo sirvió todo este tiempo como factor distractor, más que elemento de construcción y oxigenación de la práctica política. Morris y sus ignorantes impulsores, solo facilitaron y exponenciaron el asquio de participar en la elección y con ello la amenaza de que el partido que gobierna la capital retenga el poder se hace presente.
En fin, mi confianza en que los Xalapeños, demuestren la importancia de su voto y salgan a recuperar la ciudad. Y eliminen los temores de que la elección se anule ¿Sera posible que ocurra? Confió en que así sea.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

Muy ilustrativa y contundente columna la de hoy Doctor.

Hagamos que de vuelta a la Twittósfera y otras redes sociales.
No tengo duda de que en mi patria chica harán lo necesario para contribuir al rescate de este #MéxicoLindoyHerido

Magnífico análisis en Iusfilosofando.