lunes, 8 de agosto de 2011

CÍNICOS



En la naturaleza del hombre encontramos tres causas principales de querella:
la competencia, la desconfianza y la gloria.
                                           Thomas Hobbes

Thomas Hobbes nació el 5 de abril de 1588 en Malmesbury, Wiltshire, Inglaterra. Realizó sus primeros estudios en Malmesbury y posteriormente en Westport, en la escuela privada de Robert Latimer, donde mostró sus dotes intelectuales en los estudios clásicos. A los catorce años, en 1603, ingresa a Magdalen Hall, Oxford.
En 1608 obtuvo el título de Bachiller, siendo nombrado tutor. En 1610 emprendió un viaje por Francia, Italia y Alemania, pudiendo observar de primera mano el poco aprecio del que la escolástica gozaba en esas fechas. De 1629 a 1631 emprendió un nuevo viaje a la Europa continental.
En 1640 a raíz de la guerra civil que estalló en Inglaterra, tras un período de tensiones entre el rey y el parlamento, regresa a París. Ahí comenzó a publicar las distintas partes de su obra, empezando con el De cive (El ciudadano) en 1642. En 1655 publicó la primera parte de los Elementos de filosofía y en 1658, la segunda. Estas dos obras completaban la trilogía iniciada con De cive.
Publica el Leviatán en 1651, y para 1672 termina su autobiografía, que trasladará posteriormente a verso, en latín. Hobbes muere el 4 de diciembre de 1679, en Hardwick may, a la edad de 91 años. Sin embargo su contacto con científicos de su época, fueron decisivos para la formación de sus ideas filosóficas, le llevaron a fundir su preocupación por los problemas políticos y sociales; y el pensamiento de los filósofos mecanicistas.
El pensamiento político del autor referido pretende ser una aplicación de las leyes del mecanicismo a los campos de la moral y la política. Las leyes que rigen el comportamiento humano son, según Hobbes, las mismas que rigen el universo, y son de origen divino.
En su texto Elementos de derecho natural y político, el autor afirma:
(…) los hombres deben reconocer la igualdad existente entre ellos; el que no pretende más puede considerarse moderado. Por otra parte, considerando las grandes diferencias entre los hombres, dada la diversidad de sus pasiones (…) hemos de reconocer forzosamente que aquellos hombres que son moderados y no pretenden más que la igualdad natural, deberán oponerse a la fuerza de otros que intenten subyugarles. De esto procede la desconfianza general existente entre los hombres y su mutuo temor. (HOBBES: Alianza: 2005)

La descripción que hace el autor en el párrafo anteriormente citado, pone el contexto en el cual se desarrolla en pacto de hombre por el hombre. Pero también expresa la forma en como los hombres son sujetos de resistencia y de oposición. Quizá por eso más adelante clarifica:
Viendo, pues, que la recíproca agresividad natural del hombre se añade el derecho de todos los hombres a todas las cosas, se da la situación de que un hombre ataque con derecho a otro y que éste tenga derecho a resistir; con lo cual los hombres viven en un perpetuo estado de desconfianza y estudiando como molestarse mutuamente, con lo cual el estado de los hombres en esta libertad natural es el estado de guerra. (Ibídem. P.173)

Lo aportado sin duda, es la forma más ilustrativa de cómo el autor argumenta la necesidad de pacto entre hombres, en la construcción de alternativas para poner en perspectiva la necesidad del contrato.
Por ello, no parece lógico que el bloque gobernante que encabeza Calderón, se empecine en mantener un combate disque delincuencial, una guerra que no es guerra, pero una guerra que lleva casi 50 mil muertos.
Mientras se repite que sólo son delincuentes y que se están matando entre ellos como sostiene el ingeniero mecánico venido a más, Gerardo García Luna. Los inocentes de este combate, siguen cayendo. Mientras insisten que las cosas estarían peor si “ellos” no hubieran hecho nada, como lo dicen en un promocional ideado por Alejandro Poiré. Cada día jóvenes y casi niños ingresan a las filas de la delincuencia, tal como lo ejemplifica  el caso de la niña sicaria, ahora en Jalisco.
Atrás quedo el discurso de Calderón y su aspiración de ser el presidente del empleo; le pareció más convincente ser el presidente de la sangre. Las manos limpias que presumía en su campaña, las ha escondido pues están manchadas con sangre inocente que ha caído en esta guerra que no es guerra.
Pero a Poiré y García Luna no parece importarles clarificarle la realidad a su jefe. Es más convincente para ellos sostener que van ganando la guerra. Es más redituable su protagonismo y su riqueza personal, que aceptar que México se ha convertido en la “zona cero” de la lucha contra el narcotráfico.
Su obstinada manía por negar que La CIA y militares estadounidenses retirados tienen autorización del gobierno mexicano para abrir un “centro de inteligencia” en una base de las fuerzas armadas mexicanas en el norte del país (de acuerdo con The New York Times) no tiene límites.
Cínicos los empleados Poiré y García Luna, que se empeñan en negar la realidad,  The New York Times señala que los intercambios de inteligencia entre ambos países ayudaron a la captura o eliminación de “unos 30 líderes narcotraficantes”, y que “en los últimos tres años México recibió más asistencia antinarcóticos que Afganistán y Colombia”.
Cínicos los empleados Poiré y García Luna, insisten en que no estamos en guerra, los funcionarios estadunidenses- Según The New York Times -recalcaron que el centro de inteligencia fue abierto tras una petición de asistencia de Felipe Calderón ante la crisis de seguridad en Monterrey.
Y mientras seguimos dejando que estos Cínicos: Poiré, García Luna, Marisela Morales y Calderón sigan recetándonos sus mentiras y muchos la crean. Seremos testigos mudos y cómplices de como este país se hunde en el abismo. Sigamos callados, no digamos nada, es mejor, así, México se destruirá más fácil. ¿No creen? Por hoy es todo nos leemos la próxima. Carpe diem.

10 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Poiré y el “Inge” mecánico García Luna me parece que no entienden que su jefe dijo a la ciudadanía “no se trata de una guerra”. Contradicciones como ésta abundan en el “Gabinetito” ¿Quién pierde si no es México lindo y herido junto a los ciudadanos que día a día nos esforzamos por salir adelante?

Un placer leerle en Iusfilosofando y Arca de Leer.

Magnífica columna.

Anónimo dijo...

Maestro:

Excelente reflexión la que nos presenta sobre eso que llama la realidad innegable y que se empeñan en esconder estos personajes, la pregunta es, como bien señala, hasta cuando los mexicanos nos quedaremos callados y seguiremos permitiendo que nuestra soberanía siga pisoteándose?

Buen día y gracias por hablara de estos temas.

Luis

Anónimo dijo...

excelente columna, no solo cínicos, son perversos de doble moral, el ponchis y niña sicaria, solo son víctimas, saludos.

Oscar Sanchez.

Anónimo dijo...

Muy interesante columna

Christian

Anónimo dijo...

La agresividad natural del hombre, al no ser delimitada, afecta a sus semajantes y a la larga se les revierte y eso no lo ven.

rafael ortiz

Anónimo dijo...

Cuidadoso en las citas ad hoc al texto, Excelso trabajo como siempre. Maestro reconozco la profesionalidad y entrega en sus textos. Es un honor inmerecido me pida siempre mi opinión. Gracias!!!!

Luisa Urdiales

Roberto A. Guiochín dijo...

Maestro Samuel, siempre ilustrativa la abundante y valiosa información con la que abres tus columnas y que sustentan con brillante solidez las argumentaciones de tu reflexión. Con todo hoy la ira apasionada puso un toque especial a tu escrito, pero ésta está plenamente justificada. Gracias por tus columnas.

David dijo...

Un texto reflexivo en su totalidad. Esta vez no me queda otra cosa por decir, mas que agradezco el excelente texto y que lo he entendido y reflexionado, llegando a la misma conclusión.

Dejemos ya la ciudadanía en general de permitir ese cinismo que no es más que una burla hacia el intelecto de toda una población.

Como siempre, iusfilosofando es una columna de primera, con un desarrollo magnifico y citas siempre útiles para la buena reflexión y creación de ideas.

Que tenga una excelente semana Profesor Samuel! Un saludo afectuoso!!

pomaresgui dijo...

apenas les queda el sobrenombre

Javier dijo...

Excelente columna estimado amigo y Maestro. Pero más que llamarlos cínicos yo los llamaría CRIMINALES, criminales de su propia gente y TRAIDORES de la patria, y por lo mismo deberíamos de unir nuestra voz y denuncia sin descanso para exigir JUSTICIA! Justicia es lo que más necesitamos y anhelamos muchos y cada vez más de nosotros los mexicanos!!