lunes, 29 de agosto de 2011

LEGALMENTE INMORAL

Aquel que no usa su moralidad sino como si fuera su mejor ropaje, estaría mejor desnudo.
Gibran Jalil Gibran

Dice Juan Gavilán  que el hombre se distingue de los demás seres por su alma. Es en el interior de ésta, donde estriba su verdadera naturaleza y reside la capacidad de pensamiento y de valoración moral. (GAVILÁN. Breve historia de la filosofía).
Paralelamente, los hombres, podríamos decir, son diferentes de los animales, pues de los animales no podemos decir que actúen moralmente; por eso, no hay en ellos ninguna posibilidad de hablar de lo que es correcto al retirarle la posibilidad al animal de actuar según sus instintos, mientras que en el ser humano, sean los que sean esos factores, hereditarios o ambientales, que han operado sobre la naturaleza de nuestros deseos e inclinaciones, siempre está la razón para compensarlos. (RIST, J. M. La filosofía estoica. Barcelona, 1995).
Para los estoicos:
(…) el hombre moral no se distingue por ser capaz de seleccionar lo que le conduciría a la virtud (aunque desde luego lo haría); más bien se le debería definir en términos de la fijeza de su disposición, la cual se mide en relación a un estándar, que llamamos razón. (Ibídem)

Pero ¿La razón nos guiará a definir el deber y nos dirá que es éste? El deber es la necesidad de respetar la ley. Una acción realizada por deber tiene, empero, que excluir por completo el influjo de la inclinación, y con ésta todo objeto de la voluntad; no queda, pues, otra cosa que pueda determinar la voluntad; si no es, objetivamente, la ley y, subjetivamente, el respeto puro, la máxima de obedecer siempre a esa ley, aún con perjuicio de todas mis inclinaciones.
Dworkin se suele plantear las relaciones entre Derecho y moral desde el punto de vista de las lagunas normativas, de los casos difíciles donde el orden jurídico no ofrece respuesta satisfactoria, y no desde la óptica de las posibles contradicciones o antinomias entre ambos sistemas.
Traigo a colación este debate inicial, porque hace un par de semanas el responsable de desmantelar la educación pública en México y excluir a la filosofía de la enseñanza media, Alonso Lujambio; sostuvo respecto de las críticas de ser funcionario y a la vez aspirante a candidato panista a la Presidencia de la República: "esa doble función es legal, no tiene ningún problema en nuestro ordenamiento jurídico. Yo conozco bien mis derechos y mis obligaciones, los límites de mi acción jurídica como ciudadano mexicano, como político y como secretario de Educación".
Tal vez Lujambio Irazábal (que este 2 de septiembre cumplirá 49 años) no esté muy alejado de la realidad jurídica actual, porque en efecto, con el marco jurídico que actualmente tenemos, no tiene impedimento legal para decir públicamente que desea ser aspirante panista a la candidatura presidencial.
Y probablemente el análisis no pueda centrarse en ello, pero a lo que no puede rehuir el señor Lujambio, es a su escusa moral de argumentar que como no está impedido legalmente, puede utilizar prensa, estructura y medios, a los cuales tiene acceso por ser Secretario de Estado.
De ahí la necesidad de marcar derroteros legales en materia de inelegibilidad, con el objetivo de eliminar situaciones privilegiadas entre los candidatos y partidos. Pues en mi opinión no bastan las causas de inelegibilidad contempladas en la Constitución mexicana y que se establecen en las fracciones IV a VII del artículo 55, en el artículo 59 de la norma fundamental, y en los artículos 7 y 8 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales.
Lamentablemente en nuestro país, a diferencia de casos como el francés o italiano, en donde se regula la figura; resulta que muchos servidores públicos que debieran estar sujetos a las inelegibilidades no lo estén. Así pues podemos ver los casos de Ernesto Cordero, que al Igual que Lujambio, utiliza los medios y estructura a su alcance para promoverse. Cordero Arroyo, actuario de 43 años y Secretario de Hacienda; dijo también hace una semanas, que se reunía con panistas los fines de semana y que para trasladarse utiliza los vehículos que simpatizantes de su precandidatura le prestaban. Indudablemente ese discurso un poco torpe, no tiene credibilidad ni en las mentes más permeadas por la mass media.
¿Cómo creerle de igual forma a doña Chepina Vázquez Mota,  que recorra el país, pretextando informes de su desempeño legislativo cuando es diputada por el Estado de México (aunque sea de representación proporcional)?  ¿Cómo negar que su despliegue propagandístico en el territorio nacional con espectaculares, espacios en prensa, radio y televisión, no se deben gracias a que es diputada federal y coordinadora de su bancada?
Indudablemente hace falta legislar no solo en términos de perfeccionamiento a la fibra de las incompatibilidades parlamentarias, sino en términos de la inelegibilidad, para que los funcionarios públicos o representantes populares no nos vean la cara y pretexten el “amor por México” para promover su imagen con recursos públicos y escondiéndose bajo la legalidad de su inmoralidad.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

27 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Un tema de sumo interés nos presenta en esta Columna Iusfilosofando.

Los funcionarios mencionados (secretarios de Estado y diputada federal) no son ni deben pretender ser de medio tiempo. La labor que llevan a cabo es vital para que México lindo y herido avance o se estanque y como van las cosas, estamos más pegados a lo segundo; así que es imperativo exigir cuentas a quienes son nuestros empleados, toda vez que su sueldo es pagado con nuestros impuestos.
Magnífica columna para la reflexión y para que no se olvide al momento de elegir al próximo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Maestro:

Leyendo su columna de hoy me percato que no hay razones para seguir tolerando a quienes desde el poder siguen utilizando recursos públicos para su promoción personal, en efecto como señala, la falta de marco legal no debe ser pretexto para esconder su inmoralidad.

Excelente columna

Luis

Gricelda dijo...

Dìa a dìa nuestros gobernantes se tornan cada vez màs cìnicos y es triste que nosostros no reaccionemos ni hagamos nada. Ya basta de saquear nuestro paìs.

adelaida mejía dijo...

Aunque es un tema complicado de entender por el desconocimiento amplio de nuestra constitución, creo que es muy una constante que se ha acentuado en los últimos tiempos de precampañas, en donde los políticos no tienen empacho de usar los recursos públicos en promover su imagen

David dijo...

Tener un deber, no necesariamente tiene que ir ligado a la moral, un deber puede ser inmoral, por toda vez que el deber es obedecer ley, no razón o moral.

Los 3 Funcionarios citados en el texto, Hacen un “correcto” uso de la ley del IFE que a grandes rasgos dice que mientras no estén en uso del cargo público ostentado, puede hacer con su tiempo libre lo que quiera, eso incluye la precampaña para otro cargo público.

Lo que se denota aquí no solo es la forma en que desatienden el interés público (Su verdadero deber) por intereses propios de su crecimiento personal o ambición. Sino, además, el uso indebido de recursos públicos, y no me refiero solo efectivo, también, como ya lo mencionó en el texto, a la infraestructura a la que tienen acceso.

Hacen un uso de competencia desleal, y justifican su inmoralidad y falta de ética, con la legalidad de sus actos.

De los tres personajes, el de la Sra. Josefina me pareció el más descarado uso de la ley para escudar su inmoralidad, de los otros dos no se espera mucho más de lo que hacen y dicen para escudarse, puesto que no han demostrado un gran ingenio.
Por cierto, estoy escuchando que el Anti-educación Lujambio, declino su carrera presidencial.

Una excelente columna Maestro, un texto como siempre muy disfrutable y con muy buenos recursos para la reflexión y critica.

Que pase una excelente semana, una abrazo y hasta pronto!

Anónimo dijo...

buen tema felicidades

vader

Anónimo dijo...

Buen artículo, pero ya va siendo hora que definamos candidatura 2012 por eso estamos con #AMLO2012

Eva Schuster

Anónimo dijo...

Magnîfica crîtica Sam. Te saludo siempre afectuosamente.

Justino D. Mijangos

Anónimo dijo...

muy buena columna maestro como siempre, una lastima que quienes deben de centrarse en el progreso del pais hagan todo menos eso.

r.estrada

Anónimo dijo...

Hola. Buenos días. Gran página amigo. Que tengas excelente fin de mes.

Miguel Angel Blancov

Anónimo dijo...

Es algo que en tiempos actuales se debe de observar muy bien @iusfilosofo, excelente forma de plantearlo.

Enrique Lira

Anónimo dijo...

muy buena aplik muy bien pa todos partidos.


pedro castillo

Anónimo dijo...

Gracias Buen Artículo ! Que tenga un Gran comienzo de Semana

Alondra Diaz

Anónimo dijo...

Increíble la columna de @iusfilosofo "LEGALMENTE INMORAL" Se aprende mucho, léanla. Hoy sobre los pre-pre-candidatos del PAN a 2012.

Raúl Mendoza G.

Anónimo dijo...

Samy gracias por compartir dia a dia yus interesantes articulos, que tengas una exitosa semana. Carpe Diem.

Arturo Triana

Anónimo dijo...

Gracias!!como siempre muy bueno! un abrazo!

AnNeKnOwN! ♊

Anónimo dijo...

Como siempre, un gusto saludarte. Es cierto, lo legal no necesariamente es legítimo o ético ... Abrazo afectuoso !!

Mónica Segundo

Anónimo dijo...

Magnifico artículo el q me enviaste. No dejes de compartir tu pluma. Un abrazo.
@estadofallidomx

Anónimo dijo...

¿quien les supervisa el uso que hace de forma individual los secretarios de estado y sus allegados a los recursos públicos? Lo mismo es para los gobernadores, legisladores y hasta Jueces. Disponen a su antojo de la Institución que tiene encomendada. Y hay de aquel que no les diga "Si jefe", porque de inmediato lo están corriendo, pasándose Las leyes ya sabe por donde.Y de que hacen uso de su "poder" utilizando las Instituciones,p/catapultarse políticamente, también. Es un cáncer extendido.

Rafael Ortíz

Anónimo dijo...

Inmoral y vergonzoso son sólo algunos de los calificativos que pueden darse al actuar de los funcionarios públicos referidos..en esta excelente columna, que nos deja el imperativo de reflexionar sobre a quiénes elegimos y de qué manera debemos...exigirles no sólo que trabajen, sino que se abstengan de burlarse del electorado argumentando moverse con recursos propios.

Adriana Díaz S.

Anónimo dijo...

Sam, las campañas d TODO POLÍTICO SALEN DEL PUEBLO y HASTA SE CONSTITUYÓ EL MONUMENTO AL GASTO DEL DESCARO LLAMADO #IFE, moral?

margene

Anónimo dijo...

Muy cierto lo que comentas en tu artículo de hoy.

Xavier Robles

Anónimo dijo...

Para mi gusto tiene un tufillo abogadil, está cargado de citas. Más parecepaper para posgrado. perdón por lod e abogado, pero es más fácil que lic en derecho y menos caracteres. es un trabajo técnico, no periodístico.

Miguel

Anónimo dijo...

Los políticos en la actualidad han caído en cinismo Quién fué el que se atrevió a decir qe la moral era un árbol qe daba moras.

Yolanda Guzmán

BENITO JUÁREZ - QUETZALCOATL dijo...

Saludos y gracias por enviar enlace de sus análisis Mtro. Samuel: temas muy delicados e importantes siempre se tocan en esta columna, además estratégicos, es decir asuntos de guerra, primeramente habla usted de las diferencias entre bestias y hombres, y a veces pienso muy seriamente que el hombre es más bestia que las mismas bestias... Claro que habría q' decir que hay de bestias humanas a bestias humanas; y preguntarse ¿Qué clase de bestias "humanas" son los que conforman el Estado mexicano? ¿Qué se puede esperar de un Lujambio, una Vqz. Mota o un Cordero, o un Beltrones, o un Mayagoitia, o un Aguirre Anguiano? dentro de este sistema bestialmente capitalista, donde cada quien hace lo que se le da la gana, y el más grande se come al más chico,,, donde se borran las reglas,,, y el Estado, conformado por los mismos, se dedica a "dejar hacer y dejar Pasar". ..

Roberto A. Guiochín dijo...

Es legítimo su derecho de aspirar a servir al país desde cualquier condición, pero resulta patético verlos comportarse peor que los del partido que los antecedieron, por que quieren hacer las mismas maromas pero no saben esconder el truco. Si tan sólo tuviéramos instituciones funcionales que hicieran valer las leyes. Excelente como siempre.

Jasso dijo...

Definitivamente hace falta una mayor claridad en la rendición de cuentas de quienes debieran de trabajar en beneficio de éste país y no en el propio, aludiendo por supuesto a intereses personales y en beneficio propio.

Excelente reflexión la que deja en su columna.

Saludos

@DonJasso