martes, 26 de noviembre de 2013

GROTESCO



“(…) Agustín Guillermo Carstens Carstens, titular de la Secretaría de Hacienda, mantiene el privilegio de esta seguridad social: el Banco de México (Banxico), encabezado por el priísta Guillermo Ortiz, le paga 1 millón 818 mil pesos anuales por pensión vitalicia”.
Así inicia su nota la reportera Nancy Torres de la revista Contralínea en el número 89 de octubre de 2007. Lo que Nancy nos compartía en aquellas fechas, era producto de una investigación minuciosa sobre los beneficios que el grotesco personaje que hoy dirige el Banco de México tenía cuando fungía como secretario de Hacienda, en tiempos de Felipe Calderón.
Sólo seis años han pasado, y el hoy gobernador del Banco de México (Banxico), recibirá un aguinaldo de 886,910 pesos, uno de los más cuantiosos de toda la administración pública federal. El oriundo del DF -egresado del ITAM y de 55 años-, no es la primera ocasión que sale del oscurantismo del cargo que representa y se convierte en protagonista.
Y mientras se redujo nuevamente el pronóstico de crecimiento económico para el 2013 del 1.7% a un 1.3%; parece que los dirigentes del Banco de México hacen valer muy bien la autonomía del Banco Central, -fundado por Decreto como sociedad anónima el 25 de agosto de 1925 bajo el gobierno de Plutarco Elías Calles- pues retomando la nota que Nancy Torres en 2007 escribía, encontramos que el pesado funcionario ya gozaba de las mieles del erario público, veamos:
(…) Carstens colaboró 15 años en el banco central, en donde el máximo cargo que desempeñó fue el de jefe de la oficina del gobernador. Además de la pensión vitalicia, al inicio de su carrera laboral el Chicago boy obtuvo dos becas –pagadas con recursos de dicha institución financiera– para estudiar la maestría y el doctorado en la Universidad de Chicago.
Hoy nos enteramos que los cuatro subgobernadores de Banxico -Manuel Sánchez, Roberto del Cueto, Manuel Ramos Francia y José Julián Sidaoui- tampoco la pasaran mal, pues recibirán un cuantioso aguinaldo de 841,347 pesos y por su fuera poco, una canasta navideña de 3,854 pesos que desde luego no estará llena de frijoles, arroz, aceite, leche en polvo, café soluble o galletas de animalitos; sino de los mejores manjares, embutidos y vinos de exportación.
Y para que veamos que BANXICO es democrático, sus directores generales recibirán de aguinaldo entre 310,000 pesos y 427,688 pesos, mientras que para los gerentes solo será la despreciable cantidad de entre 182,234 pesos y 329,224 pesos, según datos publicados por el periódico Reforma.
Con estos aguinaldos, los diputados y senadores son amateurs; por las mesas de estos funcionarios no pasan las crisis, ni el desempleo, ni les pesa la colegiatura, o el pago de la renta. Gobierno rico y pueblo pobre, funcionarios millonarios y ciudadanos miserables son el prototipo de modelo que el neoliberalismo sigue impulsando e imponiendo. ¿Hasta cuándo aguantaremos? ¿Hasta dónde?
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


1 comentario:

@BarbaraCabrera dijo...

Doctor, su #Iusfilosofando de hoy es enooooorme.
En efecto, padecemos un país miserable porque los pasivos abundan y somos muy pocos los que empujamos para sacarlo adelante.
También me pregunto –una y otra vez- ¿Hasta cuando? ¡Despierta México!
Un placer leerlo e intercambiar puntos de vista.