viernes, 3 de agosto de 2012

PODERES ECONÓMICOS Y PODER CIUDADANO




Los nuevos señalamientos  del movimiento progresista de parte del excoordinador de campaña de AMLO - @RicardoMonrealA- a Luis Videgaray -@LVidegaray- por triangulaciones con recursos públicos en favor de la campaña de Enrique Peña Nieto, no deben minimizarse.
Los documentos presentados ayer, por el senador Monreal detallan que la cuenta  03800806935 de Scotiabank cuyo titular es el gobierno del estado de México, tuvo movimientos con saldo promedio mensual de 153 mil pesos. No obstante, en febrero de 2012, se registraron depósitos por mil 30.7 millones de pesos; en marzo, mil 621.3 millones; en abril, casi 2 mil 584.6 millones; en mayo, 3 mil 195 millones, y en junio 250 millones 73 mil 878 pesos.
Así, según @RicardoMonrealA  estos depósitos suman más de 8 mil 681 millones de pesos que fueron utilizados en campaña;  y es que,  si bien es cierto Luis Videgaray salió a desestimar las afirmaciones, es cierto también que -el economista egresado del ITAM y quien el próximo 10 de agosto cumplirá 44 años- fue secretario de Finanzas en el estado de México durante la gestión de Peña Nieto, -de16 de septiembre de 2005 al 30 de marzo de 2009- y conoce muy bien el manejo financiero, tiene los contactos, el veneno y el antídoto.
La inmediata respuesta de @LVidegaray, del PRI en voz de Coldwell y de Scotiabank  nos lleva nuevamente al campo de la batalla mediática, esa en donde al parecer no habrá tregua. Ya los dos equipos han demostrado que no están dispuestos a ceder tiempo aire al contrincante, ya sea en radio o televisión.
Ahora bien, que dos equipos políticos se enfrenten en los medios no debe extrañarnos, porque finalmente lo que se observa es la disputa por el poder; el juego político es parte de ello, pero a lo que debemos de estar atentos es al papel que están jugando los poderes económicos del país.
Antes, los poderes económicos que apoyaban a los candidatos lo hacían protegidos por sus testaferros, en la sombra, y con la promesa de recibir beneficios tras el “triunfo”. Pero hoy, el cinismo y la hipocresía parece ser su eslogan. Ahora los poderes económicos están dispuestos a no perder su inversión –la del candidato ganador- que la sociedad decida libremente y que no se vulnere el Estado de derecho, es lo que menos importa.
Los poderes económicos saben que si el regreso del pasado corrupto les asegura beneficios y para ello hay que dar la cara, lo harán. Ahora bien, que la iniciativa privada- quien le debe respeto a sus consumidores- ha decidido apostar y defender abiertamente a un candidato, debe saber que tendrá una respuesta oportuna de esos consumidores o incluso de las partes en la disputa política.
Esos poderes económicos, deben saber que las consecuencias de jugar un partido que no es suyo, serán los boicots comerciales, las protestas o los sentones afuera de sus locales, protestas cívicas de alto valor democrático. Manifestaciones de acción social que le devuelven al ciudadano su poder original, el derecho a decidir. Ahora es momento de ejercer ese derecho.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

1 comentario:

Desde la redacción de Columna Nornilandia dijo...

Maestro:

Excelente columna iusfilosofando la que nos presenta en esta ocasión: datos contundentes que de antemano sabíamos los que le seguimos la pista al poder público serían defendidas con el único recurso que les queda: el cinismo.

¡Que verguenza estos tipos venidos del pasado que hacen de la política una manera de corromper, robar, enquistarse en el poder por el poder mismo!

Un placer leerlo.