jueves, 6 de junio de 2013

UN CONGRESO EFICAZ PARA JALISCO*



“La democracia tiene por lo menos un mérito, y es que un miembro del Parlamento no puede ser más incompetente que aquellos que le han votado”
Elbert Hubbard

En ocasión de la presentación de mi libro "Redacción y técnica legislativa, - el arte de crear leyes- el pasado mes de abril en el Congreso de Morelos, uno de los organizadores difundió por redes sociales el evento.
El mensaje comunicaba "¿Eres un ciudadano interesado en los asuntos públicos? ¿Eres un diputado interesado en mejorar tu trabajo? ¿Te interesa conocer cómo se redacta una iniciativa de ley?”.
Aunque la mayoría de los mensajes y comentarios eran de felicitaciones y preguntas sobre como adquirir la obra, hubo uno comentario que llamo mi atención, uno que decía "durmiendo en sus curules y ganando cien mil pesotes al mes, no creo que les interese a los legisladores algo así”.
Como observan, esa es la percepción de un sector de ciudadanos que se quedó enganchado con la imagen que la mass media le presentó desde los años ochenta. Una percepción que ha tardado en diluirse. Y  es que el Poder Legislativo ha sido por años, uno de los poderes que peor calificación y opinión merece de los ciudadanos.
Sumado al comentario que se citó anteriormente se anexan estos otros: "son flojos", cobran sin trabajar", "son unos...levanta dedos", "deberían de reducirlos", "sino pueden que renuncien".
En nuestro contexto local pueden agregarse más calificativos que la mayoría de los presentes conoce, aunque se niegue a reconocerlos; para nadie de los legisladores es un secreto que su imagen pública colectiva está más allá de lo peor. Pero a veces parece que a nuestros señores representantes, la opinión que sus electores puedan tener sobre ellos es lo que menos les importa.
Legislatura tras legislatura, tras legislatura, los nuevos habitantes de Hidalgo 222 prometen cambiar la cosas, se inmolan en el discurso de la transparencia, se crean sendos discursos con argumentos que asombrarían a Bobbio, Habermas y al mismo Kant con esa retórica.
Legislaturas van y legislaturas vienen y una supera a la otra en el arte de faltarle al respecto a los ciudadanos, desde meter a sus familiares, parejas o amigos a “trabajar”, hasta conseguir una base laboral; hasta repartirse el dinero que sobra de las comisiones legislativas.
En algo que tampoco falla el Poder Legislativo local es en modificar la Ley Orgánica para crear comisiones ad hoc, en politizar convocatorias para elegir a nuevos integrantes de organismos como el electoral local, el de transparencia, el económico y social, o magistrados, consejeros del poder judicial o en volver inauditable a la Universidad pública estatal.
Este Poder, de lo que sí parece saber es de discursos de austeridad que se materializan con nóminas secretas, y que se contradicen con la contratación de empleados bajo el esquema de “honorarios”. 
Este Poder lo que no quiere ver es que en el proceso de purga y terrorismo laboral que está realizando con el despido justificado en algunos casos e injutificado en otros, de empleados que llevan en algunos casos más de 10 años laborando. Este Poder, en aras de reducir la nómina a toda costa, no revisa perfiles, trayectoria laboral, ni formación académica. Da lo mismo tener el Grado de Doctorado,  Maestría o  licenciatura que llevarse bien con el preciso para ganar lo mismo a través de una compensación.
A esta sociedad, la que no conoce el funcionamiento interno de un poder legislativo, le hace falta mucha legislatura. Hago votos para que el Congreso local, no se convierta en la oficialía de partes más cara del mundo.
Dice Montesquieu que las “leyes inútiles debilitan a las necesarias”. Y eso es cierto porque el ciudadano común, el mexicano promedio, no sabe cómo se elabora una iniciativa de ley; y en pocas facultades de Derecho del país se considera como materia en el plan de estudios.
Lo que si observan los ciudadanos, es la información que se muestra en imágenes; Diputados discutiendo airadamente, aprobando iniciativas sin razón, aplicando la aplanadora. Negociando en lo oscurito. Lo que no ven los ciudadanos es el trabajo previo, la discusión en comisiones y el trabajo de los investigadores, asesores y Diputados.
Por eso, es importante difundir la labor que significa el trabajo legislativo y la investigación parlamentaria. ¿Cuándo veremos a Diputados dispuestos a aceptar limitaciones en su formación o experiencia parlamentaria? ¿Cuándo tomaran la decisión de dotarse ellos y su equipo de mejores herramientas para el desarrollo de sus funciones? Espero que este foro solo sea un paso, para el cambio de rumbo y de la imagen misma de esta legislatura.
Se habla de austeridad, pero se considera que hablemos de la “creación de instancias legislativas institucionales de asesoría y apoyo”; “de procedimientos administrativos de contratación (…)”; a veces parece, señores diputados, que se desconoce la idea de desregulación, porque mientras los Estados prósperos debaten desaparecer instancias administrativas y secretarias de Estado, aquí se nos convoca a la “integración de un órgano ciudadano de fiscalización pública”.
En fin, la nueva imagen y eficacia que este Poder puede proyectar no se resume en el despido laboral o en la amenaza de “lo tomas o lo dejas”. La nueva imagen que debe y puede proyectar este poder legislativo debe ir acompañado de:
  1. Una revisión exhaustiva de los perfiles de sus empleados, de su experiencia laboral y de su formación académica. Al mismo tiempo que implementar programas de profesionalización para la formación de especialistas.
  2.  Desaparecer sus órganos técnicos no especializados que solo han servido de cuna de salvación para empleados que no cumplen en perfil requerido para estar ahí.
  3. Fortalecer su Instituto de Investigación y Estudios Legislativos, este espacio debe ser el cerebro de investigación y producción para la buena labor de los diputados y desde su creación ha sido descuidado. No se promueve que sus integrantes puedan publicar sus investigaciones.
  4. Desregulación de su marco legislativo local. Menos legistitis y más eficacia, les recuerdo a Montesquieu las “leyes inútiles debilitan a las necesarias”.
* Ponencia presentada en el marco del Foro de consulta para especialistas para la construcción de un Poder Legislativo digno, legítimo y con participación social, organizado por la Comisión Especial para la reforma y reingeniería del Poder Legislativo del Estado de Jalisco de la LX Legislatura, el día 5 de junio de 2013 en la Ciudad de Guadalajara, Jalisco. Bajo el título REINGENIERÍA LEGISLATIVA Y ADMINISTRATIVA PARA UN CONGRESO EFICAZ.

1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, me tocó compartir con usted en este Foro, donde también presenté mis propuestas.
Esperemos que los que hoy ocupan una curul en ese Congreso abran su mente y tomen en consideración tan relevantes propuestas muy bien planteadas y argumentadas.

Mis felicitaciones para usted. Un placer leerlo y compartir puntos de vista.