viernes, 17 de agosto de 2012

MVS Y EL CALDERONATO AGONIZANTE



La disputa pública que han mantenido MVS y el calderonato por la banda de 2.5 gigahercios, no es el primer ataque que desde Los Pinos se gesta contra medios de comunicación, ya han pasado, la revista proceso, el periódico reforma, la revista contra línea y algunos otros medios en todo el país desde los gobiernos estatales.
La confesión de Joaquín Vargas de la conversación que sostuvo con Javier Lozano, forman parte de las practicas que por años se practico como política de medios por parte del pasado corrupto- que hoy pretende llegar a Los Pinos- y que se sintetiza en “te callas o te callas”.
No obstante, no por el hecho de que allá ocurrido en el pasado corrupto debemos permitir que se reproduzca en este sexenio. Mucho ha costado la construcción de un marco jurídico- a veces con defectos- que salvaguarda derechos.
Que Vargas haya denunciado que el calderonato condicionó la explotación de 2.5 gigahercios a que Carmen Aristegui se disculpara por haber aludido a través de una crónica periodística y luego un comentario editorial, los problemas de alcoholismo de Calderón; y que luego, a que MVS no impugnara la autorización para que Televisa y Iusacell se concentraran en el mercado de telefonía fija, consolidan la podredumbre total de estos seis años.
Parece que a Calderón y a su sequito no le basto ensangrentar al país, con su nada inteligente guerra que no es guerra; tampoco ensanchar la población de mexicanos que migraron de la pobreza a la miseria; mucho menos incrementar la población de desempleados.
Al señor Calderón tampoco le basto cerrar Luz y Fuerza del Centro, acabar con Mexicana, no concluir las investigaciones en las mineras accidentadas, ni aplicar la ley en el caso de la guardería ABC. Enganchado en su intención fracasada de refrendar la presidencia para el PAN desató un ataque contra la delincuencia organizada que lo único que trajo fueron mas de 60 mil muertos.
El mensaje enviado por el canderonato con el boletín de Los Pinos, donde acusa a Vargas de “calumniar, difamar y chantajear” para obtener la renovación de sus concesiones en la banda de 2.5 GHz, expresa la desesperación de este sexenio por pagar favores a quienes encubrieron sus torpezas estos dos trienios: Televisa y Tv Azteca.
En fin, aunque el calderonato agoniza, parece que no piensa morir hasta pagar todos y cada uno de esos favores a quienes permitieron viviera en Los Pinos estos seis años. Pobre PAN, pobre México. Pobres de los que siguen que en este país no pasa nada.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

1 comentario:

Desde la redacción de Columna Nornilandia dijo...

Maestro:

Una Iusfilosofando oportuna y que aporta elementos indispensables para el debate necesario.

Sin duda, el sexenio que esta por terminar tiene un balance donde los fracasos y torpezas superan los escasos logros.

¡Excelente columna!

Un placer leerle.