viernes, 21 de junio de 2013

PANISTA Y DINERO



No acaba de concluir la historia de “Granier el rapaz”, cuando inicia la telenovela “los panista también lloran”, y no lo hacen por cualquier cosa, sino que la disputa ahora es por el dinero, nada más que eso. Ya decía Voltaire que “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”.
Y así lo entendió Ernesto Cordero, pues en su interés por no perder el control entre los senadores panistas, dio madruguete y su facción eligió al queretano Francisco Domínguez como responsable de  las finanzas de los senadores panistas, quien intentó tomar las oficinas de la tesorería del grupo parlamentario.
Y como en las películas del México de los 50´s; ante esta acción “ilegal”, -según el ex ajustador de seguros y actual coordinador panista- Jorge Luis Preciado, pidió la intervención de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y la presencia de agentes ministeriales para dar fe de la situación de las instalaciones.
Algunas versiones sostienen que en realidad la presencia de Domínguez Servién fue para sustraer o destruir los documentos de los manejos realizados de septiembre pasado al 21 de mayo, periodo en el que Cordero fue coordinador. Y para evitar que lo ocurrido anoche vuelva a pasar, Preciado avisa que reforzará la seguridad de la Torre Azul para evitar que el fin de semana los calderonistas intenten tomar nuevamente el control económico del grupo parlamentario.
Bien señalaba Platón: “La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”. De ahí que los panistas demuestren lo que ya algunos sabíamos, el poder político y económico es uno de los factores que los lleva a participar en política; si no que le pregunten a la candidata panista a diputada federal por el distrito de Xalapa Rural en Veracruz, a quien se le señala de recibir dinero por no hacer campaña y así dejar ganar al candidato del PRI.
Más allá de saber cómo terminara este sainete, lo cierto es que con su disputa, el PAN esta derrumbándose y parece que todos tienen que salir huyendo de ese edificio, por eso tratan de agarrar las migajas que puedan para sobrevivir los tres próximos largos años. ¿Será por eso que Cordero ofrece en prenda su grupúsculo de legisladores para aprobar la reforma de Peña en materia energética?, una reforma que desde luego aún no se ha presentado.
Ya lo veremos, pero estoy seguro que  no decepcionarán el comentario. Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, con esto queda evidenciado que el Senado es muy buen negocio, que vergüenza y que miseria se vive en ese instituto político; en efecto sólo quedan las migajas y remojadas. Al tiempo.
Buen análisis. Un placer leerle.