miércoles, 14 de marzo de 2012

DERECHO A LA VIDA



El derecho es el conjunto de condiciones que permiten a la libertad de cada uno acomodarse a la libertad de todos.
Kant
Dice la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre en su preámbulo: “Todos los hombres nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están por naturaleza de razón y conciencia, deben conducirse fraternalmente los unos con los otros”.
Esta simple referencia da paso para comprender, que mujeres y hombres deben tener acceso a derechos iguales, no sólo reconocidos sino protegidos por el Estado.
Ahora bien, para una primera interpretación de lo que podemos entender por derechos humanos es necesario atender a lo que la oficina del alto comisionado para los derechos humanos de la ONU señala:
Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.
Los derechos humanos universales están a menudo contemplados en la ley y garantizados por ella, a través de los tratados, el derecho internacional consuetudinario, los principios generales y otras fuentes del derecho internacional. El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de abstenerse de actuar de determinada forma en otras, a fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos. 

La idea presentada con antelación expone una idea muy extensa de lo que debemos entender por derechos humanos. Y de como los gobiernos tienen la obligación de tomar medidas que protejan y promuevan estos derechos.
Es por eso que la reforma que incluye la figura de derechos humanos en la constitución de nuestro país es sin duda un paso fundamental para la consolidación de un Estado democrático de derecho, pues da mayor certeza de protección constitucional; es cierto que hace falta avanzar en otros rubros igual de importantes; no obstante, es fundamental distinguir este paso ya que no solo se da reconocimiento formal de esos derechos, sino que también está obligado a garantizar su práctica.
Pero más allá de su aparición en la constitución, lo que hay que destacar, es la forma en como los protegemos y hacemos valer. Por desfortuna, este sexenio no ha podido garantizar los derechos, ni siquiera ese que enarbolan los grupos que lo apoyaron.
Un ejemplo de ello es el derecho a la vida; y cuando aludo al derecho a la vida no me refiero a la ridícula pantomima que los grupos conservadores esgrimen para oponerse a la legislación que regula la practica del aborto; sino al escenario que ha construido Felipe Calderón quien -ante su incapacidad para utilizar la inteligencia en el combate al crimen organizado- recurrió a la violencia para combatir la violencia y desatar una guerra que no es guerra.
El derecho a la vida también se ve vulnerado, cuando los programas sociales implementados durante este sexenio no cumplen su función de atacar a la pobreza y la pobreza alimentaria, el resultado, mexicanos en comunidades alejadas mueren porque sus cultivos han sido arrasados por las inclemencias del temporal,- ya sea de frio o calor- y no tienen que comer.
El derecho a la vida, tampoco se ha respetado cuando los servicios de acceso a salud no son del todo accesibles; ya que a pesar de los discursos presidenciales, y de plumas rosas que destacan lo maravilloso que estamos en esta materia, quieran verlo así. El derecho a la salud, no se garantiza cuando hay que pagar cuota para pertenecer al seguro popular, cuando el IMSS tiene fallas en el suministro de medicamentos y cuando el ISSTE es una institución de la que ni siquiera Lujambio confía.
Así, este sexenio tiene una raya más, no haber garantizado el derecho a la vida. ¿Ustedes que piensan?
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

5 comentarios:

La autora de la Columna Nornilandia es dijo...

Maestro:

Un tema de sumo interes; el cual es manejado en esta Iusfilosofando de manera extraordinaria, tal como todo lo que sale de su pluma e inteligencia.

En efecto, no ha sido respetado nuestro derecho a la vida.

Urge pasar del México lindo y herido al México rescatado.

Un fortísimo abrazo.

Anónimo dijo...

gracias, con gusto lo leo, gracias por compartir, Saludos.

@andrewtable

Anónimo dijo...

El espejismo del triunfalismo presidencial, ha negado el derecho a la Vida Digna q todos tenemos,escudándose en palabras necias

Y al negar ese derecho, le ha dado paso al abuso del Poder y a la Ley de la selva. Carpe Diem.

Rafael ortiz

Anónimo dijo...

gracias Samuel, como siempre claro que lo leeré :)

Elena Tagle ‏

Anónimo dijo...

Excelente.! Gracias por compartir.

@toni_bustos